jueves, 25 de junio de 2015

TREINTA AÑOS Y UN DÍA: DE MALDITOS A ADMIRADOS :HOMBRES G


Ese es el nombre de la gira que trae a Hombres G, el 4 de julio, al Coliseo de A Coruña. Ese es, también, el tiempo que llevan "encadenados" a la música en cuyo transcurso pasaron de ser un grupo "maldito" a admirado. 

Ídolos de la post modernidad madrileña su pop sin complejos, "repudiado" por las grandes compañías discográficas, encontró  sitio en un pequeño sello independiente, Twins Records, y pulverizó los records de ventas de los grupos españoles cuando canciones como "Venezia" o "Devuélveme a mi chica" -- más conocido como "Sufre Mamón", otro de los versos del estribillo --se convirtieron en superventas en el verano de 1985…

Hace ahora "Treinta años y un día". Antes de fichar por el recién creado sello Twins en 1983, cuatro chavales David Summer, Rafael Gutiérrez, Daniel Mezquita y Francisco Javier, decidieron unir sus pasos para dedicarse a la música.Inicialmente se llamaron "Los Residuos", después "La Burguesía Revolucionaria" para, finalmente, tomar el nombre de "Hombres G" sacado de una vieja película de detectives "G-men".

 Con el master bajo el brazo "hicieron salas de espera" en las compañías discográficas poderosas, a la espera de que algún ejecutivo tuviera a bien recibirlos para escuchar su trabajo . Un mando intermedio de una de esas compañías, comentó "azorado", después del éxito de Hombres G que "los conocía de verlos sentados  día tras día en la sala de espera de su compañía sin que nadie les hiciera caso". 

Rechazados una y otra vez la suerte se alió con ellos cuando Paco Martín , un caza talentos con buen olfato para detectar estos jóvenes valores y sacarles lo mejor de si mismos, sin desvirtuarlos, como hacían los productores "todo terreno"  de las multinacionales, fundó su sello Twins, y firmo contrato con ellos. 

A título anécdotico, comentar que una de esas compañías que ni siquiera se habían dignado a recibirlos, después del éxito del segundo disco de Hombres G, les  ofreció un contrato de cien millones de pesetas…

Y aquí están después de "Treinta años y un día" con las canciones---y algunas más --  con las que en la segunda mitad de los 80 arrasaron a las generaciones más jóvenes, hoy ya creciditas, que compartirán con las actuales el pop desenfadado de sus ídolos.