jueves, 23 de marzo de 2017

MÚSICA PARA SEMANA SANTA: LOS CANTOS GREGORIANOS



 Ya están en la puerta las "vacaciones" de Semana Santa . Aunque en esta época miles de feligreses asisten a diferentes actividades religiosas, el "espíritu" de devoción de la Semana Santa ha dado paso a un mayor "aliento" lúdico.

REBOBINANDO RECUERDOS...

Sin entrar en disquisiciones sobre este hecho, siempre que llegan estas fechas señaladas, se avivan mis recuerdos radiofónicos, tanto como oyente, como profesional de la radio. Llegaba la Semana Santa, el ayuno y la abstinencia, y con ella las procesiones y en las emisoras la llamada música ligera desaparecía de la programación y daba paso a la música clásica o sacra. En la cartelera de los cines aparecían películas de índole histórica con argumento centrado en la religión y las salas de fiestas cerraban por "vacaciones". Eran tiempos de recogimiento que, en los más jóvenes, llevaba al "aburrimiento" hasta la llegada del Sábado de Gloria, en el que se solían realizar los estrenos de las "mejores" películas y las actividades laicas volvían a "resucitar".

Hoy en las emisoras de radio, en las carteleras de los cines y en las discotecas no existe por lo general, con las excepciones pertinentes que mantienen el espíritu religioso que corresponde a la esencia de estas fechas señaladas como "santas", cambios de programación  que reseñen la entidad religiosa de la Semana Santa, aunque cientos de miles de creyentes siguen fieles a su tradición que, en muchos casos, como las procesiones, se han convertido en un escaparate turístico.

ÉRASE UNA VEZ

Llevado por mi afición a la música, en programas de radio que presentaba, en lugar de seguir la norma musical, empecé a introducir "cantos espirituales" negros que daban una "pincelada" de color a la programación. Incluso, recuerdo, tuve la "osadía" de poner en antena una serie de programas en los que intentaba explicar las diferentes variantes de estos cantos religiosos, bien por su melodía : Cantos religiosos de "vaivén" o "call And response", denominados "ring - shout" - Cantos religiosos con la melodía corta y rítmica, godpel song" y "jubilees" y los Cantos religiosos con la melodía larga y sostenida, a los que se le conocen como "espirituales".



Para dar a estos programas un mayor contenido musical, dentro del ámbito religioso, aportaba fechas del nacimiento de los mismos --aproximadamente 1800 -- con la llegada del "Gran Despertar", conocido con este nombre el gran movimiento religioso del pueblo de los Estados Unidos, cuando los cantos religiosos, adquirieron verdadera conciencia en un fervoroso revivir de la música y costumbres del pueblo y para el pueblo norteamericano. Y a mayores aportaba una clasificación efectuada teniendo en cuenta los cambios surgidos  en el estado de ánimo: Cantos jubilosos y entusiásticos: jubilees y Cantos reverenciales y profundos: espirituales.




Estos programas  radiofónicos habían  encajado bien en la audiencia entre la música clásica y los cantos gregorianos, que por entonces, no tenían la transcendencia "mundana" que adquirían a comienzos de los años 90 del siglo pasado cuando el canto gregoriano se consolida como uno de los fenómenos de mayor aceptación en el mundo de la música, creando tendencia y saltando de los apartados de música clásica a las listas del "pop" mundial.

EL "GRAN DESPERTAR DE LOS CANTOS GREGORIANOS "

Y cuando nadie lo esperaba, llegó fuera del contexto musical religoso de Semana Santa, el "boom", el "Gran Despertar" mediático de los cantos gregorianos que salieron de los claustros de la música clásica para convertirse en asiduos de los "hit - parade", listas de éxitos, más importantes del mundo musical.
¿Cómo llegó a estos lares el canto gregoriano?. Los analistas culturales y los cazadores de tendencias no llegaron a ponerse de acuerdo sobre las razones de este "milagro musical". Aunque lego en la materia  percibo que el éxito mundial del disco MCMXC A.D. de Enigma y especialmente al corte Sadeness Part I, donde el músico Michael Cretu -quien, por cierto, grabó este disco en su estudio en España- se atrevía a mezclar ritmos y sonidos contemporáneos con un melodías gregorianas.




En 1993 ocurrió un fenómeno musical milagroso: los monjes de Santo Domingo de Silos, el célebre monasterio benedictino de la provincia de Burgod se convertían en el número uno de superventas en Estados Unidos. En realidad no fueron los monjes los que lo promovieron este fenómeno sino que la casa discográfica decidió pasar a CD discos ya editados en vinilo .Tras la publicidad pertinente se realizó una tirada de 40.000 ejemplares, pero se acabaron vendiendo varios millones de ejemplares. La gente empezó a comprar los CD y alcanzaron las primeras cifras de venta en España. Todo el mundo empezó a hablar de que los monjes de Silos habían vencido a las grandes estrellas de la canción. Esto atravesó fronteras y también comenzaron las ventas en Francia, Alemania, EE UU, Japón...Puede que se llegara a los siete millones de ejemplares vendidos. 





Steve Murphy, presidente de la división clásica de la firma EMI que ha lanzado el disco, fue el primer  sorprendido por la acogida al canto de Silos: "Jóvenes, adultos y mayores están buscando momentos de tranquilidad espiritual y contemplación con esta música. Los cantos influyen en el estado emocional y tienen un efecto tremendamente poderoso", dijo Murphy para explicar el éxito.

 Años más tarde de aquel sorprendente boom que daba visibilidad a una tradición con siglos de historia, el canto gregoriano ha dejado su caminar "laico" por las modas y ha vuelto a los monasterios donde sigue fascinando al devoto y al laico ya que son numerosas las personas que acuden en Semana Santa a refugiarse en el canto llano celestial.