martes, 1 de diciembre de 2015

DO "MANANCIAL DA MÚSICA FOLK" BROTA A MÚSICA DE "GHAVELA"



Non fai moito escribía que o manancial discográfico da música folk galega andaba un tanto durmido porque, aínda sen estar seco, del brotaban escasos traballos. Podía estar calado xa que, devandito isto, empecei a beber da "auga fresca" deste manancial, embotellada en tres discos, recentemente editados. O "Extra:Mundi", de Luar na Lubre; "Outlanders" da Mosquera Celtic Band e "Disque", de Ghaveta. Cada un deles trae na súa composición variedade de "minerais"  disoltos recollidos ao seu paso polas zonas subterráneas da tradición, que lle dan sabor e producen un "cosquilleo" musical coas súas burbullas musicais que estabilizan os fluídos anímicos.

A música folk senta moi ben e produce unha sensación pracenteira posto que está feita para ser compartida cunha implicación  máis estreita que a música de consumo. Hai quen asegura que o folk é "como unha necesidade de volver ao fogar, un fogar cálido que nos acolla e escóndanos do mundo".

"Ghaveta" é un cuarteto de Mondaríz formado en 2013 por Beatriz Martínez Arpa, Felipe Rodicio violín, Marta Mtnez Valladares voz, bouzouki e percusións e Diego Langarika guitarra acústica e bouzouki -- todos cunha ampla traxectoria musical previa --, que acaba de editar o seu primeiro disco "Disque" (Inquedanzas Sonoras). Nel inclúense nove temas cos que percorren a música galega,  desde a máis tradicional até a máis nova, cunhas propostas que nacen do caixón das súas cabezas e corazóns da man de instrumentos capaces de ofrecer infinidade de timbres e texturas distintas dentro da calidez propia da música de raíz.

A presenza do  son  fascinante da arpa que soa  sempre tecendo texturas de gran limpeza sonora , que eleva o nivel de atención do oínte, creando unha sensación especial de delicadeza no desenvolvemento de todo o disco cunha  interpretación sensible en compañía do canto sedutor do violín creando un circulo ensoñador, xunto á guitarra e o bouzuki, no que penetra a voz que soa, regada con adrenalina vocal galega, acompañada polo son rítmico testemuñal das percusións galegas 


 Ghaveta reune neste disco, cuxa escoita encandea,  pezas sensibles  que deleitan e mestúranse con outras que vibran con intensidade, expresividade e rítmo --- muiñeiras, xotas e agarrados -- que conteñen todo o sentir da cultura tradicional galega


DEL MANATIAL DE LA MÚSICA FOLK BROTA "GHAVELA"

No hace mucho escribía que el manantial discográfico de la música folk gallega andaba un tanto dormido porque, aún sin estar seco, de él brotaban escasos trabajos. Podía estar callado ya que dicho esto empecé a beber de la "agua fresca" de este manantial, embotellada en tres discos, recién editados. El "Extra:Mundi", de Luar Na Lubre; "Outlanders" de la Mosquera Celtic Band y "Disque", de Ghaveta. Cada uno de ellos trae en su composición variedad de  "minerales" disueltos recogidos a su paso por las zonas subterráneas de la tradición, que le dan sabor y producen un "cosquilleo" musical con sus burbujas musicales que estabilizan los fluidos anímicos.

La música folk sienta muy bien y produce una sensación placentera puesto que está hecha para ser compartida con una implicación  más estrecha que la música de consumo. Hay quien asegura que el folk es "como una necesidad de volver al hogar, un hogar cálido que nos acoja y nos esconda del mundo".

"Ghaveta" es un cuarteto de Mondaríz formado en 2013 por Beatriz Martínez Arpa, Felipe Rodicio violín, Marta Mtnez Valladares voz, bouzouki y percusiones y Diego Langarika guitarra acústica y bouzouki -- todos con una amplia trayectoria musical previa --, que acaba de editar su primer disco "Disque" (Inquedanzas Sonoras). En él se incluyen nueve temas con los que recorren la música gallega,  desde la más tradicional hasta la más novedosa, con unas propuestas que nacen del cajón de sus cabezas y corazones de la mano de instrumentos capaces de ofrecer infinidad de timbres y texturas distintas dentro de la calidez propia de la música de raíz.

La presencia del  sonido siempre fascinante del arpa que suena siempre tejiendo texturas de gran limpieza sonora que eleva el nivel de atención del oyente.creando una sensación especial de delicadeza en el desarrollo de todo el disco con una  interpretación sensible en compañía del canto seductor del violín creando un circulo ensoñador, junto a la guitarra y el bouzuki, en el que penetra la voz que suena, regada con adrenalina vocal gallega, acompañada por el sonido rítmico testimonial de las percusiones gallegas q

 Ghaveta reune en este disco, cuya escucha encandila,  piezas sensibles  que deleitan y se mezclan con otras que vibran con intensidad, expresividad y rítmo --- muiñeiras, jotas y agarrados -- que contienen todo el sentir de la cultura tradicional gallega