domingo, 6 de octubre de 2013

FESTIVAL BENÉFICO CON “SERMÓN” FINAL DE PAXTI ANDION, INCLUIDO

FESTIVAL A BENEFICIO DE "LA CIUDAD DE LOS MUCHACHOS" AGARIMO, DEL PADRE VILLA

En recuerdo  A Victor Villegas fallecido tragicaménte en el accidente del Talgo de Chinchilla en 2003”





"No harían falta tantos festivales benéficos, convertidos en fiestas sociales, si los ricos fueran mas solidarios con los pobres"...(Paxti Andión)


Año 1972. El padre Villa me visita para organizar un concierto benéfico con destino a la " Ciudad de Los Muchachos " de Agarimo que por aquel entonces empezaba a ser habitada. Las necesidades económicas eran muchas y los ingresos a través de cuestaciónes y donativos, insuficientes para levantar y mantener una obra social ambiciosa y de gran envergadura humanitaria. Había que buscar nuevas vías de financiación y se pensó en un Festival de Música como soporte solidario para apuntalar los cimientos de este proyecto que no era otro que levantar en las proximidades de Arteixo unos edificios que sirvieran de hogar para niños y jóvenes necesitados, ampliando las originarias instalaciones del Portiño, que se habían quedado pequeñas.

El mundo de la música siempre suele está presto para sacar pecho y solidarizarse con todo tipo de causas humanitarias, aunque la “pillería” de algún que otro organizador de estos eventos benéficos haya mermado el espíritu solidario de los artistas que toman ciertas precauciones a la hora de aportar su colaboración. Incluso, en alguna que otra ocasión, han anunciado que la recaudación estaría sometida a una auditoría para garantizar que el dinero obtenido iría a parar a manos de los necesitados. El mero hecho de tener que anunciar esta medida, señala la desconfianza que existe por parte de los artistas a la hora de participar en estos festivales, si no perciben una seriedad que avale los mismos.

.UNA MARISCADA COMO ARGUMENTO

En conversación con el padre Villa este me habla con vehemencia y pasión de la obra a realizar y, aún conociendo lo reacios que se muestran ciertos artistas a participar en estos actos benéficos, confío en mis amistades en las compañías discográficas par lograr la presencia de artistas con suficiente tirón popular que, sin contraprestación alguna, y solo por los gastos de desplazamiento, 

Con esa encomienda me desplazo a Madrid para visitar a mi buen amigo Víctor Villegas, director de promoción de la compañía Philips – Fonogram que tenía una buena escudería de artistas nacionales. Le expongo el proyecto, y tras escucharme atentamente, me deja petrificado con su sorprendente respuesta: ¿Qué te parece si te preparo un lote de artistas de la compañía a cambio de una buena mariscada para todos?...¡Eso está hecho!, respondo a bote pronto y quedamos citados para confeccionar la posible relación al día siguiente. 

Cuando llego a la oficina, Villegas ya había hecho las oportunas gestiones con Fórmula V que habían dado su conformidad., al igual que Los Tres de Castilla. Mientras barajábamos otros nombres asoma por la puerta Federico Cabo, un cantante en la onda de Camilo Sesto, al que Victor Villegas le pregunta: ¿Te apetece ir A Coruña a tomar una mariscada?...¿Qué hay que hacer?, responde Federico...¡Cantar!, le dice Villegas...¡Apúntame!, confirma el cantante. Ya tenemos tres y seguimos con la relación...”Tenemos un dúo instrumental que se llama ´Día Prometido´, que toca un instrumento que se llama el salterio, y seguro que aceptan ...apúntalos”. 

En eso estoy cuando suena el teléfono. Era Marian Cónde a quien de buenas a primeras, Villegas le pregunta: ¿Cómo estás de compromisos...Estamos organizando un Festival Benéfico en A Coruña y si apetece venir a tomarte una buena mariscada, te apuntamos?...La lista sigue engordando a base de marisco al tiempo que sugiero la posibilidad de contar con Victor Manuel, también artista de la compañía. Tuerce el gesto en señal de duda al no ver clara la posibilidad de la participación de Victor, poco partidario de estos festivales. Pienso en Paxti Andino que había tenido bastante éxito con el disco “Once canciones de amor entre paréntesis” y nuevo gesto de disconformidad de Villegas: “Los cantautores son bastantes reacios a estas cosas y están hartos de que los utilicen”.

 Lo entiendo ya que los Festivales estaban al orden del día y no todos servían a causas nobles ya que eran utilizados como tapadera para que algunos “desaprensivos” profesionales de la radio – en todas las partes se cuecen habas – obtuvieran sobresueldos a costa de la llamada “colaboración desinteresada de los artistas”. No obstante Villegas llama a Paxti y la respuesta es no. El jefe de promoción insiste y concierta una entrevista personal con el artista en la que yo expondría los argumentos. De entrada quiere cobrar un “caché de amigo” de 200.000 pesetas, y después, él aportaría el dinero que creyera necesario para la obra. Quedamos en que le respondería y cierro con Villegas la actuación, el 16 de mayo de 1972, de Formula V, Los Tres de Castilla, Federico Cabo, Día Prometido y Marian Conde. Un plantel que considero con atractivo suficiente para llevar al Palacio de Deportes con aproximadamente 3.000 personas.

