lunes, 28 de octubre de 2013

LOU REED: "CAMINANDO POR EL LADO PACÍFICO"

"Ya fuese entre guitarras distorsionadas o suavemente melódicas, Reed  fue un emblemático músico, poeta y  compositor .Siempre cantaba sobre las cosas desasosegantes, o incluso sórdidas, que otros letristas no trataban, y lo hizo con gargante rugosa y lengua afilada nada convencional que lo convirtió en una de las voces más célebres de la historia de la música..."



La “big band “de “all stars” del “más allá”, ya cuenta con otro afamado componente, Lou Reed, fallecido a los 71 años. Lou siempre mantuvo un equilibrio inestable  en su caminar por el lado salvaje del rock, una zona ubicada en el subsuelo de la experimentación y las ambiciones intelectuales. Una andadura que inició en la ciudad de los rascacielos  formando, a mediados de la década de los 60, la “Velvet Underground” en compañía de John Cale y la cantante alemana Nico. Un grupo que el paso del tiempo le asigno la calificación de mítico, de histórico, en función  de su concepto musical en el que primaban los ruidos, las distorsiones y las letras, que se alejaban de los tópicos usuales de la época  expuestos por los grupos de la Costa Oeste inmersos en la cultura hippie y la psicodelia.


Para quienes escuchamos en 1966 – el disco del “plátano” en la portada de Andy Warhol -- , desde lejos,  la aparición de una cara que el rock hasta ese momento no tenía, aquella del “dark side”, de lo oculto, de lo siempre reprimido, fue todo un examen para  nuestras inquietudes musicales domesticadas por un entorno social diferente al que se vivía en N.Y. Y así, día tras día pinchábamos aquella experimentación oscura con ritmos ambiciosos, elementos estéticos y líricos no asociados a la música rock (en muchos casos con letras poéticas) que conocíamos, presintiendo como así fue, que estábamos ante el umbral de un nuevo amanecer musical que procedía de las “alcantarillas”.y se esparcía por el asfalto con canciones como "Heroin", "Rock and Roll", "I'm Waiting for the Man" y "Sweet  Jane".. Cuando Lou inicia su carrera en solitario, su caminar se volvió inestable y su primer disco, paso desapercibido.



 Fue entonces cuando recuperó el equilibrio del éxito  de la mano de Bowie que produjo “Transformer” un álbum de glam- rock producido por Bowie en el que se encuentra “Walking on the wilde side”, considerada una de las canciones más famosas de Reed en solitario, con una letra, en primera persona, narrando encuentros sexuales con diferentes clases de personas (transexuales, chaperos, prostitutas , etc.) y que a pesar de tocar severos temas tabú para el momento, la canción recibió una amplia cobertura de radio en su estreno que a nivel nacional  se realizo en el Playa Club de A Coruña en la campaña iniciada por RCA para el  lanzamiento del “Gay Power- El poder de la música joven".basada en cuatro estrellas del movimiento musical " gay power" con David Bowie, Lou Reed, The Kinks y The Sweet.




Ante la buena acogida, y a petición del público, se repitió hasta tres veces la canción “Walk on the wild side”, convertida en la estrella de la noche y que figuraba en los discos de regalo. Nadie de los allí presentes éramos conscientes de la importancia y el éxito que iba a tener la canción  que estábamos escuchando en rigurosa primicia, toda vez que no se había editado en el mercado español, como tampoco lo éramos de lo que el "gay power" representaría con posterioridad, en las reivindicaciones de la homosexualidad.

A partir del “transformismo” musical de Lou Reed llegaron grandes obras como
Berlin, , Rock'n'Roll Animal, Take No Prisoners, New York… y así hasta su último trabajo “Lulu” con Metallica en 2011..Ya fuese entre guitarras distorsionadas o suavemente melódicas, Reed  fue un emblemático músico, poeta y  compositor .Siempre cantaba sobre las cosas desasosegantes, o incluso sórdidas, que otros letristas no trataban, y lo hizo con gargante rugosa y lengua afilada nada convencional que lo convirtió en una de las voces más célebres de la historia de la música.The Who , al conocer su fallecimiento desearon a Lou Reed un agradable “paseo por el lado pacífico”. Me uno a esos deseos.