jueves, 24 de abril de 2014

PERFILES CIUDADANOS: JOSÉ ANTELO AÑON, POLICIA MUNICIPAL JUBILADO

                         JOSÉ ANTELO AÑON, POLICIA MUNICIPAL JUBILADO

" PARA Mí FUE UN ORGULLO  PODER SERVIR AL PUEBLO DE A CORUÑA"

"EL GUARDIA DE TRÁFICO ERA COMO UN BUEN TORERO EN LA PLAZA"

"ESTUVE A PUNTO DE NO INGRESAR EN EL CUERPO, PORQUE MI CARÁCTER NO DABA EL "PERFIL" DE UN AGENTE DE LA AUTORIDAD"




Entrevista publicada en El Ideal Gallego 2003 (las fotos no corresponde al personaje,)

Por Nonito Pereira

Ahora va de paisano y la gente lo saluda por la calle. Ya no es, al menos en apariencia, Policia Municipal, pero, lleva el "cuerpo" en su alma y lo llevará mientras viva. Hasta hace poco tiempo los coruñeses lo podíamos ver de uniforme al lado del Trofeo de Teresa Herrera,  encima de una flamante Harley Davidson o desatascando, pié a tierra,  la circulación. 

Entró en la Policía Municipal en aquellos  tiempos en que los agentes municipales eran reconocidos cariñosamente por él apelativo de "pirulos", por el casco blanco que coronaba un uniforme elegante, complementado en el invierno con flamante abrigo del establecimiento de las "Las 3 Bes" -- Bueno, Bonito y Barato --.



José Antelo Añón vivió la modernización del cuerpo durante la era del "aquí mancronto", y se jubiló cuando el "ojo mágico que todo lo ve", se encarga de controlar y dirigir el tráfico en la ciudad. Antelo -- para sus amigos --nació en el año 1938 y después de trabajar un tiempo en Colchones Bonifacio se presentó para ocupar plaza en la Policía Local. Plaza  que obtuvo como interino después de pasar los correspondientes exámenes. Eran otros tiempos y de ellos, vamos a conversar con Antelo, él hasta hace unos días agente municipal 1087.

A usted se le conoce en la ciudad por el apellido, y no por el número de placa.
Efectivamente. Incluso de uniforme, la gente me llamaba Antelo. El tuteo nunca me molestó porqué venia acompañado siempre del respeto al uniforme y el aprecio hacia la persona.

Se lo voy a decir de entrada: su carácter no encaja mucho en el perfil "autoritario" que se supone en un agente de la autoridad. ¿Porqué se hizo Policía Municipal?
Me hice  Policía Municipal por "culpa" de un profesor de la Academia, que por entonces estaba en la Casa de las Cigarreras. Durante los tres meses que duro el  curso, estuve a punto de dejarlo más de una vez porqué veía que mi carácter era demasiado "blando" para desempeñar el cargo ya que siempre me gusto dialogar, y a veces, aún perdiendo, cedo para evitar discusiones. Lo que yo consideraba un "defecto", aquel profesor, le dio la vuelta y me lo hizo ver como una posible "virtud". Por ello le estaré siempre agradecido.

Lo suyo fue, desde un principio, el tráfico sobre ruedas. Todo un especialista en deshacer atascos. ¿Que tal se regulaba a mano?. ¿Mejor o peor que con los semáforos?
Si,  efectivamente, desde un principio me subí a una moto y me jubilé montado en una moto... Fui el único Policía Local que, hasta la fecha, se retiro de cabo encima de la moto. Para eso hay que encontrarse ágil, como también había que estar en forma para dirigir el tráfico en A Coruña de los años 60. Aunque no había un parque móvil tan numerosos como el de ahora, 
también había menos medios, y no teníamos los accesos de hoy en día,  ni los aparcamientos.

