martes, 22 de diciembre de 2015

REVOLVIENDO EN LOS ARCHIVOS -SE ESTRENA EN 1973 EL ROCK´AND´ ROLL PINTADO CON BARRA DE LABIOS


EL "GAY POWER- EL PODER DE L A MÚSICA JOVEN " LLEGA A CORUÑA CAMINANDO POR EL LADO SALVAJE Y SE ESTRENA A NIVEL NACIONAL “WALK ON THE WILDE SIDE" DE LOU REED.






Estamos en 1973,  año en que se anuncia a nivel mundial el gay power como el movimiento musical más revolucionario desde la aparición de los Beatles. ¡Casi nada!. Por entonces la homosexualidad, al menos en España, se escondía en los armarios, y en su lugar llegaba a los escaparates de la música, con limitaciones, la "ambisexualidad". Una palabra que adornaba la confusión mental de la sociedad -- ¿será hombre o mujer?... ¿le gustarán los chicos o las chicas? -. Eran- los tiempos del glam (72-74).

PANFLETO GAY
Con España en estado de "vigilia" ante la transición que se adivinaba próxima, el jefe de producto internacional de la RCA me obsequia telefónicamente con un regalo envenenado que no es otro que presentar, en primicia para toda España, la campaña "Gay Power- El poder de la música joven". Sorprendido ante el  ofrecimiento. Ernesto Duarte, que así se llamaba un cubano la mar de salado, jefe de producto de la multinacional RCA, me vende el privilegio del estreno nacional  enfocándolo por derroteros musicales para que no se vieran en exceso las plumas que adornaban el proyecto: " No se trata de ningún panfleto gay. Es una campaña promocional basada en cuatro estrellas del movimiento musical " gay power" con David BowieLou ReedThe Kinks y The Sweet al frente. Se proyectarán películas de 16 mm y se escuchará la discografía de ellos, además de regalar un dossier con fotos y dos discos grabados especialmente para la audición. Es algo similar a lo que hicimos con la Tamla Motown y Soul Explosiónque tan buenos resultados dió".

La verdad es que el planteamiento musical era de lo más apetecible, pero, el título, con evidentes connotaciones homosexuales, podía generar más de un problema ¿No se puede anunciar de otra manera?. Ante mis dudas, Duarte intenta convencerme con una serie de argumentos para desterrar mis temores.

ROCK CON LÁPIZ DE LABIOS

" El ´gay" no es solamente una forma distinta y moderna de hacer música, sino una tendencia actual creada para deshacer moldes preestablecidos en todos los terrenos, incluso en la moda. Precursores del ´gay´ son The Kinks que no destacan precisamente por su vestimenta estrafalaría sino por su música sutíl, satírica, ligera, complicada y graciosamente cruel... En realidad este movimiento es algo así como un "romance abstracto" entre elementos como la androgínia, la ironía, la autoconciencia y el magnetismo del peligro aportados por el lado británico, que representa David Bowie -- del que John Lennon dijo que su música era rock´n´roll pintado con barra de labios --  y lo visceral, lo sexualmente violento y lo crudo que proviene de Norteamérica representado por Lour Reed"..

 A pesar de esta erudita explicación, la verdad es que seguía nadando en un mar de dudas ante la respuesta del público al ver la imaginería que rodeaba al “glam”, movimiento musical que trataba de rescatar la sexualidad ambigua y provocativa del cantante de rock´n´roll Little Richard, a base de purpurina, lentejuelas, lamés, collares, zapatos de  plataformas, y demás complementos que, en aquellos tiempos no me encajaban, en una discoteca y si en un ambiente de cabaret.





Se lo digo a Ernesto que se siente en la obligación de advertirme que lo único que puede ser provocativo, es el "look" de David Bowie, en la película promocional del álbum "Ziggy Stardust" en la que aparece vestido de mujer, simulando transexualidad, con maquillaje exagerado, y el pelo teñido de naranja...¡Es todo un espectáculo. Está monísimo! ", se ríe el solo por la descripción dada. ¿ No se puede retirar esa película?, pregunto: Pues no, por la sencilla razón de que esta imagen ambigua y provocativa es la que "vende" precisamente el lanzamiento del movimiento musical  del "gay power".

