jueves, 29 de septiembre de 2016

BIOGRAFÍA (BORN TO RUN) Y NUEVO ÁLBUM (CHAPTER AND VERSE) DEL "JEFE" BRUCE SPRINGSTEEN








Los seguidores del boss están de enhorabuena
.Bruce Springsteen   acaba de editar su autobiografía "Born to Run" y un disco, "Chapter and Verse", por separado con 18 canciones, cinco de ellas inéditas, que recorren la trayectoria musical del cantante, y que como consecuencia harán de este álbum pieza preciada.

 Repasando el amplio listado de conciertos que uno tuvo la suerte de presenciar a lo largo de más de 50 años de contactos con la música, guardo un grato recuerdo del primero que dio el "boss" en España. el 21 de abril de 1981 en el Palacio de los Deportes de Montjuïc. Aunque posteriormente presencié  buena parte de los que Springsteen dio en España, la primera  fue especial. 



Pero no solo para los aproximadamente 6.000 "privilegiados" que asistimos a él, sino, incluso, para el "jefe" y la E-Street Band, que recuerdan como una noche donde quedaron estupefactos con la respuesta  público. Un 'show', elevado a la categoría de leyenda a medida que han pasado los años; incluso su biógrafo Dave Marsh considera que es el "mejor que ha dado jamás".

Allí estuve, y lo tengo mitificado,  junto a colegas de la prensa, radio y Tv  española, invitado por la multinacional discográfica  CBS.

Conocía a Springsteen por sus primeros trabajos discográficos ,Greetings from Asbury Park, N.J.(1973); The Wild, the Innocent & the E Street Shuffle (1973) ; Born to Run(1975) y Darkness on the Edge of Town(1978) y el disco doble "The River" cuya presentación motivaba la gira y cuyas canciones resumían lo que sería la obra de  Springsteen. Un músico en el que conviven la explosión festiva a lomos de su fastuoso grupo y el lado oscuro; canciones pegadizas junto a reflexiones sobre los tiempos duros, sobre la gente humilde, sobre los perdedores. La otra América.De ahí que estuviera expectante por escucharlo en directo..

En los minutos previos a la salida del boss, por los altavoces sonaba un surtido de soul y rhytm and blues que calentaba el ánimo. Música norteamericana que se alzaba como documento de identidad de lo que posteriormente íbamos a escuchar, en unos momentos musicales en los que el pop británico vivía un espléndido momento y “solapaba” en las listas a la de U.S.A.

Springsteen se plantó en el escenario con una estética de largas patillas, amago de tupé y chupa tejana acompañado por la E Street Band y con un buen sonido, surcado por guitarra de Stevie Van Zandt y por las vigorosas
entradas del saxo de Clarence Clemons y de la potente sección rítmica de la E Street Band
 me aplastó literalmente en el asiento.



Tanto es así que durante la primera parte – por su larga duración tenía un descanso –ni me levante para ir al ambigú a por más provisiones cerveceras y eso que ya había acabado el líquido elemento. Si lo hice en el descanso y compartiendo comentarios con la expedición, todos  coincidíamos en las adjetivaciones superlativas de lo que habíamos escuchado, mientras en el ambiente sonada a toda tralla canciones de Aretha Franklin y otros monstruos del soul.

Volvimos a la grada y ya no me volví a levantar.
No sacaba mis ojos del escenario y la música me dejaba pegado al asiento, algo raro en mi porque en los conciertos suelo ser bastante “saltinbanqui”. 

Literalmente  me quedé  “pasmao” con lo que veía y escuchaba –no había barreras de seguridad y Bruce invitaba a las fans a subirse al escenario (algo inédito por entonces en un concierto multitudinario de rock) - . Al finalizar, ya en el autobús camino del hotel, mi amigo Rafa Revert, mandamás por entonces de Los 40 Principales, me daba su impresión sobre el concierto y coincidíamos...!Impresionante!.             

Un concierto que aún hoy saboreo cuando pincho el vinilo de Bruce Springsteen “The River” rememorando el “golpe de entusiasmo” que me produjo escucharlo en directo durante el primer concierto que dio el boss en España.




Este anterior "remenber" sale a colación a causa del contenido del nuevo disco "Chaper and Verse" de Bruce Springsteen, en el que se recogen cinco canciones anteriores a su despegue discográfico con "The River".

"Baby I", encarna con solvencia el rock más clásicamente americano, pero también Springsteen empezó a hacer música seducido por la «British Invasion», la avalancha de grupos beat que, procedentes de las Islas Británicas, inundaron el mercado discográfico americano en la primera mitad de los años sesenta.Su primera
 banda fue The Castiles, que emulaban con desigual fortuna a sus colegas del otro lado del charco. «Baby I» fue escrita por Springsteen junto con el guitarrista George Theiss, y es una especie de arrebata versión de los Beatles más desmelenados.

"You can’t judge a book by looking at the cover" compuesta por Willie Dixon, era una de las canciones favoritas del circuito del rhythm and blues británico de los primeros años sesenta (The Animals, The Rolling Stones, Yardbirds, Alexis Korner…). La versión de los Castiles es ortodoxa y enérgica.

"He’s guilty (The Judge Song)". Pertenece al repertorio de Steel Mill, la banda que luego daría lugar a la E Street Band, y en la que ya militaban tres de sus miembros,Danny Federici,Vini López
 y Steve Van Zandt. Grabada en 1970 es una pieza prototípica de la época, en la que se mezcla rock poderoso a lo Led Zeppelin con algo de psicodelia.

"The Balld Of Jesse James" es seguramente la pieza más valiosa del lote. Se intuye ya, por fin, el camino por el que iba a adentrarse su autor a partir de entonces. Un medio tiempo un tanto oscuro un poco a la manera de The Band en una línea en la que abundaría en sus primeros discos.

«Henry Boy» fue grabada como maqueta, y posteriormente presentada para formar parte de su primer álbum… sin embargo, no pasó el corte.

El resto de selección del álbum está compuesta  por temas tan emblemáticas como «Born to Run», "The River", «Badlands» o «4th of july, Asbury Park (Sandy)», pero en el que cualquier aficionado echará inevitablemente en falta muchos otros títulos igualmente trascendentes. 

El gran atractivo, pues, de esta nueva recopilación reside esencialmente en las cinco canciones inéditas .