domingo, 5 de octubre de 2014

CARLOS ARES, CAMINA HACIA EL ÉXITO. LENTO PERO SEGURO.

                                   

TRAS LA FIRMA CON LA MULTINACIONAL SONY MUSIC,INCORPORADO EN LA PARRILLA VIP,  PREPARA SU "ÓPERA PRIMA" QUE PREVISIBLEMENTE SERA EDITADA EN LA PRIMAVERA DE 2015.




Hace un tiempo recibí la llamada de un amigo que quería hablar conmigo. El tema a tratar era la afición musical de su hijo y sobre ella quería que le diera mi opinión ya que la familia veía en él unas aptitudes sobresalientes para poner el pié en el panorama musical. No era la primera vez que, por aquello de mi experiencia "currada" en diferentes estancias del panorama musical amigos con hijos o familiares en "edad de merecer", o sea de concretar su futuro dedicándose a la música. No es nada fácil dar consejos al respecto, porque  los caminos a seguir tienen muchos recovecos, incluso ajenos a las calidades y cualidades del "neófito(a)" artista.

En la conversación estaban sus padres y el joven Carlos Ares, que por entonces rondaba los 15 años. Tras escuchar de ellos las cualidades de su hijo que era un apasionado de la música, y que en las horas que le dejaban libres sus estudios, tocaba el piano y componía canciones, me tocó dar mi opinión que, de entrada, y por norma, es "asustar" exponiendo las dificultades que se podía encontrar el "chaval" si se metía en el berenjenal de la música. O sea: "intentar sacar los pájaros de la ilusión de su jaula de intenciones".

 Recuerdo que Carlos Ares, escuchaba atento y en silencio todo el "rosario" de problemas que se podía encontrar y  a la pregunta de cuáles eran sus referencias musicales, me había llamado poderosamente la atención unos "gustos" anormales, fuera de la trayectoria preferencial de jóvenes de su edad. La conversación termino con un último consejo por mi parte. No descuides los estudios y mediata bien lo que quieres hacer. Y que hiciera  una prueba  en los estudios Bruar para salir de dudas.

Lo meditó y me hizo caso, cayendo en las manos de Sergio Delgado, que se quedó prendado de las capacidades y el talento de Carlos Ares. En poco tiempo, sus padres me hicieron llegar una maqueta con las  canciones .Al escucharla quedé sorprendido por la calidad de las composiciones propias y por las cualidades interpretativas de Carlos Ares. Tanto es así que tras la escucha ya empezó a revolotear la posibilidad de grabar un disco. Lo cual fue motivo de varias conversaciones para desarrollar la idea.

La maqueta llegó hasta uno de los managers "hístóricos" del panorama musical español .Mi buen amigo Manolo Sánchez un mánager que podría escribir la historia de nuestro último medio siglo musical desde Camilo Sesto hasta Luz Casal, pasando por Roció Durcal y Rocío Jurado, que formaron parte de su escudería "Olimac" --Camilo al revés --. Manolo dio un respingo al escuchar a Carlos y, tal fue el impacto que le causó que aún estando en fase de "jubilación" quiso prohijarlo artísticamente.

Y así, el camino a recorrer por Carlos Ares, empezó a discurrir por rutas profesionales, con Manolo presentando la maqueta en algunas de las multinacionales de alto copete del disco, que la escuchaban con atención a sabiendas del prestigio de Sánchez. Tras las escuchas, que alcanzaron el beneplácito de los A&R, la siguiente secuencia fueron las audiciones en directopara valorar el repertorio y buscar el productor adecuado para llevar a este "mirlo blanco" hacia el éxito.

Pero, Manolo Sánchez, ducho en estas lides discográficas, no se lo ponía nada fácil a las compañías que querían firmar contrato. Su intención era que Carlos se fuera fogueando, haciendo algunos directos en "petit comité para observarlo como respondía en concierto.

Mientras tanto, por aquello de la edad, enseguida a nivel local se le "endiñó" el "apodo" del "Justin Bieber gallego", y Carlos empezó a recibir el apoyo de una considerable legión de fans, que empezaron a levantar las campanas al vuelo de la popularidad.