EL PODER DE LA MÚSICA

Pido tiempo para responder y sopesar la oferta  enfocándola desde el ámbito musical, que es lo que realmente me interesa. Sobre todo la música de  The Kings y la de Lou Reed , el ex Velvet Underground. Reed que había  cambiado su imagen tiñéndose de rubio y apareciendo como travesti  y su primitiva música "subterránea" por un estilo rock "aterciopelado".

La buena acogida de la música  glam de Slade , Gary Glitter y  The Sweet en las discotecas junto al importante calado artístico de los Kinks, David Bowie y Lou Reed, disiparon las dudas dando luz verde a la campaña “Gay Power” que fue subtitulada como "El poder de la música joven". Metido en el meollo de los preparativos llegan a España, para promocionar la campaña, el grupo The Sweet y la montan. Su anunciada actuación en televisión es suspendida por sus atrevidas vestimentas y maquillajes. ¡ Si que empezamos bien!.

El día antes del evento, y a puerta cerrada, visionamos las películas. ¿Qué te parecen?, indaga Duarte. Musicalmente muy buenas...¿Qué como las acogerá el público?...Mañana lo veremos, dije con cautela gallega. Y llego el día. El Playa Club hasta los topes de un público mayoritariamente heterosexual, no cabía ni un alfiler. Estaba tenso y mis miedos impedían que la saliva circulara de forma fluida por la garganta a causa de un  fuerte "subidón de congojos" , a pesar de que  la atención  y respeto que el público prestaba a las películas y la audición de temas de The Sweet , Kinks y Lou Reed, en los temas Vicious Make Up, del álbum Transformer, era total.




 LA PRIMERA VEZ

 Cuando el público irrumpió en aplausos tras escuchar Walk on the Wild Side los colores volvieron a mi cara, mientras Duarte, de pie en la barra siguiendo atento conmigo todo el programa, se deshace en piropos para el público: "Se nota que la gente aquí entiende de música...".

Así era o al menos lo parecía. Ni una broma de mal gusto interrumpía el desarrollo del festival audio-visual. Ante la buena acogida, y a petición del público, se repitió hasta tres veces la canción “Walk on the wild side”, convertida en la estrella de la noche y que figuraba en los discos de regalo. Nadie de los allí presentes éramos conscientes de la importancia y el éxito que iba a tener la canción  que estábamos escuchando en rigurosa primicia, toda vez que no se había editado en el mercado español, como tampoco lo éramos de lo que el "gay power" representaría con posterioridad, en las reivindicaciones de la homosexualidad.
CONEJILLO DE INDIAS

Pero lo más "fuerte", la proyección de la película de Bowie, estaba por llegar. Algunos silbidos para piropear al "Duque" vestido de travesti, marcando ambigüedad y  bulto, aunque poco, con la testosterona.  Suena algún que otro "cachondeo" aislado que provoca risas y acompañan la proyección como únicos elementos  perturbadores.  "Pecata minuta" para lo que había desfilado por mi mente. Aliviado y contento por el éxito, me abrazo a Ernesto Duarte quién, a toro pasado se confiesa: " ¿ Sabes Nonito?. En la compañía, después del éxito de las anteriores audiciones confiábamos mucho en la preparación musical del público del Playa Club. Por eso vinimos aquí. Dada la importancia del lanzamiento hubo quién quería que se hiciera en Madrid, pero, ante el temor de que se montara un "sarao" perjudicial para la promoción del mismo, se decidió finalmente que se hiciera en provincias y poder subsanar, si había jaleo, los fallos.

Perdona por haberte elegido como conejillo de indias". Perdonar lo perdoné, pero, le impuse la penitencia de que me enviara primicias para mi programa de radio e incluso discos que, por no ser comerciales, no se iban a editar en el mercado español. Algunos de ellos son hoy auténticas joyas para coleccionistas.