lunes, 2 de marzo de 2015

¡SOMOS JÓVENES!

Como cantaba Sabina, "Cualquier tiempo pasado fue peor, porque ahora somos más jóvenes".  
Pues sí, gracias a los revivals,  que nos rejuvenecen musicalmente de forma cíclica.

 

Andaba yo revolviendo en mis archivos, en un intento ímprobo de poner en orden los recortes de críticas, comentarios y entrevistas de prensa escrita, desde 1968, la mayoría amarillentos por los efectos del paso del tiempo, cuando me tope con un artículo que escribí en 1979, cuando mi hijo  que tenía 11 años de edad, con gustos habituales de su inicial adolescencia, me llamaba la atención por mi predisposición a escuchar música de los 50 y 60, que había sido la banda sonora de la mía. 

Esta disparidad de criterios -- que supongo sigue existiendo entre padres e hijos actualmente -- se acentúa más cuando  con en el envoltorio de "novedad" se editan canciones del siglo pasado, con nuevos arreglos, o no, lo que técnicamente entra en el  apartado de "revivals", que asoman la cabeza en el panorama musical cuando  el "producto actual" se muestra endeble en calidades. 

Lo curioso del caso es que en esa "trifulca generacional" el chaval aludió a una canción, que estaba sonando en la radio y me la pone como ejemplo de que su "música" estaba años luz de mis preferencias…¡esa si es música y no la de tu época!... O sea, me "espetó" que era un "carroza". Eligió mal el ejemplo puesto que la canción era una versión" disco" del tema "Locomotión", que en 1962 había popularizado la cantante de color Little Eva. Y se lo dije. Ni caso…se hizo un "abierto" para no escuchar lo que no quería. 

Eso me hizo pensar, llegando a la conclusión, por aquel entonces, de que la música empaquetada como "joven" no es tan "joven", como los "jóvenes" creen que es --supongo que por falta de información --.En esa tesitura me "crecí"  y me congratulé por haber nacido en una época en la que si había abundante "música joven". Es más, cuando también nació, a mediados de los años cincuenta del siglo pasado, esa denominación con la llegada del rock and roll que puso las fronteras entre la "música para mayores" y la "música para los jóvenes". 

Escuchando el panorama musical español de hoy, me sigo congratulando de seguir escuchan "mi música" que por lo general suena más "joven" que la de los jóvenes de hoy. Ahora, la trifulca generacional, ya es con mis nietas, porque mis hijos, con el tiempo, me dieron la razón --en parte --.