martes, 22 de abril de 2014

RECUPERANDO ENTREVISTAS :ALVARO PITA, "ALVARITO"( 1926 - 2014))


ALVARO PITA, "ALVARITO"


Entrevista publicada en El Ideal Gallego en el año 2004

Por Nonito Pereira

 - ME ARREPIENTO DE NO HABERME "VENDIDO" ARTÍSTICAMENTE COMO MERECÍA.

-- ESPERO PODER PUBLICAR LOS POEMAS DEDICADOS A MI TIERRA, MI CIUDAD Y MIS AMIGOS.

Alvaro Pita García sigue siendo todo un artista ya que, el arte de envejecer, es el arte de conservar  esperanzas. Y él, todavía, conserva alguna en su corazón de rapsoda. Con apariencia y porte elegante en el sus vivencias artísticas por medio mundo han dejado trazos imborrables, el showman Alvarito -- como él se define artísticamente --  acude a la cita con un "maletín  lleno de  recuerdos documentales  como fotos, entrevistas, reportajes de prensa y poesías, para documentar una vida profesional de largo recorrido:  " El baúl me lo dejé en casa, pero si hace falta voy a buscarlo " -- comenta con gracia ante mi asombro por la avalancha de documentación que se viene encima --. 

Con un "no hace falta, confío en su palabra" , empieza a relatar con fluidez de memoria   una vida que empezó hace 78 años -- los hará el 2 de marzo --. Hijo de un funcionario de justicia y sobrino del poeta gallego Emilio Pita, personaje polifacético -- músico, intelectual, conferenciante, animador cultural, y colaborador periodistico en prensa y radio -- fallecido en Buenos Aires en 1981, Alvaro Pita  nació  en la calle Cortaduría de la Ciudad Vieja y se crió en los Castros. Se hizo cantante por los "pelos", en una peluquería de la Gaiteira, la de los hermanos Presedo,  y gracias a los buenos oficios de un exportador del muelle.

 " Yo iba por allí porque tenía una ´noviecita´ en la Gaiteira. Como de aquella no había "hilo musical" (risas) ellos tocaban la guitarra  y yo de vez en cuando cantaba. Un día este exportador, me dijo si quería cantar en un grupo que estaban formando sus hijos. Como me tiraba la música dije que sí  y a los 18 años me puse delante de un micrófono. Después de unas cuantas actuaciones con el grupo, Emilio "El Capitán"  me llama para formar parte de la orquesta "Los Capitanes" de Sada. Con ellos estuve año y medio hasta que Spallant, me ofreció trabajo en su orquesta. A los dos años, aproximadamente, Lolito el jefe de Los Satélites, que se había quedado sin cantante, le dice a Spallant : " me deixas o canario" -- como nos llamaban por entonces a los vocalistas de orquesta  -- y  actué cedido, sin ensayar, en Tabeayo con Los Satélites. A la vuelta, me ofrecen formar parte de la orquesta con un sueldo de 3.000 pesetas al mes, en unos tiempos en los que un smoking costaba 30 duros.


Usted habla y no para de sus andanzas artísticas por Venezuela. ¿ Cuándo cruzó el charco?.
Siempre fui una persona afortunada, nunca tuve que buscar trabajo, me lo ofrecían. La papeleta de "embarque" para Venezuela nos la dio un gallego que viva allí, después de escuchar a Los Satélites en el Kiosco y ofrecernos una serie de contratos en Venezuela, entre ellos tocar en el Hogar Gallego. Allá nos fuimos,   a "descubrir las Ámericas"  con las bajas de algunos de los titulares de la orquesta y con Pucho Boedo,  como segundo cantante. El viaje, artísticamente hablando,  fue un fracaso. ¡Solo a nosotros se nos ocurrió ir a tocar música tropical a una de las cunas de la misma!.  Salimos del paso como pudimos y  a los diez meses, el grueso  la orquesta se vino para Coruña y allí nos quedamos cuatro o cinco. Pucho entre ellos, que estuvo once meses, y yo que me quedé seis años.

