martes, 21 de julio de 2015

LAS VERBENAS GALLEGAS PATRIMONIO CULTURAL



Durante  los meses estivales los  grupos de pop, rock y folk, hacen su "agosto" -- junio y julio incluidos -- participando en innumerables festivales de diferente graduación presupuestaria que se celebran en Galicia. Pero estos, con ser numerosos, no llegan ni a la "suela de los zapatos" de las 3.000 verbenas anuales que alumbran las fiestas de aldeas, villas y ciudades gallegas. Una fiesta sin orquesta, como que no tiene "alma festeira", aunque a estas agrupaciones que cada año luchan por convertirse en las más cotizadas, este año  Hacienda les está "aguando la fiesta".

En realidad el "ovillo" de la cuestión, del que ahora Hacienda está tirando del "hilo",  tiene el IVAZO cultural del 21 por ciento, en su origen al ser reclamado en las transacciones con las comisiones de fiestas desde hace dos años , además de las nuevas exigencias legales, seguridad incluida,  que tienen que cumplir.

 De momento se publico una querella del ministerio público contra una de las principales empresas del sector  por "supuesto" fraude millonario. Ante este "alboroto" que amenaza con desestabilizar el  sector, los músicos se bajaron  de los palcos y se plantaron , el "Día de la Música", en las calles de Santiago en una manifestación, con repertorio de "canciones protesta" ,organizada por la Asociación de Músicos e Cantantes da Verbena Galega (AMúsica) y la  Asociación Galega de Orquestras (AGO) interpretando a capella la necesidad de que el Gobierno gallego  cree una figura que reconozca y proteja las verbenas, “un bien de gran valor económico y cultural”, aseguran.


"No existe un lugar en el mundo donde tantos profesionales vivan del sector de las verbenas"... Son miles de personas, músicos, cantantes y técnicos se dejan cada día la piel en Galicia para que en cada rincón de la comunidad disfruten de la tradición con más poder de convocatoria: la verbena 

Y desde AGO, formada por unas 300 agrupaciones ---- entre orquestas, tríos, dúos, etc -- se advierte que si se le sigue exigiendo el pago de un IVA tan elevado -del que, sostiene su presidente Manuel Fariña,  estaban exentos tradicionalmente-, al final se lo repercutirán a las comisiones de fiestas y los festejos estarán condenados a desaparecer.. «La verbena es patrimonio cultural, motor turístico y factor de concentración de gente. Si te cargas la orquesta matas la verbena, que es la labor del vecino para el vecino: un fenómeno social que tiene un poder de convocatoria que no tienen muchos artistas de primera línea», aseguran.