jueves, 3 de octubre de 2013

LAS “BANDAS TRIBUTO” ESTÁN EN LA ONDA



Que yo recuerde, y tengo una buena amplitud de visión por el tiempo que uno lleva recorriendo los diferentes senderos de la música, siempre hubo grupos especializados en recrear éxitos del momento que ofrecían un repertorio variado que era muy bien acogido en las salas de baile y en las verbenas. Un “sistema” que se mantiene en le mundo de las orquestas que se abastecen de  los “hits” de actualidad ante las muestras de satisfacción de los adictos al baile.

Pero ese no es el tema que toca, sino el de las llamadas “bandas tributo” que de manera monográfica  rinden homenaje a grupos punteros de la escena nacional e internacional “clavando” su música, sus canciones, e incluso lo hacen una semejanza escénica impresionante. Tanto es así que si uno cierra los ojos que que está escuchando a los originales y, si los abres, lo que vés se parecen a los originales, ya que los mimetizan hasta los detalles más pequeños de sus ídolos.

LA CRISIS FAVORECE SU ÉXITO,… QUIÉN LO IBA A DECIR

El fenómeno de las “bandas tributo” está ahí y el “invento” funciona bien alentado por la crisis y la subida del IVA, disparando la popularidad de estos “imitadores”, porque su caché es mucho más asequible y abarrotan las salas. Las cifras cantan y en España, las “bandas tributo” ofrecen alrededor del 30 por ciento de la música en directo. La coyuntura socioeconómica ha condicionado la llegada de las grandes estrellas internacionales y la nacionales, en una mayoreo de casos han tenido que rebajar sus cachés astronómicos a ras de de las posibilidades de los promotores, que se lo piensan mucho y echan cuentas con los dedos porque no hace falta ser un as de las finanzas para llegar al cálculo de que 2x2, son cuatro.

Y ahí, aprovechando ese resquicio, los grupos “tributo” españoles ofertan un caché asequible que según datos oscila entre los 1.800 y 6.000 euros (o 10.000 excepcionalmente). El equipo de luz y sonido va aparte. En función del recinto y la complejidad de la puesta en escena, esta última partida oscila entre 600 y 3.000 euros. Son más baratos que los extranjeros pero la ley del mercado manda. Importa el negocio, no la nacionalidad.

Estas “bandas clones”,  que tienen sus detractores por considerar que no aportan nada nuevo, son avaladas por muchos seguidores que como ellos comparten devoción por sus ídolos, unas veces ya desaparecidos y otras en activo, pero que difícilmente pueden ver. O si lo han hecho lo pasan a lo grande reviviendo los momentos que disfrutaron con ellos. Son infinidad de ellas las que en todo el mundo rinden homenaje a sus ídolos, incluso con altas cotas de calidad interpretativa y escénica. Su acogida por parte del público es tal que incluso se celebran festivales protagonizados por estos grupos que reunen a miles de personas.

 “QUEEN A MUERTO”…¡DIÓS SALVE A LA REINA!


“A falta de pan, buenas son tortas” . Bueno, si pero las “tortas” si son buenas, también alimentan…Que se lo digan a “Dios Salve a la Reina -tributo a Queen-“Considerada como "mejor banda tributo de todas las bandas tributo del mundo". Arrasan allí por donde van, también en España. Entre otras cosas porque su líder, Pablo Padín, se ha convertido en el vivo retrato de Freddie Mercury. O casi. En los foros de fans, que pululan por Internet, dan por sentado que ha pasado por la ortodoncia para exhibir una dentadura tan espectacular como la de su ídolo.

Desde 1998 esta banda argentina integrada por Pablo Padín (Voz, Piano) --, Francisco Calgaro (Guitarra, Coros y Teclados), Matías Albornoz (Batería, Coros) y Ezequiel Tibaldo (Bajo) viven en la piel de Queen. Año tras año, son invitados a participar en Liverpool, en el Mathew Street Festival , y de igual manera, lo hacen consecutivamente en Suiza, en el Freddie Mercury Memorial Day de Montreux .Miles de fans, han tenido la oportunidad de revivir las emociones que Freddie Mercury transmitía en el escenario, gracias a la impresionante semejanza física y vocal de Pablo Padín. Siempre creando la sensación de estar viendo  escuchando a Queen en vivo.En su última gira  revive  el último show que hiciera Freddie Mercury en vivo "Wembley '86" con momentos de nostalgia, pero también de homenaje y de celebración.

LA ESCENA GALLEGA DE LAS BANDAS TRIBUTO

La escena gallega de las bandas tributo está bien surtida desde grupos que como los ferrolanos “Riff Raff”--Tomás Domínguez (guitarrista), Toñito(voz),Miguel (guitarra), Colás (batería) y Massa (bajo) , que llevan 15 años alabando el “hard rock” de AC-DC que compartieron escenario con Whitesnake, .

Los Frikipaldis es una banda tributo coruñesa a  Fito &Frikipaldis formada por Diego Piñeiro, José Brea. Men Viñas y Mangui Martin, reforzada para las ocasiones con otro guitarra y un saxofonista 


Otra “banda cover”, “Extrema Urgencia” --Chema Ríos, José Marcial  Luis Peiteado, ; y Gonzalo Solís, que cuentan  con la colaboración de Alex Rodríguez y de Carolina Rubirosa – tienen a The Beatles como referencia de cabecera aunque en sus actuaciones, restringidas por sus labores profesionales, se dejan llevar por la música de los Kinks, The Rollings Stones o The Who..


Otra “banda cover” de la ciudad de cristal que destaca en el panorama nacional del “tributo son  “Brohers in Band”. No son los Dire Straits pero como si lo fueran. Brothers in Band --Oscar Rosende, voz y guitarra solista; José Rodríguez, saxo, flauta y coros; Antonio Abad, guitarra rítmica; Miguel Queixas, batería; Pablo Gisbert, pedal steel guitar; J.A.Vilas, teclado y coros; Iago Mouriño, piano y teclados; Fernando Abenza, bajo y coros, y Rubén Montes en la percusión -- , es el único grupo tributo de Dire Straits que puede presumir de haber sorprendido a los propios músicos de la banda británica con su sonido ya que ni el  el propio Guy Fletcher pudo distinguir  una grabación  suya de la propia banda de Mark Knopfler – Ellos recrean al detalle los conciertos de Straits, desde el timbre de voz, los punteros y los modelos de guitarra del cantante, Óscar Rosende, más conocido como el Mark Knopfler gallego, hasta los míticos solos de la banda. La formación de nueve músicos  presenta la misma formación  que llevaron en 1992 los Dire Straits en su última y memorable gira, "On the Nigth".