martes, 30 de junio de 2015

COMENTARIO SOBRE "PERI" TRAS LA CONCESIÓN DEL PREMIO HONORIFICO DE LOS PREMIOS DA MÚSICA GALEGA MARTÍN CODAX

Marco el ritmo de Los Tamara a golpe de baqueta – escobillas incluidas -- durante muchos años .

Antonio Cruz “Peri” aún hoy , pasados los 70 años, habla  de música y resplandece.



Peri, en el centro de la foto de Los Tamara sentado entre Enrique Paisal  y Prudencio Romo

Antonio Cruz Arévalo, conocido artísticamente como “El Peri” o “Perillo”, recibirá el Premio Honorífico de los " I Premios Gallegos de la Música Martín Códax" , uno de los 14 apartados que contemplan estos galardones que el 15 de noviembre , la asociación “Músicos ao Vivo”, promotores de este certamen, dará a conocer la lista de finalistas para iniciar una segunda ronda de votaciones de la que saldrán los premiados de cada categoría y que tendrá su gala final el 13 de diciembre.

Cuando se trata de elegir a alguien para “endiñarle” un premio honorífico, el proceso de valoración de méritos, se complica ya que el abanico de merecedores suele ser muy amplio y surgen lo que se llaman dudas razonables que desbaratan la unanimidad del jurado. Pues miren por donde en el caso que nos ocupa, tras varias deliberaciones del comité de elección , saltó la sorpresa, y  una gran mayoría optó por concederle este primer Premio Honorífico de los Premios Gallegos de la Música a Antonio Cruz Arévalo…¡Tatatachán!.

 ¿Y quién es ese Sr., y que hizo para este merecimiento?, se preguntarán muchos lectores que no estén involucrados en los ambientes históricos de la música gallega. Pues de entrada decir que es un músico “histórico” –perdón Perí por el “palabro” – que marco el ritmo a golpe de baqueta – escobillas incluidas -- durante muchos años de Los Tamara y otras formaciones y logro con su talante humano una “riestra” de amigos, en su profesión – lo cuál es muy meritorio – y fuera de ella, entre los que me encuentro.



 "Peri", segundo por la izquierda, en la fila de bajo

Servidor lo trata desde el siglo pasado cuando “asistía” en el Playa Club, a finales de los años 50, a sus clases matinales de batería, delante de una partitura de Gene Krupa, que un joven Perillo leía y repasaba con insistencia, después de “hacer muñecas” con las baquetas. Tengo grabadas aquellas sesiones en mi memoría histórica aunque no lo ubique en el grupo que tocaba en la sala…Dudo si con Amadeo, el pianista ciego que estuvo “residente” en la misma durante muchos años o formando parte del combo de Pucho Portela, también asiduo de la boite. Si recuerdo que, cuando se marchaba me sentaba en el taburete  de la batería y como se llevaba las baquetas, el menda utilizaba cuchillos y tenedores para aporrear la caja, hasta que un día, a la vista de algún desperfecto causado en los parches de la caja, me echó una bronca que asustó a mi incipiente interés por llegar a ser “batera”. Historias…

Volviendo al premio, nada mejor que conocer los motivos del jurado, o comité, que entraron en juego para dárselo al “Rey del Guachismen” , título regio otorgado por Los Doré en la dedicatoria de la canción del mismo título que figuraba en el disco editado en 1997 con portada de Jorge Cabezas.


“¿Pero quien es   “Peri”?. En los Premios Galegos da Música Martín Códax nos toca reconocer a un músico que siempre tuvo las puertas abiertas al resto de los músicos, fueran de donde fueran, y vinieran de donde vinieran. Un batería que pasaba asombrosamente de profesor a alumno  en un  abrir  y cerrar de ojos . Un tipo inmenso, con un corazón de tumbao, y  una  mirada de rumba, que  aún hoy , pasados los 70 años, habla  de música y resplandece...Antonio Cruz “Peri” siempre fue de d retaguardia , de sombra, de esa última copa con el local cerrado , y  nunca pidió focos, atención, ni titulares…. Para los que hoy nos dedicamos  a la música profesionalmente , echar una mirada atrás y reconocer que un  batería que por el  año 1958 ya andaba  con métodos, estudios, ensayos,  giras , etc.. hace que te sientas parte de ese mismo motor que lleva tirando de tantos músicos  generación tras generación “.

Enhorabuena “Peri”, tú te lo mereces.