martes, 21 de octubre de 2014

DANIEL MINIMALIA, "ARENAS DE LUNA".TEXTURAS CALIDOSCÓPICAS QUE ESTIMULAN SENSACIONES Y EMOCIONES

MELODÍAS IMAGINATIVAS Y PODEROSAS QUE ASOMBRAN Y LLEGAN AL EPICENTRO EMOTIVO EMPUJADAS POR LA MÚSICA DE RAÍZ COMO EL FOLK, FLAMENCO, GYSY-JAZZ, MÚSICA FRANCESA, PASANDO POR EL ROCK Y LA ELECTRÓNICA






"Erase una vez un guitarrista que tocaba como los ángeles, encandilando  a una audiencia que atónita asistía al caudal melódico que nacía en el manantial de su digitación y se convertía en un torrente caudaloso de poesía para los oídos que estimulaba  con la fragancia de sus texturas , sensaciones y emociones…". 

Parece un cuento, pero no lo es. El guitarrista, para mayor señas ourensano --aunque nacido en Vitoria --,  existe en la realidad. Se llama Daniel Minimalia, tiene 28 años y está alborotando el patio musical con la creatividad de sus composiciones y su técnica interpretativa. 

Su segundo disco "Arenas de Luna" (Zouma Records), en el que se entremezclan pinceladas de flamenco y folk celta tamizados por su personalidad interpretativa al dibujar melodías imaginativas y poderosas.causa asombro a su paso por el pabellón auditivo hasta llegar con su carga emocional al epicentro de la sensibilidad. 

Daniel tiene arte, mucho arte, y  esa capacidad artística la imprime en este trabajo discográfico por el que transitan géneros diversos como el new age, rock sinfónico, étnica, clásico o el pop, con punteos de gran destreza que animan melodías con vibraciones de aires hechizantes .

Para buscar similitudes a  este artista revelación lo han bautizado como el "Mike Oldfiel español" y para ahondar en esa dirección, un tema del disco, el que sirve de adelanto --video incluido -- " Olas del Sur", en el que ha contado con la preciosa voz de Rosa Cedrón que nos devuelve a la memoría auditiva  aquel "The Inner Child" que interpreto en "Tubular Bells III, aunque en este caso "surfeando" vocalmente entre las olas del flamenco , las palmas y la música folk de ascendencia celta.

Como el mismo Daniel Minimalia indica, la música no es otra cosa que la capacidad de crear emociones y eso es lo que transmiten cada una de las canciones de su trabajo que discurre por nueve temas grabados Íntegramente por el músico ourensano en los que nos muestra su vertiente maas racial y orgánica con influencias de la música de raíz como el folk, flamenco, gipsy jazz, música francesa, pasando por el rock y la electrónica. 

El disco se abre con “Latidos” una composición, pura fuerza y emotividad, con  reminiscencias a músicas del mundo árabe, flamenco y folk pero siempre con ese sello tan personal que la convierte en un precioso y preciso tema que nos lleva a viajar al hemisferio sur del planeta.

 En "El Estanque" nos sorprende con una versión de este tema de"Heroés del Silencio, mimetizada en su contexto con guitarra española, violines, piano, percusión y batería. Sin apearnos de la "nube emocional" llegamos a " Yann Tiersen o Zaz" que con  brisas de la música francesa alimenta la sensibilidad y el sentimiento. Si antes comentábamos los guiños musicales de Daniel hacia Oldfiel, en "Elektra" nos enchufa a los paisajes electrónicos de Jean Michel Jarre o Pink Floid con secuencias de guitarras eléctricas melódicas, sintetizadores, y efectos guiados por una gran melodía de piano que da color y calidez .

Daniel Minimalia recupera "Al decir Adiós!" incluido en sus "Cuentos   Sonoros", canción cargada de intensas emociones que fue compuesta por  la pérdida de sus abuelos, que en esta ocasión suena orquestada con piano guitarra y violín. sin que pierda ni un ápice de su nostalgia y emotividad. El folk centroeuropeo y el gypsy-jazz, al estilo de Kusturika o Goran Bregovic, con sus melodías cinemáticas,  evocan paisajes mediterráneos en "Párvula esencia" en la que suenan instrumentos como la tuba o el acordeón. 

Con espíritu de complacencia y ánimo para volver a empezar de nuevo la escucha llegamos al final y lo hacemos con"Contramarea" , una muestra del eclecticismo de Daniel , en este caso hacia el rock, que nos sacude con  la potencia de guitarras, bajos, batería y una gran sección de cuerdas. 

Retomando la horizontalidad ambiental desequilibrada por las texturas calidoscópicas de la música de Daniel Minimalia en el transcurso de la audición de "Arenas del Sur",  el epílogo de este comentario no puede ser  otro que recomendar este trabajo…De nada.