sábado, 13 de septiembre de 2014

PERFILES CIUDADANOS: FERNANDO SUAREZ GARCÍA ADMINISTRADOR COCINA ECONÓMICA DE A CORUÑA

FERNANDO SUAREZ GARCIA (1916-2009)

ADMINISTRADOR Y POSTERIORMENTE PRESIDENTE DE LA COCINA ECONÓMICA DEL 2006 AL 2009




LOS ANCIANOS Y LOS MENESTEROSOS NO NECESITAN COMPASIÓN, SINO CARIÑO, COMPRENSIÓN Y AMABILIDAD

Entrevista publicada en El Ideal Gallego año 2000

Por Nonito Pereira

Fernando Suarez García es un hombre bueno, una persona entrañable y un coruñés ejemplar, vinculado íntima y profundamente con la Cocina Económica de A Coruña , la más antigua de España, una obra social  de especial significado en la historia de la ciudad y que desde 1886 – fecha en la que fue creada  por el farmacéutico D. Antonio Lens Viera, que también fue alcalde– da de comer a gente necesitada y subsiste gracias a la  solidaridad humana y a la generosidad de los coruñeses que la han ayudado con auténtico sentido de la caridad  -- de esa caridad que no se proclama para no dejar de ser caridad.—y como no, también de la dedicación personal y la vocación de servicio a los demás mostrada inequívocamente , durante toda una vida, por Fernando Suárez.

 D, Fernando, que nació en A Coruña el 25 de febrero de 1916, llegó como empleado a la Cocina Económica en 1939 , siendo Presidente de la Entidad Don Diego Arias Fariña , después de pasar un pequeño examen. A partir de ahí, y hasta 1983 , fecha en la que se jubiló como Administrador de la misma, a  D. Fernando le han faltado manos y sobrado corazón para ayudar a esos especiales amigos del alma que son habituales comensales de la Cocina Económica que hoy preside Luis Rodriguez Lago. 

Además de Administrador de esta entidad benéfica, ayudado por su esposa—fallecida en 1991 –y sus propios hijos, ha sido cocinero, camarero, contable, conserje, proveedor... de todo cuanto se puede ser para ayudar a sus semejantes. Una ayuda que siempre a prestado desde la abnegación y el sacrificio, huyendo de protagonismos, trabajando en el anonimato  en línea con el pensamiento de que “ bueno es manifestar las buenas obras, pero todavía mejor ocultarlas y derramarlas en el seno de los necesitados”. 

A sus 84 años sigue activo -- ¡ y de que manera ¡ -- prestando su colaboración a esta obra social en la que tanto entusiasmo y cariño puso a lo largo su vida.

Cuando concertamos la entrevista , D. Fernando accede a ella con la condición de que comprobemos “in situ” la realidad de esta Entidad visitando sus instalaciones. Y para Juan Canalejo 53 nos fuimos a las 11:30 de la mañana, justo cuando acababan de darse  350 comidas para llevar a domicilio y ya había personas a la espera de ocupar plaza en el comedor que pasadas las 12 del mediodia ya estaba lleno. 

Lo que allí encontramos durante el recorrido de las instalaciones guiados por Dn. Fernando, fueron unas estancias que podemos describir como modélicas. Cocinas y comedores  funcionales donde la limpieza supera con creces la “prueba del algodón”,  evidencian un cuidada y esmerada atención. Escaleras arriba – tambien éxiste un ascensor – llegamos al comedor destinado a gente de la tercera edad y desde ahí al siguiente piso  donde se encuentra una moderna Sala de Juntas y la Administración, que coronan y complementan unas instalaciones modelo de las que D.. Fernando se siente orgulloso. Y la verdad es que no es para menos.

De regreso a la planta baja, y ya en el despacho, mientras nuestro personaje atiende solícito y cariñoso a los jubilados con pocos recursos que solicitan el vale para la comida – “pase, pase abueliño” le dice a un Sr. de edad que se queda en la puerta ante mi presencia --, le recuerdo a Dn Fernando el acta de la reunión que la Junta Directiva presidida entonces por Dn. Andrés Vilariño Alonso, mantuvo en 1983, el día de su jubilación para  manifestar su agradecimiento a este ejemplar empleado que durante tantos años fue  guía de la misma y queriendo con ello premiar su valiosa laboriosidad y competencia: “ Esta Junta Directiva acuerda por unanimidad, nombrarle Vocal de la Junta, deseando siga prestando su colaboración y vocación a la obra social que se viene realizando, en la que tanto entusiasmo y cariño ha puesto a lo largo de su vida, para que su ausencia no se deje sentir en bien de tantas personas que se han venido beneficiando de su humanismo y honorabilidad”.

O sea que después de 43 años de trabajo inenterrumpido, en vez de descansar, la mayor alegría que le podían dar fue la de permitirle seguir realizando su trabajo a pie de esta “obra” benéfica.

