lunes, 17 de octubre de 2016

LEONARD COHEN :"YOU WANT IT DARKER" "CANCIONES INQUIETANTES CON "TUFO" A DESPEDIDA



Poeta, novelista y cantautor, Cohen está considerado una autoridad mundial de la música, a pesar de que no publicó su primer álbum hasta los 33 años, 'Songs of Leonard Cohen' (1967), al que seguirían otros como 'Songs of Love and Hate' (1971), 'Various positions' (1984) y 'I'm Your Man' (1988), por citar algunos. 

Ahora acaba de editar , con 82 años recién cumplidos " You Want It Darker", su decimocuarto disco de estudio que  llega después de "Popular Problems"·, editado en 2014, cuyo título, huele, tiene un "tufo" a "despedida" y recuerda al testamento sonoro de Bowie,"Blackstar"

Los comentarios sobre su posible "adiós" cobraron fuerza al escuchar las canciones del disco en las que su voz suena más profunda que nunca, y sus letras huelen a despedida y de ellas se deduce que reflexiona sobre un mundo que ha perdido la esperanza.

A pesar de ello Leonard Cohen quiso desmentir , en rueda de prensa, rotundamente,  aquellas voces que anuncian su final y afirmó con ironía : “Dije recientemente que estaba preparado para morir y creo que estaba exagerando (...). Tengo la intención de vivir para siempre...Si tienes suerte, mantienes el vehículo sano y preparado a lo largo de los años. Si tienes suerte, porque tus propósitos tienen poco que ver con eso. Durar mucho realmente no es elección tuya”.

En él se escuchan nueve canciones de un hombre sabio, desencantado, nostálgico, cansado, que aparenta estar en paz consigo mismo y con el mundo. Habla de amor, de despedida, del final de algo.

 Su música vuelve a lograr esa sensación envolvente, un vehículo para que el viejo sabio canadiense recite sus poemas, con el  aroma cálido, oscuro, seductor y reflexivo de una trayectoria que resulta perfectamente reconocible en este nuevo disco, producido por su hijo Adam.

«You Want It Darker» es el primer single,una "hipnótica canción", y también el tema más dramático, con aires de requiem. «Estoy listo, mi Señor», repite en esta especie de réquiem de casi cinco minutos, con el acompañamiento del lúgubre coro de la Sinagoga Shaar Hashomayim,  cuyas voces "recuerdan" al autor el sonido de su juventud. En este tema encontramos con el Cohen más espiritual, dirigiéndose a lo más profundo del alma humana.

Le sigue «Treaty», uno de los tres temas en los que él es autor de la música además de la letra, una balada sobre el amor perdido en la que Cohen, como en él es habitual, mezcla lo profano y lo sagrado.

En "On the level", nos encontramos con su talante picaresco, añorando sus épocas de seductor y es una bocanada de frescura al tono solemne del disco con un ritmo más ligero.

En "Leaving the table", segunda canción con letra y música del canadiense, recupera los "tiempos de vals",  recordando su "Take this waltz", con una guitarra de sonido "sesentero" que da la entrada a este tema que transmite una luminosa calma, en el Cohen alude nuevamente al del tiempo inexorable que hace mella en el cuerpo. 

Llega " If i didn't have your love" a manera de una encantadora canción de amor y agradecimiento en la que parece deleitarse.

"Traveling light", es una luz viajera que con aires nostálgicos y étnicos de un violín zíngaro que nos recuerdan a «The Gypsy’s Wife» o «The Traitor» y el  bouzouki, instrumento griego de cuerda, nos lleva hasta Grecia.

Nos acercamos al final con «It Seemed the Better»,  en el que Cohen reflexiona con aire solemne sobre religión y  muestra su escepticismo arropado de nuevo por el coro de la sinagoga.

Finalmente  llegamos a «Steer Your Way», tercera canción a la que él pone música, en la que suena  el Cohen de siempre, apoyado por los coros femeninos y un cuarteto de cuerda. Su voz, aunque "desencantada",llega llena de buenos consejos. 

Un tema instrumental«String Reprise / Treaty» 
a cargo de un cuarteto de cuerdas,  se encarga de cerrar el álbum, con Cohen repitiendo frases 
del tema «Treaty».

Nunca se sabe, pero, el "olor" y el "sabor" que queda  tras escuchar "You Want It Darker", es crepúscular. Un rebufo anímico , entre la puesta de sol y la llegada definitiva de la noche.