sábado, 3 de febrero de 2018

EL GRUPO "LA PENUMBRA" SE "ILUMINA" DE NUEVO CON "682"

          UN DISCO QUE TIENE EL PREFIJO DE UNA RENOVADA ILUSIÓN



Hacía 20 años que los hermanos López, Ion y Xulio, componentes del grupo coruñés "La Penumbra" , entraron discograficamente, tras la edición de su álbum  "Yuca" ( 1997),  en esa estancia artística a la que alude su nombre.

Allí donde parte de la fuente de luz creativa se obscurece, por diferentes motivos, pero  en la cual, también, unos débiles destellos de luz, mantienen la esperanza de un nuevo albor, como en el que en estos momentos están disfrutando, con la edición de un nuevo trabajo "682", grabado en los estudios londinenses "Royal Music House", en él que los "brothers" López vuelven a grabar juntos, aspirando y respirando, placenteramente, de las influencias del sonido británico que los introdujo en sus inicios en las procelosas aguas musicales de finales de los años 80.

Antes de hablar del presente, y dar la bienvenida a este disco que tiene el "prefijo" de una renovada ilusión, y  por aquello de que el paso del tiempo a oscurecido una reseñable trayectoria artística, conviene refrescar la memoria.

Ion -- Xoan por entonces --  y Xulio , desde su más "tierna" adolescencia, estuvieron en la "pomada" musical del pop rock coruñés, dándose friegas  Tras haber militado en bandas de Pop-Rock en A Coruña como "XXIV Ancianos" y "Pop-Eye" , con los  que participaron en la II Edición del Noroeste Pop-Rock en 1987 y ya como La Penumbra, volvieron en 1990 compartiendo escenario del festival con Colorado, Cacahué, Los Dramáticos, Los Romeo, Rico y Luz Casal.
Ese mismo año con Modesto Álvarez -- "Bechoco" -- y Pepe Cundins, editán su primer LP, "Tierra de Fuego" , con la producción de Tores Crespo (Los Trastos) y Mario Martínez (La Unión). 

El disco lo acoge Radio 4 y lo implantan en los circuitos musicales. Tras él, La Penumbra sufre una remodelación y se convierte en dúo fraterno, Ion y Xulio, que crean el sello Gam Records donde editarán "Nuestro Mundo" (1994) y "Yuca" (1997), convirtiéndose  en pioneros del "háztelo tu mismo".



A partir de ahí, se abre un largo paréntesis artísticos motivado por experiencias vitales, hijos, viajes por el mundo y negocios familiares que los distancian, hasta que vuelven a reencontrarse artísticamente en Londres para reanudar y revivir su interrumpida trayectoria , con la madurez que dan los años, poniéndola al día con la "frescura del ayer" esa que les proporciona la ilusión del reencuentro, con  las guitarras, batería, teclados y el ambiente del estudio de grabación. 

La grabación de este nuevo trabajo que nos ofrece cuatro temas --"You can", "Turbulence", "I wanna hold you so much" y "The butterflies still fly" -- fue un "aquí te pillo, aquí te grabo" y sobre la marcha, algo habitual en sus quehaceres musicales, se pusieron a trabajar, a la "primera toma" de voz, de guitarras, de bajo  y de batería para captar ese momento "directo" del reencuentro.

Si marcamos el prefijo musical del "682" cuyo diseño gráfico es de Canay, y está ligado al universo de La Penumbra y marca la distancia en millas que separa  su casa de A Coruña con la sede de la compañía "Royal Music House" en Londres, escuchamos música contemporánea recreada en el "susurro" del instante sonoro, impulsada con arietes rítmicos que provienen del pop- rock inglés y que hacen fluir la melodía a un nivel superior, multiplicando con elegancia las sensaciones del oyente.