viernes, 17 de marzo de 2017

TABURETE, LA GRAN REVELACIÓN

CON SU "ELECTROCHOTIS" CON TOQUES "NEW AGE", PERO TRANQUILITO , ABARROTAN SUS CONCIERTOS


Cada año en el panorama musical surgen artistas y grupos que apoyados por las redes sociales se colocan en el escaparate del éxito popular. Este año, el que está dando la campanada es el grupo madrileño, Taburete , que lidera Guillermo Bárcenas ( hijo de Luis Bárcenas ), aka Willy Macpolvings( Voz, vientos y demás.), Anton Carreño aka Txonki Potxonki (Bajo y voz) , Guillermo Gracia Carrión aka El coyote de Arges (guitarra solista), Doctor Manuel Hevia aka Dr. Charas (percusiones) y Antonio de la Fuente aka Andoni Zapatillas (guitarra rítmica).

Nacieron como grupo hace dos años y ya la están montando y gorda. Hay que decir que sin apoyo  de multinacionales, ya que sus dos discos, uno por cada año de vida, han sido auto editados .

 Ante su tirón popular -- han llenado recientemente con 17.000 personas  el Palacio de Deportes de Madrid, colgando el cartel de "entradas agotadas" --, a pesar de que se les haya colgado, por parte de  algunos medios de comunicación el cartel de "pop pijo" tratando de "desprestigiar " su música, a lo que ellos responden:  "Nuestros fans no son pijos, no hay tantos pijos en España" .

Esto me recuerda al inició de "Hombres G" a los que también se les había endiñado una etiqueta similar y siguen en la nube. Volviendo a Taburete, no cabe duda que su pop mestizo  que ellos definen con guasa como "Electrochotis con toques 'New Age' pero tranquilito" -- ecléctico que se dice -- con notorias influencias rancheras y de pop rock "suavizado", pasando por la rumba, guitarras tarantinianas y trompetas sureñas ha calado en un sector amplio de fans juveniles -- chicas y chicos -- que llenan sus conciertos y se muestran muy activos en las redes sociales donde sus canciones se visualizan y escuchan por millones.



Sus canciones en castellano, se dejan escuchar con amenidad, y sus letras entran en la dinámica de las distancias cortas, con estribillos "quedones" que se dejan cantar. No hay excesos instrumentales y suenan agradables. Esta puede ser la clave de su éxito que lleva camino de ir a más, en un panorama agitado por una demasía de exuberancias musicales y la invasión del electro latino y congéneres.