Por entonces había guardias municipales de tráfico que, dirigiéndolo, eran todo un espectáculo
Si que los había. Para mí el guardia municipal  de aquella época era como un buen torero en una plaza. Cuando se hacía el trabajo, y sé hacia bien, veías con satisfacción como la gente te miraba. Eran los "aplausos" -- que alguna vez hasta los hubo -- a una buena faena. Algunos compañeros, como Emilio Vázquez, bordaban el tráfico y era una atracción allí donde se ponía. Tan bueno era dirigiendo a mano el tráfico, que cortaba la circulación de los peatones que se paraban para observarlo.

Y en Navidades, a los mejores, los conductores les premiaban con el "aguinaldo"
(Risas)... Si, si, era una gran satisfacción sentirse querido por la gente. Había ocasiones en que, con tanto regalo alrededor, no se podía regular el tráfico (más risas). Por eso, a lo mejor,  nos subieron en unas plataformas (risas)


Puede que solo sea una opinión personal, pero, en la época de los "pirulos" los agentes parecía como estaban "más cerca" de los ciudadanos. Como qué estaban de mejor humor, que había "mejor rollo" que ahora.
No, no creo que aquellos agentes fueran más simpáticos que los de ahora con el ciudadano. En todo caso, si es que hay ese distanciamiento, es por ambas partes. Las ordenanzas están para ser cumplidas y el ciudadano debe de ser consciente de que, cuando las infringe tiene que ser sancionado. A nadie le gusta que lo multen, con o sin simpatía, pero, para que así no sea, es conveniente que la ciudadanía vea en la educación cívica una asignatura muy importante para la convivencia que debe de aprenderse desde niños en las escuelas.

Utilizando su propio símil torero, ¿ Usted sacaba el estoque -- el talonario de multas -- y entraba a multar de entrada, o hacia faena previa con capotazos verbales?
¡Según fuera el miura! -- la infracción -- (risas). Ponía multas cuando había que ponerlas, pero, aparte de sancionar, en mi trato con la gente procuraba ser correcto y educado con el ciudadano, con los mayores y los niños.

Ahora que ya está viendo los toros desde la barrera, ¿Qué opina de los aparcamientos en batería?
Creo que son un beneficio para el ciudadano puesto que aumenta el número de  plazas de aparcamiento, pero, no todo son ventajas ya que en calles estrechas las maniobras, sobre toda para desaparcar, provocan atascos  y alguna que otra "embestida" por de falta de visibilidad.

Usted  cubrió carreras para Franco, cuando venía A Coruña. ¿ Alguna vez pensó en que iba a montar en una de aquellas flamantes motos  Harley Davidson que abrían la marcha?.
¡ Que vá!...¡en mi vida pensé cosa igual!. Tampoco pense que yo iría en moto abriendo paso junto a otro compañero,  a los ciclistas cuando la Vuelta Ciclista a España llegó A Coruña. Ni tampoco que abriría la comitiva de su Majestad el Rey durante el Desfile de las Fuerzas Armadas que se celebró en la ciudad. Nunca creí que iba a andar en una Harley, y más en una Policía Local,  porqué hay que darse de que las de A Coruña, son las únicas motos que tienen los Cuerpos de Policía en España. ¿Las de Franco?. Las tiene la Guardia Real.

¿Cómo llego a convertirse en "guardia y custodia " del Trofeo Teresa Herresa?
Sería por mi estatura...(risas). Entre en el protocolo del trofeo Teresa Herrera cuando se celebraron los Mundiales de Fútbol en A Coruña y tengo unos recuerdos maravillosos de todos los trofeos que organizo el Ayuntamiento. Todo el mundo felicitaba a la organización

¿Volvería a ser Policía Municipal?.
Sí, sin duda alguna. Para mí fue todo un orgullo poder servir al pueblo de A Coruña, y sentirme correspondido. Eso no hay manera de pagarlo en la vida.

Y ahora, ya jubilado, a pasear en moto.
Tengo coche, pero ya estoy pensando en comprarme una moto para no perder las buenas costumbres... (risas)

Agente jubilado Antelo, gracias por los años de servicio prestados a la ciudad.