¿ Que hay de cierto en el "pique"  que existía entre  Pucho Boedo y Alvarito?
Era un " pique" artístico,  que no en lo personal, cuando él estaba en Los Trovadores y yo en Los Satélites. Era una rivalidad "fingida" -- lo que ahora se llama "montaje --,  que venía dada por la competencia entre ambas orquestas y a la que los dos echábamos "leña" cuando nos "ignorábamos" al coincidir, por ejemplo, en un bar del lugar dónde actuábamos. Una situación que suscitaba comentarios y daba más "morbo" al duelo artístico sobre el palco. Después  tomábamos las copas juntos

Si, pero, comentarios de la época dicen que usted se llevaba de calle al público de las aldeas y él, triunfaba en los pueblos. ¿ Quién  era mejor de los dos?
¡Los dos éramos muy buenos! (risas). Lo que pasaba es que teníamos diferentes estilos de interpretación. Yo era un showman, bailaba, cantaba, recitaba, conversaba con el público, lo que se llamaba un animador, mientras que Pucho solo cantaba.

Después de múltiples vivencias artísticas en Venezuela, un día, el "gallego que canta", decide volver ...
Efectivamente, "el gallego que canta", como me conocían, hizo las maletas y se vino para A Coruña, precisamente cuando mejor me iban las cosas. La morriña pudo más que la buena plata que estaba ganando y una llamada de Carlos  Gónzalez "0´Bo ", en 1961, para formar parte de un nuevo grupo, decidió mi regreso .

¿Como se llamaba el grupo?
 "Sabor Hit". Fue el grupo que introdujo en España, lo que hoy se conoce como "salsa". Recibimos el diploma al "Mejor Conjunto de España" de Música Bailable de 1961 - 1962. Con ellos estuve tres años. Tras una temporada con Los Trovadores me llama Pepe Pazos, para que sustituya en Los Mayorales a Lorenzo Valverde en Los Mayorales. Después de una semana de ensayos en Barcelona, debuto con ellos en Morocco de Madrid. Allí, un japonés llamado "Mr. Uchino", nos propone, con la garantía de pagar los viajes de ida y vuelta, ir a Japón. Fue una experiencia extraordinaria en la que compartimos escenario con Connie Francis actuando en varias ciudades.japonesa.

De Japón a España, con parada en Jordania
¡ Y vaya parada!. En Japón nos salió un contrato para actuar nueve meses en Jordania, pero, a los dos meses y medio, el 5 de junio de 1967, estalla la " Guerra de los Seis Dias". ¡ Que miedo pasamos!. Caían bombas por todos lo lados y gracias a un gallego, de Ferrol, salvamos el pellejo.

¿Que hacia allí un ferrolano?
Era una persona encantadora, que nos salvo la vida. Se llamaba Manuel Sobredo, padre de la cantante Cecilia, y era  el embajador español en Aman. Gracias a él salimos de allí "volando" en un avión de la Cruz Roja lleno de norteamericanos que escapaban del país. Nos hizo sitio y nos dio una salvoconducto para que el Consúl  español en Irán nos evacuara a España.

Cuenta la "leyenda" de Alvarito, que usted hizo bailar una muiñeira al mismísimo Hussein de Jordania. ¿ Verdad o mentira?.
El que bailó la muiñeira, fui yo, en el  restaurante Villa Rosa de Aman, dónde actuábamos, que visitaba con frecuencia con su familia. Un día  junto a la princesa Muna me pregunto de dónde era, y como no hablaba inglés, le dibuje el mapa de  España y le puse un puntito en A Coruña. Al preguntar como era nuestra música, Pepe Pazos cogió el tambor y me puse a bailar la muiñeira delante de él. Estuvo la mar de simpático.

Después de la odisea, regresa a su ciudad, actúa una temporada con Los Trovadores, y se retira de los escenarios. ¿ Espera por algún merecido homenaje ?

El homenaje ya me lo hicieron hace siete años en A Gaiteira y me emocionó. Me pagaron 300.000 pesetas y me dieron una bandeja de plata que agradecí de todo corazón. Yo no quiero nada, aunque me lo merezca (risas).Solo espero poder publicar los poemas que tengo escritos a mi tierra, a  mi ciudad y a mis amigos, entre los que hay alguno acróstico  dedicado a Pucho Boedo y Pedro Abelenda  ¿Seguir cantando?.  Ahora solo canto para mí, y mis amigos, los sábados, en el café " El Hórreo", que esta en las Galerías Comerciales de la calle Santiago Gómez. Así mato el gusanillo que siempre queda dentro.
A estas alturas de la "película" de su vida. ¿ De que se arrepiente? Artísticamente, de no  "venderme" todo lo bien que merecía (risas).  Saber "venderse" es muy importante. ¿Dolido por algo?. Más que dolor, siento "rabia", al comprobar como la TVG ha desaprovechado mis cualidades artísticas. Unas cualidades que demostré en su día en el programa  "Radio Onte" que, a pesar de tener un  éxito de audiencia importante, inexplicablemente, dejo de emitirse.