miércoles, 16 de abril de 2014

UNA VOZ CON HISTORIA RADIOFÓNICA:MARINITA DE LA PEÑA

Entrevista publicada en  EL IDEAL GALLEGO año 2000

MARINA DE LA PEÑA :
EL CONCURSO "DESFILE DE ESTRELLAS" FUE MI DEBUT EN LA RADIO

LLEGUE A SER LOCUTORA GRACIAS A LA NORMATIVA QUE IMPEDIA TRABAJAR A LAS MUJERES CASADAS EN RADIO NACIONAL.

GRACIAS A DOMINGO GARCÍA SABELL  CONOCÍ Y APRENDÍ A AMAR LA OBRA DE ROSAÍIA DE CASTRO

Marinita de la Peña en en centro junto al recordado locutor Emilio Díaz. presentando Desfile de Estrellas





NONITO PEREIRA

Confiesa su amor por la familia y presume de ser  muy amiga de sus amigos, que son muchos. Amigos que un día se quedaron prendados de su voz, a lo largo de treinta y nueve años de radio,  y otros que  encontraron en el trato afable de "Marinita" sólido argumento para mantener una amistad en el tiempo. Una voz que hoy día sigue sustentando jovialidad en el decir y se refugia en la emotividad  cuando verbalmente retrata recuerdos de su vida profesional. 

Con la belleza cincelada en una estupenda madurez, "Marina de la Roca", como se autonomina jocosamente, se presta con afabilidad a la entrevista, especialidad periodística en la que ella destacó a lo largo de su carrera radiofónica. Marina Cipriana de la Peña Novás nació en Pontevedra y a los dos años, "Piruliña", como la llamaban en su casa, se vino con su familia a vivir A Coruña por traslado de su padre, que era militar. Tuvo una infancia muy feliz. Tanto que no quería hacerse mayor. 

Pero, a su pesar, fue creciendo  y la niña estrenó adolescencia  haciendo peritaje en la Escuela de Comercio de A Coruña, donde también curso el primer año de Profesorado Mercantil. En 1955, siendo una "guayabita",  entra en el cuadro artístico de Radio Nacional y con él hace sus primeros pinitos en el mundo de la radio.

" Antes de entrar en la radio yo pertenecía a la agrupación teatral ´La Farándula´, en dónde, por entonces, se hacía un teatro leído en la Delegación de Información y Turismo, bajo la dirección de Luis Iglesias de Souza.. Empecé haciendo papeles cómicos de criada -- los hice todos desde la menos lista hasta la más espabilada -- para acabar siendo la primera actriz dramática. ¡ Siempre he sido muy llorona! (risas)...me emociona cualquier cosa.

Y un día, el "teatro de la vida", le proporciona  la posibilidad de representar en el escenario de la Radio un papel de protagonista.
No sé sí  de protagonista, pero, si un papel importante en mi vida. ¿ Cómo llegué a la radio?.   El día en que Iglesias de Souza, me incorporó al cuadro artístico de su programa "Claro - Oscuro",  en el que se escenificaba el texto de las zarzuelas, sonaba el disco y sé hacia teatro.  Después llegué a  ser locutora gracias a una normativa  que impedía, por entonces, a las locutoras, seguir trabajando en la radio una vez que se casaban. Recuerdo que estaba de locutora Nena Romero, que se marchó para Radio Nacional de Madrid. En su lugar, entró Gloria Mosteiro, que al casarse, se tuvo que marchar. Luego estuvo Lita Iglesias, que, al casarse, también tuvo que abandonar el trabajo. En ese momento hice la oposición  y entré yo. Con la suerte de que, cuando me casé, cambio la normativa y fui la primera en poder quedarme. Recuerdo que Manuel Roldán había dado en su espacio radiofónico  "Suma y sigue"  la noticia de mi boda que terminó apostillando..." y además tiene la suerte de que se va a quedar" (risas). Así fue, me case con Wenceslao, tuve cuatro hijos, dos niñas y dos niños, y seguí trabajando

Hasta 1994, fecha en la que, después de 39 años haciendo amigos en la radio y a través de ella,  le rinden homenaje con motivo de su jubilación.
¡ Sabía que el tiempo corría muy de prisa, pero, no que volara...!. ¡ Qué rápido pasa usted los años celebrando tan rápido mi jubilación cuando la entrevista aún acaba de empezar! (risas).Me jubile con pena  y de forma anticipada  para poder acogerme a la indemnización correspondiente. Para mí fue un disgusto horroroso. Cuando llevas muchos años en la radio y te van arrinconando  hasta que llega un momento en que no tienes nada que hacer, que te jubilen hasta puede ser una alegría, pero, ese no era mi caso. Siempre tuve la suerte de tener trabajo que hacer y lo hice a gusto.  De ahí, mi disgusto, por tener que dejar de hacer lo que  tanto me gustaba. ¿ Que era?. Yo hacía lo que me mandaban hacer , aunque no sabía si me iba a salir mal o bien , y nunca me encasille en ningún género. Iba a donde me mandaban. En donde me sentía más a gusto era haciendo entrevistas y programas.