Un concierto en el Teatro Colón y otro en el Auditorio del Parque Europa, con recintos llenos, junto a los comentarios en prensa y de internet, hicieron que el nombre de Carlos Ares llegará hasta el programa de "Que tiempo tan felíz", recibiendo de María Teresa Campos encomiásticos elogios.

Comentario publicado en El Ideal Gallego  13 Diciembre 2012

CARLOS ARES YA ESTÁ AQUÍ

Había expectación por ver y escuchar a Carlos Ares, un joven de 15 años que desde hace un tiempo venía “soliviantando” la atención del ambiente musical coruñés, no solo por su precocidad artística sino por la madurez que a sus años mostraba en sus trabajos de compositor e intérprete, que lo alejaban de los prototipos de figuras prefabricadas en las probetas del marketing musical.
Su concierto presentación en el teatro Colón, con asistencia de alrededor de quinientas personas, era un riesgo. Aún no tiene disco grabado y sus canciones no son conocidas más allá de un círculo reducido de personas que, eso sí, amplificaron las cualidades de este adolescente, creando la curiosidad pertinente. ¿Sería un bluf? Pues allí estaba él, Carlos Ares, en escenario grande, asumiendo riesgos, templando nervios y dispuesto a demostrar, en directo, toda su capacidad artística, que por lo escuchado es mucha.
Acompañado por una joven banda con Alan Ponte, a la guitarra; Fernado Fraga Guntín, al bajo; un jovencísimo Christian Delgado Villasuso, a la batería, y Sergio Delgado, al piano como director, Carlos Ares, dijo “aquí estoy yo”, con humildad, apoyado en la creencia de su valía, para ir desgranando el contenido de su próximo disco, “Complete”, al que esta dando los últimos retoques. Doce canciones en inglés, de largo recorrido e intensa combustión interna en su parte musical y literal, difíciles de interpretar si no se tienen como él destacadas capacidades artísticas. Temas increscendo, con largos intros, que fueron discurriendo con profundidad interpretativa, atrapando al oyente por su variedad e intensidad emotiva que él supo ajustar con sentimiento en sus fraseos vocales, acompañándose de la guitarra o sentado al piano.
Dos voces “angelicales”, las de Carmen Rey y Ángeles Dorrio, arroparon secuencias vocales redimensionando y estilizando el feeling de los textos, mientras que la escenografía “El ruiseñor”, con Susana Crespo, se encargaba de visualizar magníficamente el mundo musical de Carlos Ares, al que a partir de ahora, habrá que llamarle artista. Ya está aquí, llegó, canto y convenció. Ha nacido una estrella.

Fue un poco como "poner el carro antes que los bueyes" puesto que, esas acciones promocionales fueron prematuras ya que suelen hacerse cuando el artista tiene un disco que presentar y Carlos Ares, aún no lo tenía. Pero sus conciertos y su aparición televisiva tuvieron su "premio" ya que las compañías interesadas en su contratación volvieron a la carga.

Llegado ese momento, y durante una conversación con él, le aconsejé que tuviera paciencia, y no se " dejará ver" mucho en conciertos "domésticos" a la espera del disco, que "tardaba" en venir, por las duras negociaciones con las discográficas a las que Manolo Sánchez exigía un tratamiento estelar para Carlos Ares.

Paree que Carlos me hizo caso y bajo e diapasón de sus apariciones públicas, manteniendo sus contactos con sus numerosos fans que mantiene fieles.

Ahora, ya firmó contrato con la SONY, que lo contempla como artista VIP para 2015.




Carlos Ares ya llegó a la "mitad del camino". Le quedan seis meses de duro trabajo, para perfilar repertorio, trabajar con el productor, y entrar en los estudios. Todo indica que el disco verá la luz alrededor de abril o mayo de 2015 y que recibirá un apoyo promocional de "castañuelas" de esos  lque llevan a lugares destacados de las listas de éxitos.

Si en su día, proclame que "Había nacido una estrella", ahora es el momento de que esa estrella empiece a brillar, condiciones las tiene y confió que así será cuando el disco vea la luz.

Hasta entonces, Carlos, nada de acunarse en los logros pasados. Queda camino por andar . Mira al frente, trabaja, y mantén esa ilusión que un día hace ellos vi en tus ojos y que ilumino tus pasos hasta hoy.