lunes, 28 de diciembre de 2015

PERFILES CIUDADANOS - ENRIQUE MARTÍ MÉNDEZ -- QUIQUE EL DEL WHISKY CLUB" ,PIONERO DEL AMBIENTE DE CLUB EN LA CIUDAD

El Ideal Gallego diciembre de 1998
Por Nonito Pereira


Eran los comienzos de lo que años más tarde se denominaría, con el beneplácito de los más nostálgicos y la moda de los revivals, la década prodigiosa. Cualquier tiempo pasado no fue necesariamente mejor, ni tampoco obligatoriamente peor. 

Sencillamente eran otros tiempos que, para quienes los vivieron , encierran siempre la gratificante esencia del recuerdo. Los años 50 se coronaron con la música enlatada como protagonista de las hasta entonces llamadas Pistas de Baile y Salas de Fiestas donde las orquestas habían sido el principal atractivo de estos santuarios lúdicos que recompusieron y adaptaron sus espacios y ambientes para adaptarse a los nuevos tiempos con decoraciones más íntimas, equipos de hi-fi, luz tenue y músicas suaves o rítmicas delimitando los horarios de tarde y noche. En A Coruña, estos aires de renovación llegaron con un local cuyo nombre hoy día resuena en la banda sonora de los recuerdos de muchos coruñeses: El Whisky Club.
 Enrique Martí Méndez, "Quique el del Whisky" , estuvo al frente de este carismático local que durante 20 años alumbró tardes y noches de la ciudad: “ La idea de montar un local pequeño que fuera un lugar de reunión donde poder conversar, tomar una copa, escuchar música y bailar, si uno tenia con quién, en un ambiente acogedor, surgió en Madrid en  1960 después de visitar varias veces el famoso Whisky Jazz de la calle Marques de Villamagna. Nosotros teníamos un local en la Avda. de la Marina cuyas características permitían instalar un local de este tipo, solo que en el viaje de Madrid a Coruña, el jazz se quedo en el camino ( porque de aquella en la ciudad apenas éramos veinte personas a las que les gustaba el jazz) y en su lugar nació el Club, el Whisky Club de A Coruña el 22 de diciembre de 1961. Recuerdo que la gente estaba un poco desorientaba por tener que bajar unos escalones y entrar en un sótano...
 Por la tardes, parejas de novios y por la noche tertulias de matrimonios y amigos con baile incluido
Así era. Se abría a las 7 de la tarde y cerrábamos de madrugada. En la sesión de tarde la música que poníamos era básicamente melódica, canciones italianas, francesas y mucha música orquestal de Franck Pourcel, Paul Mauriat o Ray Connif. Por la noche, era cuando más se lograba el ambiente de club. Reservábamos mesas y venían pandillas de amigos y matrimonios que abarrotaban el local, sobre todo los fines de semana. Se reunían a las 8 de la tarde en El Español, El Galicia , Coral o La Mezquita, después se iban a cenar y terminaban en el Whisky Club bailando cumbias o charlando. ¿ Que música se ponía por las noches?...La que elegían los clientes. Ellos eran quienes hacían la selección musical.

Hubo una época en que al Whisky se le conocía en A Coruña como “La Vicaria”...
(Risas)...Si, sobre todo entre los años 1962 y 1970. ¿Porqué?, pues porque las parejas de novios pasaban, antes de casarse por el Whisky Club. De ahí lo de “La Vicaría”... Después ya como matrimonios seguían viniendo...

Y que nos cuenta de las llamadas telefónicas inexistentes que recibían los clientes enamorados
(Más risas)...Eran exigencias de las normas morales de la época. Cuando una pareja estaba un poco lanzada y se besaba en público, un camarero se acercaba a la mesa y con toda corrección avisaba al hombre de que le llamaban por teléfono. Cuando llegaba al vestíbulo se le apercibía de que no estaba permitido besarse en la sala. ¿ Como reaccionaban?...por lo general muy bien, sin problemas, incluso cuando volvían junto a su pareja y le contaban el porqué de la “llamada de atención” se reían... Eran otros tiempos.

Donde residió el éxito del Whisky Club ?
Yo diría que en la atención al cliente. Nuestra filosofía era que el cliente siempre estuviera satisfecho y para ello, además de un servicio muy profesional, teníamos continuas atenciones con los clientes... Pasábamos por las mesas cigarrillos, bombones, pastas. Manolo Corral y Dora, su mujer, se encargaban , además de atender la puerta y el guardarropa, de que los servicios, tanto de mujeres como de hombres estuvieran  a punto con colonias, perfumes, jarrones de flores siempre frescas y maquinillas de afeitar. En la barra estuvo Andrés Suarez, que hacia estupendamente los cocktails , Francisco del Río que los inventaba, los hermanos Manolo y Luis Castiñeiras que como camareros eran de lo mejor, al igual que Juan. Todos unos grandes profesionales de hostelería. Recuerdo  que en Semana Santa se cerraba y aprovechábamos para cambiar un poco la decoración, para que la gente no se aburriera de ver siempre lo mismo y me iba con el personal a Lisboa, Madrid etc para observar como funcionaban los locales punteros de las grandes ciudades y procurar adecuar nuestro servicio a nuestros clientes a ellos.
 
Cuanto valía una consumición en el Whisky
Al principio en el año 62 la primera consumición 30 pts. y la segunda 20 pts. Que se bebia...los hombres preferentemente cuba-libre y las mujeres, combinados sobre todo San Franciscos ..El whisky valia 45 pts y la segunda consumición 40 pts.. ¿Caros?, un poco por arriba de la media de la época pero el servicio lo valía.

Ud. fue el primero que estreno en A Coruña el disco de “Extraños en la noche” de Frank Sinatra
Si así fue. De aquella me traían los discos de América en los trasantlánticos Covadonga y Guadalupe y yo prácticamente los estrenaba en la ciudad antes de que sonaran en las emisoras de radio o en otro sitio. Poner Extraños en la Noche era llenar la pista. Había días que la canción sonaba como quince veces y la gente seguía pidiéndola. ¿Otros éxitos del Whisky ?...Guantanamera de los Sandpipers, Release Me de Engelbert Humperdinck, Delilah de Tom Jones...

Y un día, el Whisky cerró...
Aún es hoy el día en que sigo sin saber exactamente por qué... Bueno si, por no tener salida de emergencia. Intente solucionarlo con obras y reformas pero no fue posible y tuvimos que cerrar .Otros tuvieron más suerte. ¿Montar otro Whisky? . Segundas partes nunca fueron buenas aunque constantemente la gente me comenta que se hecha mucho en falta locales estilo Whisky  en la ciudad
Y así, terminó la historia de uno de los locales más emblemáticos de la diversión coruñesa en la década de los años 60 y buena parte de los 70.  Otros tuvieron más suerte. Así de fácil y se acabo la historia