martes, 23 de septiembre de 2014

NANI GARCÍA TRÍO "SERENDIPIA"

                EL ARTE DE REINVENTARSE DÍA A DÍA





Nani García, pianista y compositor coruñés--  reputado autor de bandas sonoras --, se rodea nuevamente de dos "fornidos" escuderos musicales, Simón García y Miguel Cabana, para proseguir su caminar por el jazz  --que emprendió en 1981 con Clunia Jazz , uno de los grupos precursores del jazz en Galicia-- para presentar nuevo disco "Serendipia".

Una "serendipia" es un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta. También puede referirse a la habilidad de un sujeto para reconocer que ha hecho un descubrimiento importante aunque no tenga relación con lo que busca. En lenguaje coloquial podría considerarse como " de chiripa". En este caso, la "chiripa"  es el fruto de un intenso trabajo de Nani Garcia -- que reconoce la necesidad de "reinventarse" cada cierto tiempo -- a lo largo de los últimos años persiguiendo una línea que enlaza la era del bop con el jazz de autor.

Cuando uno se plantea "reinventarse", no quiere decir  que pretenda convertirse en alguien distinto a quién es, sino sacar a flote el verdadero ser . Y sobre eso va este nuevo trabajo, musicalmente "amable" y envolvente,  en el que Nani Garía insiste en su faceta reflexiva iniciada con "Renaissance", buscando la reinvención día a día. Lo cierto es que la  colección de "reflexiones musicales" --- "Viñas de Babilonia", Eívas de amor no fío ardente da beleza", "Cada vez que isto acontece","Power to the people", "R.I. V" y "Fruit Song" (la mayoría de los temas son de reciente creación pero abundan los temas implementados con el paso del tiempo dando lugar a estructuras más solidas).-- fluctúan a través de elementos melódicos, armónicos y rítmicos, reflejando motivaciones y pensamientos musicales que fluyen con la inspiración que favorece su creatividad. 

A lo largo de los temas, se percibe un pianismo acrecentado en su vena introspectiva y romántica, meditativa, en el que las concepciones del pianista no cesan de de matizarse y enriquecerse, prolongando el camino abierto, sin mimetismos, ni conformismos en "Renaissance". 

Notas pensativas, melancólicas, autocontemplativas, que se pasean con pausa, en circunloquios, exploradas en compañía del contrabajo y  el batería,que le suministran  acompañamiento a adecuado, estableciendo  con fluidez un diálogo con ellos,  que iluminan aspectos de su personalidad.

 Esta nueva propuesta orgánica basada en sus propias composiciones produce un agradable impacto emocional por la diversidad de recursos expresivos de los que se vale Nani, obteniendo notables efectos de contraste que se balancean desde  la discontinuidad de espacios  con contraste de registro rítmico y sonido, anticipaciones y retrasos , acentos desplazados. 

La relación entre ambas manos es muy rica,  mientras que los bloques de acordes son introducidos con elegancia y belleza lo que produce un agradable impacto emocional por su articulación clara y precisa, en los temas  llenos de melodías y ritmos que fluctúan desde la energía siempre controlada hasta la balada llena de tranquilidad y reflexión. Nani García maneja sus dos manos con compleja independencia, dedicándose a movilizar toda clase de escalas. arpegios, adornos,inversiones y alteraciones para convertir una aparentemente inocente  en una jazzística lámpara de Aladino en la que todo puede salir. Cuando acompaña es un "organizador de retaguardias"  sabe calcular el peso de una disonacia  y la densidad de un ataque para combinarlos y proyectarlos .

El grupo funciona con una gran compenetración mutua, sobre la cual se diluyen las jerarquías habituales, con un Simón García al contrabajo. que  trasciende la simple corrección rítmica de acompañamiento  con afortunados comentarios solistas, mientras que Miguel Cabana en la bateria hace gala de una pulsación flexible que empasta a la perfección en el diálogo de voces complementarias con diversidad de recursos expresivos.

"Serendipia" es disco  amable, generoso y envolvente donde uno puede escuchar   un jazz accesible, hilvanando en un ambiente musical coherente y receptivo que pretende hacer una reflexión en clave positiva de la importancia de reinventarse día a día.