jueves, 3 de abril de 2014

LOS STONES"¡AGOTAN" ...¡LAS ENTRADAS! ...EL ROCK´N´ROLL NO CADUCA


EL ROCK AND ROLL, ELIXIR DE LA "ETERNA" JUVENTUD




Fui uno de los once mil afortunados que asistió al primer concierto, único en España de los Rolling Stones el 11 de julio de 1976 en el "ruedo" de la Monumental de Barcelona en donde recaló "The Rolling Stones Tour of Europa 1976".

 Era la segunda vez que entraba en una plaza de toros para asistir a un concierto ya que mi alternativa, había sido once años antes, en 1965, en el coso taurino de Las Ventas, en Madrid, cuando Los Beatles pisaron España también por primera vez.

 Los Stones venían con el refuerzo del organista Billy Preston- "conocido como el quinto Beatle por haber colaborado en varios trabajos con los de Liverpool -- y el "debut" de Ro Wod  que sustituía a Mick Taylor en el grupo. Aquel día los Rolling hicieron una faena merecedora de orejas, rabo y vuelta al ruedo. 

De esos conciertos que hay que repetir, y eso hice en 1982 en Madrid, el año del Mundial de fútbol, y que se celebró el 7 de julio bajo una intensa lluvia con gran aparato eléctrico. Volví el 17 de junio al Vicente Calderón, en la  gira europea "Urban Jungle 1990" y repetí  en Gijón, el 22 julio de 1995, en el único concierto que el grupo británico ofreció en España dentro de su gira mundial "Voodoo Launge Tour". Los ví por quinta vez en 1998 en  Vigo  EN EL ESTADIO en la  gira "Bridges to Babylon"

. Asistí al concierto pensando que iba a ser la despedida de "Sus Satánicas Majestades" y no me lo podía perder. Craso error, los Stones siguieron vivos y coleando , y a Santiago fui "ligerito" para verlos por sexta vez en el Monte do Gozo el 16 de julio de 1999, por si era su adiós..

.¡Si quieres arroz Catalina!. Cuando anunciaron la presencia en Madrid  de "40 Licks World Tour en 2003, acudí nuevamente para despedirme "yo" de ellos, ya que no tenían trazas de "tirar la tolla" a pesar de su longevidad artística.

 Volvieron en 2006 y 2007 y ahora las 54.000 entradas para su concierto del 25 de junio en Madrid se han agotado, con atasco del sistema informático incluido, en once horas. Estos septuagenarios, año más o menos,  alguno de mi quinta como Jagger -- al que solo verlo en acción me produce agujetas y me hace sacar la lengua fuera  --demuestran que el rock´n´roll no tiene edad de caducidad.