jueves, 22 de enero de 2015

¡ VIENE SABINA








Y lo hace con su gira 2015, "500 noches para una crisis" que el 21 de marzo llegará al Coliseo de A Coruña a las 22:00 horas. Los miles de seguidores de Joaquín -- los "Sabineros" -- ya están tomando posiciones y se prevé una gran entrada toda vez que el cartel de "entradas agotados" se va colgando por las ciudades donde actúa. El precio de las entradas va desde 38 hasta 60 euros, dependiendo de la cercanía al escenario.

Para Sabina, A Coruña tiene un "encanto especial". Nunca se olvidó de ella en sus giras desde 1986, cuando vino al Pabellón de Deportes a presentar su disco " Joaquín Sabina y Viceversa en directo (1986)". Ahora llega para celebrar los 15 años del disco "19 días y 500 noches" que según sus seguidores es el "más mejor", su obra cumbre , grabado cuando tenía "40 y diez años" y  que , a sus " 50 y 15 años", sigue haciendo estragos entre su legión de incondicionales que esperan revivir  una noche para el recuerdo. 

Y hablando del recuerdo, en su día  Sabina las pasó "canutas" a la hora de sacar para adelante este disco de referencia, "19 días y 500 noches", que en principio iba a ser doble, pero, que finalmente se quedó en uno, debido a los mil vericuetos emprendidos en su confección en busca de los versos "perfectos" y las melodías más "excelsas", tratando de superar lo que parecía insuperable.

 Algo que finalmente logró con canciones en las que destaca la "monumentalidad" de unos textos que al fin y a la postre se han convertido en referenciales de su propio repertorio : "Fue el último disco que grabé con la energía de la juventud que me había durado hasta los cincuenta años. Una noche, de casualidad, como pasan las cosas en la vida y por no sé qué, alguien puso ese disco, lo estuve escuchando y me di cuenta que era el único donde consideré que todas las canciones estaban vivas, como si hubieran sido escritas ayer, por lo que me apeteció cantarlas mañana".

En el set- list de este concierto, con duración aproximada de dos horas, sonarán sin solución de continuidad canciones que van del rock a la balada, de la rumba a los ritmos de la estepa rusa o a las rancheras mejicanas bailoteando en la "voz rota" del Flaco. Un repertorio en el que el máximo protagonista son las canciones de este álbum que se interpretan de forma íntegra en su primera parte y que se completa, como es lógico, con algunos de sus grandes éxitos de su extenso repertorio en la parte final de un concierto en el que atronaran las gargantas de los fieles "sabineros" coreando los estribillos.