Efectivamente. Pero tengo que decirle que también tuve vacaciones. Las primeras las cogí por primera vez en 1971 y me fui a Madrid once días invitado por un antiguo comensal de la Cocina (sonrisas). Que me permitieran continuar colaborando con esta entrañable Entidad, fue  como si me devolvieran las ganas de vivir, porque esta es mi vida. Cuando  llegué, en el año 1939, eran unos tiempos críticos en los que estaba el racionamiento por medio y mi madre recibió de aquí las viandas que yo preparaba  Al casarme lo hago también dentro de la Entidad. Aquí fallece mi mamá y aquí nacen tambien  mis ocho hijos. Aquí fallece mi esposa. Aquí tengo mi vida metida y cuando la Junta Directiva me permitió seguir aportando mi trabajo a esta entidad mi alegría fue inmensa.

D. Fernando, despues de lo visto, esto más que una Cocina Económica, parece un restaurante de lujo. ¿ Que tenemos hoy para comer?.

 (Sonrisa). En los últimos años la Cocina Económica  se ha esforzado por abandonar su estilo de establecimiento benéfico y hacer que sus comedores no tuvieron  nada que envidiar  al de muchos restaurantes. Creo que, con la ayuda de todos,  lo hemos conseguido. ¿ El menu de hoy?. Pues tenemos cocido, un “torito” de merluza con ensalada, una sopita y arroz con leche de postre. ¿ De beber?. Para beber tenemos vino de vez en cuando y todos los jueves y los domingos.¿ El precio? Las 10 ptas que se pagan tienen un carácter puramente simbólico a fin de que la ayuda prestada no parezca una limosna, porque no lo és. Lo mismo sucede con la gente jubilada, que pagan 100 pts.

Ud que convive con los  menesterosos y los ancianos con pocos recursos, que sabe de sus problemas y de sus preocupaciones  ¿ no cree que, además del alimento físico , están necesitados del emotivo... ¿

Claro que sí. Y tanto. Los hombres y las mujeres mayores que no tienen familia estan muy “dejadiños” y necesitan de toda la ayuda que se les pueda dar. Por ello, todo lo que se pueda crear para favorecerlos lo agradecen vivamente. Ud. ve en este público que no existe esa cara de quién viene pidiendo atención por caridad, por favor. Hay una satisfacción y alegría en ellos. El trato humano que aquí reciben, la convivencia que aquí encuentran, es una terapia excelente para ellos. Los ancianos y los pobres no necesitan de compasión sino de cariño , comprensión y amabilidad. ( Estas palabras de Dn. Fernando fueron posteriormente corraboradas en mi presencia con aplausos por parte de los jubilados que llenaban el comedor en reconocimiento del trato que reciben en esta 
Institución) .

Como es un dia normal en la entidad. ¿ Quién atiende a los comensales?.¿ Cuantas comidas se dan al día ¿.

El trabajo aquí empieza sobre las nueve de la mañana hasta las ocho de la tarde. Y de ahí para arriba, todo lo que se tercie. El personal lo componen ocho mujeres y un auxiliar administrativo.  Al dia damos, para domicilios alrededor de 350 comidas. En el comedor de abajo servimos 200 y en el de arriba 100 aproximadamente.

Me da la impresión que Ud. es poco amigo de homenajes, aunque haya recibido muchos para distinguir su entrega total a esta entidad creada para ayuda  a los menesterosos.

Así es.  Para mi, todos aquellos homenajes que me hayan hecho, que por cierto agradezco vivamente, los he recibido en nombre de la obra social. El critero que la vía pública y el pueblo de A Coruña pueda sentir con lo mío , yo lo entrego siempre, y automaticamente, a la institución para todo su prestigio . En el recientemente premio concedidó por la Comisón de las Hogueras de San Juan en el que se destacaba la labor social de esta institución, me emocioné profundamente al recibir los abrazos del  Sr. Torres Colomer, Presidente de la Diputación,, de Carlos Gónzalez Garcés representando al Ayuntamiento y en nombre del Alcalde, y de Antonio Couceiro . ¡  Dios mio—exclamé -- que es uno para semejante muestra de aprecio si yo lo único que he hecho és atender una institución  benéfica! .

La Cocina Económica ha pasado a lo largo de sus 114 catorce años de existencia  por momentos difíciles, incluso angustiosos ¿.De que vive hoy?

Gracias a la protección y el cariño que encuentra en el pueblo de A Coruña, la Cocina Económica esta en disposición  de hacer frente a todo un mañana que pueda venir. Los ingresos fijos están constituidos por las cuotas de los cerca de 3.000 socios con que cuenta la Institución y las subvenciones de la Diputación, el Ayuntamiento o la Fundación Barrié. Tampoco debemos de olvidar  el gran número de entidades que sufragan comidas extraordinarias a los habituales beneficiarios  de la Cocina y aquellas que celebran sus fiestas en el comedor con sendos donativos. Gracias a todos ellos hemos podido ampliar nuestras instalaciones y atender como se merecen las personas necesitadas.

Despues de tantos años  al pie de cañón . ¿ Cuales son sus deseos para el futuro de la Cocina Económica en el nuevo siglo?.

¡Que el futuro sea tan bueno que no haga falta la Cocina Económica!. Pero como eso es por desgracia una utopía mi deseo es que se mantengan y aumente en lo posible el cariño y la comprensión para con los menesterosos y para aquellos ancianos más necesitados que se han ganado el derecho a vivir con dignidad.