sábado, 29 de noviembre de 2014

REFLEXIÓN PARA DESPEDIR UN AÑO MUSICAL

Uno tiene la sensación de que el panorama musical español del pop-rock, está  "dormitando" en la "vulgaridad", en el "más de lo mismo" que lleva a la apatía




Una vez más -- y que lo sigamos haciendo durante muchos años -- llega el momento de repasar lo que el año que se despide, nos dejó  en los "andurriales" de la música. Nuevas apariciones que se asoman ilusionados en el escenario y "viejos" conocidos que siguen erguidos sobre las tablas por las que corretean con la energía de sus calidades. 

A partir de ahora, en la prensa escrita especializada y en los programas de  la radio musical saldrán a relucir listados con lo mejor de un año en el que," como en botica", hubo de todo y para todos los gustos.¿O no?.

Llevado por la genética de mi afición musical que reconozco tiene arrebatos "politicamente incorrectos", pocas veces saco a relucir lo que "no me gusta" . Paso de ello, dentro de un orden,  y centro mi atención en lo que  me hace "tilín" musicalmente hablando y claro, "of course", por supuesto, lo que se "considera  de interés general", aunque tenga mis dudas razonables al respecto 

 Me mueve el deber de informar y dar a conocer lo que a mi heterodoxo entender debe abandonar el semi-anonimato y asomarlo al exterior para que el público, el aficionado, lo valore. Y no es nada fácil porque aún transitando por los ambientes musicales, uno tiene dificultades de ponerse al día dado el "overbooking" de artistas y grupos que están en el "limbo" a la espera de que "pase algo".

 Parece como si los discos brotaran como las setas a pesar de las condiciones ambientales no sean las más adecuadas. Y de esas condiciones hostíles , como el "ivazo cultural",  vitriolo para el mundo de la cultura, no se pueden pedir "peras al olmo". 

Uno tiene la sensación de que el panorama musical español del pop-rock, está  "dormitando" en la "vulgaridad", en el "más de lo mismo" que lleva a la apatía. De ahí que cada vez es más numeroso el número de aficionados que no tengan claro la visibilidad del futuro inmediato y se refugien en tiempos pasados, que están recobrando una  vigente actualidad, y no precisamente por causas nostálgicas.

 Hay quién confía que este regreso al pasado, sirva como acicate para regenerar el presente y coger carrerilla de cara a un futuro  menos gris, más creativo, evolutivo, abierto, valiente y accesible. 

A lo mejor es mucho pedir a corto plazo, pero siempre queda el medio plazo en la esperanza. Se dice que para "amar" algo o a alguien, lo primero es conocerlo. Si alguien hiciera una encuesta  entre los adolescentes sobre la historia de la música pop rock -- servidor la hizo en petit comité --  y preguntara por artistas y grupos que la hicieron posible, los resultados serían, pienso, indicativos del desconocimiento que existe.

 Denle la importancia que esto tiene, supongo que para algunos poca por considerarla "diversión" a secas, pero para otros, los que la amamos, la suficiente por considerarla como cultura que también divierte . ¿Conclusión?. Ustedes dirán…porque pese a quién pese, la música seguirá sonando.



ç