lunes, 14 de marzo de 2016

EL BOSS VUELVE CON "THE RIVER" 35 AÑOS DESPUES



Tres conciertos en España --Barcelona (14 mayo), San Sebastián (17 mayo) y Madrid (21 mayo) , los dos primeros con entradas agotadas a los pocos días de ponerse a la venta -- para recordar el 35 aniversario de la salida del doble álbum "The River" (1980), un poderoso cóctel de rock and roll festivo, hondas baladas de inspiración country y soul desinhibido que describe (y celebra) las vidas de unos prsonajes de carne y hueso, que lidian con problemas cotidianos y salen a divertirse el viernes por la noche. 

La gira española del boss viene precedida por la la reedición de ‘The River’ en formato "panorámico", que ofrece, además de los dos discos oficiales remasterizados, un CD con las grabaciones que debían formar parte del desechado disco original y otro compacto con 22 canciones descartadas, la mitad de las cuales solo habían aparecido hasta la fecha en discos piratas. 

Repasando el amplio listado de conciertos que uno tuvo la suerte de presenciar a lo largo de  más de 50 años de contactos con la música, hay uno que aún hoy saboreo cuando pincho el vinilo de Bruce Springsteen “The River” rememorando el “golpe de entusiasmo” que me produjo escucharlo en directo durante el primer concierto que dio el boss en España. el 21 de abril de 1981 en el Palacio de los Deportes de Montjuïc, presentando el disco. 

Allí estuve, y lo tengo mitificado,  junto a colegas de la prensa, radio y Tv  española, invitado por la multinacional discográfica  CBS. Habría alrededor de 6000 personas y bastantes huecos en las gradas hacia donde nos dirigimos para contemplar y escuchar el concierto  de quién se anunciaba promocionalmente como el “nuevo Bob Dylan” en sus primeras grabaciones . 

En los minutos previos a la salida del boss, por los altavoces sonaba un surtido de soul y rhytm and blues que calentaba el ánimo. Música norteamericana que se alzaba como documento de identidad de lo que posteriormente íbamos a escuchar, en unos momentos musicales en los que el pop británico vivía un espléndido momento y “solapaba” en las listas a la norteamericaca .

Springsteen se plantó en el escenario con una estética de largas patillas, amago de tupé y chupa tejana acompañado por la E Street Band y con un buen sonido me aplastó literalmente en el asiento. Tanto es así que durante la primera parte – por su larga duración tenía un descanso –ni me levante para ir al ambigú a por más provisiones cerveceras y eso que ya había acabado el líquido elemento. Tras "estirar las piernas" y humedecer la "gorsia", volví  a la grada.

 Estaba "hipnotizado" con lo que veia y escuchaba  . Literalmente  me quedé  “pasmao”.No había barreras de seguridad y Bruce invitaba a las fans a subirse al escenario (algo inédito por entonces en un concierto multitudinario de rock) .

Fue un concierto  que me dejo "secuelas" de satisfacción. Ahora el "boss" vuelve con "The River", 35 años después.