 ¿ Qué  recuerdos tiene del concurso "Desfile de Estrellas" que usted presentó junto a Emilio Díaz con tanto éxito?
Los mejores. Fue precisamente mi debut en la radio. Era una maravilla ver el teatro Rosalía de Castro abarrotado  de gente durante las finales y semifinales de aquel concurso. ¿ Nervios?. Los justos, sobre todo cuando el público se metía conmigo. ¿Qué me decían?. Nunca impertinencias.  Me tiraban piropos y besos sonoros desde el "gallinero" y me decían cosas como "¡Marinita canta!" ( risas) .  Fue una experiencia muy bonita aunque "sufrimos" mucho,  tanto Emilio como yo, cuando las cosas les salían mal  a los concursantes o cuando los eliminaban, porque era gente con la que te familiarizabas. Nos admiraba como, sin haberse puesto nunca delante de un micrófono, ni haber subido a un escenario, se encaraban con una orquesta que había que seguir y con el público. La verdad es que los concursantes tenían un gran mérito.

¿Cómo lleva a sus años que le llamen Marínita?
¡Ni que tuviera tantos! (risas) . Curiosamente en casa me llaman Marina. Lo del diminutivo de Marinita , debe de ser, digo yo, porqué le he caído bien a la gente y como muestra de cariño. Uno de mis mayores orgullos, y no es pedantería, es sentirme querida por la gente.

Al hacer radio, ¿ dejó el teatro?
No, no, compaginé el teatro con mi trabajo en la radio. Estrené con La Farándula, durante un certamen de teatro aficionado celebrado en A Coruña, en el que participaron compañías de toda España, las obras de Francisco  José  Alcántara "Herida  en la mano" y de Iglesias de Souza "Triunfo a la vida". No debí hacerlo mal del todo por qué me dieron el primer premio de interpretación dramática. Premio que me entregó  Carmen Polo de Franco. Como anécdota te diré que, el director de teatro José Luis Alonso, que también participaba en el certamen, se interesó por mi trabajo y tanteo la posibilidad de que me fuera a Madrid. A lo que Iglesias de Souza le contestó : " Es una chica decente, déjala tranquila"  (risas).

Supongo que durante tantos años de radio, la cosecha de anécdotas fue abundante...
¡ Y tan abundante!. Recuerdo una que me hizo acreedora al premio "Gallo Patatero" que otorgaban los compañeros de la emisora a la mayor" metedura de pata" delante de los micrófonos. Fue durante la lectura que hacíamos a dos voces Genebrardo Baladrón y yo, sobre  unos guiones  literarios de Alvaro Cunqueiro.  Tenía que decir, "las águilas levantaron el vuelo", y me salió, "las anguilas levantaron el vuelo". ¡ Premio que te crió! (risas)

 De todas las entrevistas realizadas ¿ Con cuál se queda ?
Difícil papeleta, por que fueron muchas. Siempre intenté profundizar en la  dimensión humana de los personajes y por ese camino me encontré con personas de gran valía artística, científica o con una posición social relevante, que me emocionaron por su sencillez. Recuerdo especialmente una entrevista  a Domingo García Sabell -- a quién quiero mandar un cariñoso saludo -- , porque en ella me hizo conocer y amar la obra de Rosalía de Castro. Rafael Alberti, Chabuca Granda, Nuria Espert, Torrente Ballester..., ¡ fueron tantas!. También me impacto por su emotividad , sencillez  y amenidad el padre de la cantante Joan Baez,  cuando vino invitado como químico a la Casa de las Ciencias de A Coruña. Otro personaje a quien nunca olvidaré es Mimí de Madariaga, a quién  entreviste  en el hotel Embajador gracias al librero Fernando Arenas. Vino a recibir la medalla de la ciudad que le entregaban a su marido Salvador de Madariaga, y durante la entrevista, me habló de él con un amor inmenso, un cariño y un respeto, que terminamos las dos llorando como "Magdalenas". Incluso me recitó unos versos que le había escrito y que aún recuerdo : "Yo te encontré aquél día. Mis ojos te dijeron, ¡ ven con mi suerte!. Tus ojos respondieron, ¡ hasta la muerte! ". Fue una entrevista verdaderamente emotiva, hermosa. ¿ Cuál me hubiera gustado hacer que no hice?.  A la Condesa de Fenosa. Lo intenté, pero, me quede con las ganas de conocer su aspecto humano.