lunes, 28 de diciembre de 2015

PERFILES CIUDADANOS - ALFONSO ABELENDA ESCUDERO-PINTOR DE LA GENERACIÓN INSURGENTE DEL 55

ALFONSO ABELENDA ESCUDERO

ME GUSTARIA QUE ME RECORDARAN COMO UNA OVEJA NEGRA, PORQUE DESTACA Y DA COLOR AL REBAÑO


 El Ideal Gallego 1999
Por Nonito Pereira

Descendiente de María Pita, de la que es décimo nieto por vía del cuarto marido de la heroina, Alfonso Abelenda Escudero se confiesa ciudadano del mundo y coruñés por los cuatro costados: “Ser descendiente de María Pita— dice -- nunca condicionó mi coruñesismo, porque como no llegue a conocerla no tengo ningún recuerdo especial de ella.”  Nació en la calle Socorro, hoy Juan Canalejo, y los primeros baños de su vida se los dio en la Poza do Can, en el mar del Orzán, abierto a los vientos del Norte: “Picasso llamó a A Coruña la ciudad del viento y es evidente. Estamos abiertos a todos lo vientos del mar y de la tierra . ¿ Como ando de ventoleras?. Alguna que otra me dio pero no más que a cualquier otro hijo y vecino de la ciudad”. 
Estudió primera enseñanza en Los Maristas para continuar sus estudios en la Academia Galicia en donde destaca como atleta llegando a ser campeón gallego durante cuatro años de 110 y 400 metros, y ya en Madrid, a donde fue estudiar Arquitectura en 1949:” También practiqué el rugby , jugando en 1953 con el equipo de Arquitectura de Madrid. Hasta fui internacional y todo.
Pintor, dibujante, atleta, actor de cine , humorista, viñetista, showman, aventurero...¿ Como le gustaría que se le recordara?.
 Pues, que se yo...¡ Ya está!. ¡ Como una oveja negra !. ¿Porqué ?. Pues porqué siempre destaca y da una nota de color al rebaño...(Risas)

¿Ubíquese en una generación de coruñeses?.
Uno es de la generación con la que hizo el bachillerato, como dijo Mingote. ¿ Y como pintor ?. Como pintor recuerdo que Jose Luis Bugallal había definido la generación a la que pertenecíamos  Jose Luis Labra, Antonio Tenreiro, Lago Ribera, Tomas Pereira y Alejandro Gónzalez Pascual y  yo, como la generación insurgente, a raíz de una exposición que habíamos hecho en 1955 en la calle Real, en la Galería Lino Pérez, dirigida por Julio Ponte , la primera galería de vanguardía de la ciudad.


Se considera un intelectual?
Realmente soy un intelectual . Como y vivo del intelecto y por tanto soy un intelectual. Lo cuál no quiere decir que sea intelectualoide.
Recuerda si de pequeño dijo alguna vez eso de: ¡mama quiero ser arista! ?
No, no ...¡jamás!. Yo lo que soy, al menos así me considero, es pintor y actor. ¿Como empece a pintar?. Seguramente desde la cuna embadurnando las paredes. Si sé que mi madre, que era pintora, y mi padre que además de médico de la marina mercante era un estupendo dibujante fomentaron mi afición por la pintura desde niño. Aunque  pensándolo bien,  también me hubiera gustado ser artista, sobre todo de varietés.
Son famosos sus dúos , cantando rancheras, con Robert Mitchum en Londres
Bueno, no lo hacíamos tan mal, aunque el del canto fue mi hermano. Pedro que era exceleete como persona y showman. El si que era muy amigo de Robert Mitchum  y de Douglas Fairbanks Jr. con quién tomaba una sidra todos los domingos por la mañana.
El cine se le dio mejor?
Creo que sí aunque estuve a punto de dejarlo después de verme en la primera película que rodé en 1953. Se llamaba  Ciudad de los sueños”. El día de su estreno en un cine de sesión continua de Madrid , el Cinema Iris, marche del local en la mitad de la proyección para que no me reconociera la gente. La película era horrorosa. Después trabajé como especialista, porque no hablaba inglés, en Alejandro Magno, con Richard Burton, Stanley Baker y Danielle Darrieux. También trabajaba en ella Tino Grandio y recuerdo que hicimos una escena en la que el hacía de escultor y yo de su ayudante, y teníamos un rol con Burton y Darrieux. Después trabajé en el Coloso de Rodas, Rey de Reyes con Nicolas Ray , Alejandro Magno,hice un pequeño papel en las Sonatas de Otoño de Rafael Bardem, que rodamos en el Pazo de Oca con Paco Rabal , Manuel Alexandre y Xan das Bolas entre otros actores, y también trabajé, haciendo de maletero, en La Casa de la Troya de Rafael Gil . Fue curioso que, en una película de estudiantes, el único estudiante que había era yo. Lo último que hice fue con Manolo Summers y fueron 12 episodios, en dos actué como protagonista, de una serie de humor para TVE llamada “Cine por un tubo”.
Por cierto, ¿alguna vez intento pintar un alma?
Naturalmente y además era un alma en pena. Concretamente la de Cotovelo, personaje de´Bosque Animado de Wenceslao Fernández Flórez  e incluso fui con Jaime Cabanas a la fraga de Cecebre para encontrarla. ¿ Si la encontramos?. Encontramos algo parecido ... yo creo que la vi pero, al ser un poco agnóstico, no llegamos a intimar. Además las almas, al ser transparentes se ven de noche mejor que de día y la verdad no era muy apetecible pasarse la noche en el bosque. ¿ De que me río?. Me río de casi todo pero mayormente de lo aparentemente serio. ¿Buen humor?. No tanto. Diría que soy una persona relativamente bien humorada que tiene un humor, como diría...¿objetivo?
¿Era La Codorniz de verdad la “revista de humor para el lector más inteligente?
Si, sin duda. La Codorniz era una revista de humor independiente y  políticamente variopinta. Había desde rojos perdidos hasta fachas y todos nos llevabamos muy bien respetando las opiniones personales. Nadie nos corregía excepto la censura pero, a la censura se le colaban muchos goles. Yo había hecho mis pinitos en “Don José “, una revista del España de Tánger que dirigía Antonio Mingote. Y al regresar a Madrid me encontré con Chumy Chumez y nos fuimos los dos a La Codorníz de Alvaro de la Iglesia donde estuve diez años como redactor.   
Y lo de dar “tres cuartos al pregonero”, ¿qué?
Eso es casi una frase casi electoralista. Eso se dice cuando se intenta que a uno le hagan la pelotilla sin tener que pagar. Yo he sido pregonero de las fiestas de María Pita en agosto de 1989 y pretendía seguir siéndolo todos los años aunque fuera cobrando una peseta simbólica al año. Así se lo dije a Paco Vázquez que me negó tal posibilidad toda vez que el pretendía, una vez que se retire,  ser  pregonero, que es lo que realmente le interesaba.
Su rebeldía cultural se domestico con los años
Afortunadamente sigo teniendo capacidad de asombro que me mantiene vivo. Todos los artistas, de todas las ramas, en cuanto pierden capacidad de asombro , pierden capacidad de creación. Tienes que ser como un niño y ver las cosas con nuevos ojos todos los días.