jueves, 24 de julio de 2014

SIN DISCO,NO "ERES" NADIE…Y SI LO TIENES, ¡QUE LA SUERTE TE ACOMPAÑE!


Con la llegada del verano las ediciones discográficas se toman sus vacaciones y los artistas y los músicos salen de los clubs, que ralentizan sus programaciones por la proliferación de Festivales al aire libre por toda Galicia rivalizando con las verbenas donde "mandan las orquestas". Es tiempo de recoger el fruto de sus trabajos discográficos que los ponen en las estanterías promocionales donde los programadores de festivales eligen.

 Antes, los discos se vendían "más o menos bien", ahora se venden "más bien menos". A pesar de esa situación, lo curioso del caso es que en un mercado "paupérrimo", el número de grabaciones de grupos "emergentes", aumenta. Un "efecto inverso" que llama la atención a las personas que no están en la "pomada".¿Como puede ser que si no se venden discos, salgan a la venta cada día más discos?.Así planteado la pregunta suena a "perogrullada", pero no lo es.Tiene su explicación.

En realidad los discos que aparecen no siempre están destinados a la venta al "estilo antiguo" y utilizan  los conductos comerciales que ofrece internet donde habitualmente se refugian las formaciones y artistas emergentes, no solo para la venta sino para su promoción, aunque la distribución sea aún una asignatura pendiente. Incluso algunos los "regalan" para hacerse un nombre en los circuitos. 

Hoy un disco es sobre todo una "tarjeta de visita", sin disco no "eres" nadie. Abre las puertas para los conciertos que a su vez son "punto de venta" de los mismos. Todo a cambiado.

En tiempos "remotos" grabar un disco no era fácil. Había que pasar por los despachos de las compañías, dejar una maqueta, y esperar que el "auditor" de turno le pusiera el "oído". He visto cajones de maquetas esperando "esperando"  su turno, si no había "padrinos" por medio, que las agilizara para ser escuchadas.

Si el trabajo gustaba , se firmaba el contrato, siempre con la creencia por parte de los grupos y artistas que era "leonino", aunque la ilusión por grabar podía más que el "mosqueo". Como de aquella, los estudios de grabación eran "escasos", los grupos de Galicia tenían que desplazarse a Madrid en su mayoría y grabar a "fume de carozo" por los costes de los músicos y las horas empleadas.

La ventaja, gran ventaja, que te proporcionaban las compañías era que en los contratos firmados se contemplaba la promoción y distribución del trabajo realizado, cuyo coste no era "pecata minuta". Aunque dependiendo de la viabilidad comercial del mismo el desembolso no siempre era del agrado de los artistas que a menudo solían protestar por no escuchar su música en las emisoras, ni comentarios en prensa, ni entrar en el circuito de las giras promocionales. La televisión era territorio VIP. 

Los comentaristas musicales--hablo por un servidor-- que trabajaba en prensa y radio --recibía una media de 25 discos a la semana, entre singles y lp´s, en la época de las "vacas gordas", para programar y comentar.

Con el paso de tiempo, y los recortes pre-crisis, el organigrama de las compañías cambio radicalmente. La atención por descubrir a nuevos valores fue mermando considerablemente y empezaron a otear en las incipientes compañias independientes que consideraron como la "cantera" de los grupos emergentes. Cuando alguno despuntaba, lo fichaban. El siguiente paso de las multinaciones fue comprar las compañías independientes para acabar "alquilando" su entramada a pequeños sellos que utilizaban sus infraestructuras. Poco a poco las restricciones llegaron al área promocional. Se suprimieron los "regalos" navideños enviados por las compañías en agradecimiento a la colaboración prestada, y los envíos masivos fueron mermando --¡Ufff, menos mal!, sino el número de "imputados" en el panorama musical sería enorme!---

El mercado independiente fue subiendo hasta que, con la llegada de la piratería de mochila y de internet, todo se empezó a tambalear. La puntilla la dio internet y las compañías tuvieron que adaptarse a los nuevos tiempos, y en eso están para mantener la constante bajada del mercado .

Hoy todo es diferente, se puede uno grabar un disco en casa, o en uno de los muchos estudios de grabación que existen, según las pretensiones y la dimensión del proyecto.

.Los costes han bajado considerablemente y el "crowdfunding" facilita economicamente las grabaciones que se van a las "nubes", a los puntos de venta "on line", mientras que la promoción encuentra en las redes sociales su punto de partida.

La facilidad para grabar discos es un hecho.De ahí, que a pesar de que el mercado anda dando tumbos, artistas y grupos , graben para que se hable de ellos,se los escuchen y poder entrar en el circuito de los conciertos -- que también anda de "aquella manera"--.. Lo de la venta ya es algo "aleatorio". Si se vende para pagar gastos...misión cumplida.

 Si no tienes un disco o una maqueta "guai", como que no "eres" nadie en el panorama musical. y si lo tienes, ¡que la suerte te acompañe!.  ¡Es lo que hay!.


"