martes, 26 de septiembre de 2017

EL "WUNDERKID" CORUÑÉS CARLOS ARES ESTRENA E.P.


                    La espera ha terminado.
        Canción a canción, fuimos conociendo el          contenido del primer trabajo de este artista coruñés en el que la multinacional Sony tiene depositadas esperanzas de convertirlo en una figura de calado internacional. 

Primero llegó "Tiemblo" que ya ha superado el millón de escuchas en Spotify. La segunda oleada llego hace unas semanas con el videoclip "Hechizo" en el que Carlos Ares fue hechizado por una mujer misteriosa en un ambiente nocturno y glamuroso. 

La última entrega, por el momento, es el video que lleva por título “No me mezcles más con él” en el que el "encantamiento", se convierte en una sensación de engaño y desilusión. Ares es partícipe de un duelo con un rival, cuya identidad desconoce. La magia del hechizo desaparece…



El E.P. de título homónimo, que es la  ópera prima del "millenial" más multidisciplinar del panorama musical español está compuesta por cinco canciones (‘Tiemblo’, ‘Hechizo’, ‘Vuelve’, ‘Mi realidad’ y ‘No me mezcles más con él’) coproducidas por él. 



Un disco en el que las letras sobre amor y desamor post-adolescente conducen unas canciones de trazo agridulce y sonido actual y contemporáneo.



 Carlos Ares tras su fichaje por Sony entró en un buclé creativo en el que tuvo que cambiar la "dirección" de su obra que inicialmente estaba "pensada" e interpretada en inglés al castellano por la estrategia de la discográfica que pensó en él como un artista de talla internacional con condiciones para impactar en el amplio mundo musical de los mercados hispano parlantes.

 La "reconversión" en palabras de Carlos , "fue todo un reto. Cambiar del inglés y componer y cantar todo en castellano, a la vez que mantener ese poso internacional en el sonido. Cada canción habla de vivencias personales, de mi día a día, del amor y el desamor, cosas con las que el público se puede sentir identificado”.

Las estructuras preciosistas de las canciones, plagadas de capas, se ven arropadas por el amplio registro sonoro y la forma de cantar intimista y susurrante del "wunderkid" coruñés Carlos Ares