sábado, 12 de septiembre de 2015

DESDE FERROL JAMIE FITHRING MANEJA Y EXPRIME EN "TORCHES IN THE ALLEY" LOS SENTIMIENTOS DE LA MÚSICA COUNTRY



Escucho el disco "Torches in the Alley"  de Jamie Fithring y me piro mentalmente a las praderas norteamericanas "explayandome" en  los territorios del country folk  por donde suelen corretear mis preferencias musicales heterodoxas. Y me sorprendo gratamente. 

Canciones con empaque "campirano", interpretadas con estilo acústicamente  genuino por un ferrolano, Jaime Quintanilla que abducido por este estilo musical  en 2010 se colgó el nombre artístico de Jamie Fithring para empaquetar su proyecto en solitario de música acústica americana -- paralelamente es el cantante del grupo de rock progresivo  "Nitrocerámica". ---

Lo cierto es que uno tiene que ser muy erudito musicalmente para reconocer que Jaime, Jamie, no es oriundo de los estados sureños de Norteamérica. 

Y es que da el pego, y lo da sorprendentemente bien, influenciado por la corriente estilistica de Elliot Smith , en la onda indie-folk de los 90, de Steve Earle, un renovador de la música country o Lyle Lovett que aún asociado al country maneja en sus composiciones elementos folk,blues,jazz, así como el más puro y tradicional counyry&western. . 

Es evidente que este ferrolano cayó hace años en la marmita de la poción mágica del country folk, y demás "pócimas" musicales que, como el blues, han fortalecido su talento compositivo y su talante interpretativo. 

Canta en inglés porqué según propio testimonio" Lo único que he escrito en español son los exámenes de la facultad. No me sale escribir en español, me parece dificilísimo. La música americana es lo que he escuchado toda mi vida" Y por ahí van los tiros, desde que en Santiago hacía conciertos para ganarse unas "pelillas" intercalando versiones de artistas del folk americano con temas propios que con el tiempo van ganado espacio en su repertorio y que figuran en "Torches in the Alley" -- Linternas  en el callejón -- , su primer álbum  grabado y editado íntegramente en Ferrol en el que escuchamos  composiciones propias a pelo, voz y guitarra, en las que se desgranan episodios reivindicativos referenciando sus actuaciones en directo. 

Un disco sorprendente por la desnudez instrumental de sus hechuras, por la duración y profundidad literal de los temas --alguno de seis minutos --, cantado en inglés,  donde Jamie Fithring maneja y exprime con acertada retorica vocal e instrumental los sentimientos esenciales de la música country