De regreso A Coruña me reúno con el padre Villa y sus colaboradores para exponerles las gestiones y en particular las pretensiones de Paxti Andion. En la reunión, se hacen números de los costes de desplazamiento y estancia de los artistas, el alquiler del Pabellón de Deportes que, aún haciendo un precio especial por el carácter benéfico del festival , tenían que cobrar según la normativa municipal. 

Musical 47 aportaría el equipo de sonido a precio de coste y la famosa mariscada saldría de bolsillos particulares. En otro punto del orden del día de esa reunión estaba la organización de una cena en Os Arcados, con posterioridad al concierto, para los socios de Agarimo, a la que se le añadiría al cubierto un suplemento para hacer frente a todos los gastos y dejar el dinero de taquilla libre. Con este respaldo económico la organización estima que sea   Paxti Andion  el que actué también , además del concierto en la cena y lo haga también en el Pabellón. Dos conciertos al precio de uno. Paxti acepta presionado por la compañía de discos y el concierto está servido,aunque algún componente de la expedición tuerza el gesto.Personalmente uno tampoco lo veía muy claro.

En la mañana del día 12 recibo en el aeropuerto de Alvedro a la expedición, con excepción de Paxti que viene por carretera con sus músicos, y tras alojarla en el hotel nos vamos de mariscada. Por la tarde prueba de sonido y problemas en el orden de actuación. El padre Villa llega al Pabellón como caído del cielo y apacigua con sus palabras de agradecimiento la presencia de los artistas al tiempo que les explica que es La Ciudad de Los Muchachos. Llega la hora del concierto y las caras languidecen al ver como la cifra de asistentes apenas supera las 1.000 personas.

 Afortunadamente, la fila “0” -- esa que no existe y que compran entidades o personas a un precio superior del de taquilla – levanta el ánimo de todos y comienza el concierto que encabeza Paxti Andión ante el mal disimulado mal humor del resto de artistas que decían...”No hay como cobrar para que te traten bien”. Yo andaba por el medio intentando templar gaitas y razonando que, Paxti, tenía que terminar pronto para montar el sonido en el restaurante Los Arcados. Explicación que suavizó nuevamente el malestar mientras la mosca de la "duda", me andaba revoloteando....por qué conociendo la  "ideología" de Paxti y el perfil social de la gran mayoría de personas que iban a estar en la cena, podía surgir una peligrosa " incompatibilidad "

. Se lo hago saber al Padre Villa quién me tranquiliza .No hay motivos de preocupación por qué el "fin" está  por encima de todo...




                     Con Victor Villegas y el padre Villa

Al final del concierto en el Pabellón la expedición de artistas va a y durante la misma  ,converso con Víctor Villegas y le hago partícipe de mis " miedos " sobre la actuación de Paxti. Recibo otra dosis de  tranquilidad que no acaba de convencerme . Propongo acercarnos al camerino y  “leerle la cartilla”  a Paxti para que incluya en el repertorio canciones poco "combativas" en función del público que hay en la sala."­No te preocupes Nonito” , me responde con una sonrisa mefistofélica que me hace temblar …. Las canciones vienen que ni pintadas para la ocasión"...

CON LOS "POSTRES" LLEGA EL SERMÓN


! La tenemos “cruda” ­, pienso . Llega la hora de las presentaciones y el público lo recibe con grandes aplausos que, a cada canción ,se van sustituyendo por susurros , gestos y comentarios de desaprobación por el contenido de las canciones.  El ambiente se "caldea" y la gente "pasa" ostensiblemente de Paxti Andión que se "crece" en su mensaje sobre la hipocres¡a , los
lujos, las joyas y la falta de solidaridad con la gente necesitada…

"No harian falta tantos festivales benéficos, convertidos en fiestas sociales, si los ricos fueran más solidarios con los pobres"...

Más o menos este era el " mensaje" que una y otra vez " repetían " las canciones de Paxti . Al fin y al cabo una gran verdad pero expuesta con  ánimo de " pinchar" al público asistente que había aportado su caritativa e importante dádiva.

A cada canción, veía como el padre Villa miraba hacia mí para que pusiera "remedio" a la "desfeita" que estaba montando Paxti, y yo abrasaba a "codazos" a Victor Villegas para que "asumiera" la responsabilidad...Fueron alrededor de cuarenta y cinco minutos que me parecieron una eternidad...La gente "muy educada" no llegaba a silbar pero no aplaudía. Tan solo desde la mesa donde estábamos el resto de los cantantes y directivos de la compañía de discos , se escuchaban aplausos de  ánimo para el " compañero " seguidos de un aluvión de miradas desaprobatorias del resto de la concurrencia.

El padre Villa no "pudo" más y se acercó para decirme que ya era muy tarde y aún quedaba la "subasta".Entendí el mensaje y me acerqué‚ al escenario para hacer señas a Paxti Andión de que terminara .Lo hizo y todos se lo "agradecimos". Yo , desde el micrófono deseándole muchos éxitos, sus compañeros animándolo con los "bravos" consabidos y, el resto del público, obsequiándole con un sepulcral silencio.

Ya en el camerino comentando la actuación en plan distendido me dice:" ¨ Vés Nonito como las canciones venían que ni "pintadas" para la ocasión?".!Menuda gracia­.