viernes, 14 de noviembre de 2014

LOS ENEMIGOS DANDO CAÑA "INTELIGENTE" EN SU NUEVO DISCO

LOS ENEMIGOS VIVEN UNA NUEVA VIDA DISCOGRÁFICA "ATIZANDO" LAS GUITARRAS AL MÁXIMO AL TIEMPO QUE "MATIZAN"  SU ROCK AND ROLL VISCERAL


Después de "arrimarse" en 2011, tras diez años de separación, Los Enemigos -- Josele Santiago, guitarra y voz ;Fino Oyonarte, bajo y coros;Chema "Animal" Pérez, batería, percusión y coros, y Manolo Benítez, guitarras y coros -- volvieron a los estudios para grabar un disco con material nuevo, algo que desde hace quince años no habían hecho. Este reencuentro con una de las bandas españolas de rock más carismáticas, tiene su origen en la "gira Revuelta" que los junto de nuevo hace dos años, para "tantear" el ambiente y comprobar si sus fieles seguidores seguían "ahí" o se habían olvidado de ellos tras su larga ausencia de los escenarios y las estanterías discográficas. La idea de aquella gira era la de hacer unos "cuantos" conciertos que se convirtieron en "numerosos" ante el entusiástico recibimiento. 




En vista de lo cual Los Enemigos comprobarán que estaban vivos y que tenían aún una vida por delante. Y así se gesto su disco  "Vida Inteligente", con 14 nuevos temas tras dos años de clásicos, título  indicativo de lo que nos encontramos en su interior: " rock and roll visceral, sin medias tintas, con guitarras y reflexiones existenciales potentes".

 O sea, Los Enemigos en estado puro, "atizando" las guitarras al máximo, pero, en este caso "matizando" más los temas, con aperturas instrumentales por las que se cuela la voz de Josele, con tono irreverente, irónico y  bravío, que por momentos se torna "amable",  modulando el contenido de unas letras que, sin llegar al panfleto, inciden en la conciencia social exponiendo una indignación civilizada -- "Gurú", "Firme aquí", "Hombre que calla" o "Café con sal" --. 

En "Vida Inteligente", que  editan en su sello con los formatos de vinilo, CD y digital, se les nota, más "relajados ", dentro de un orden cañero, en los medios tiempos, con acercamientos a estilos que en principio no "encajan" en su música, pero que siempre estuvieron pululando en ella.

 Para dar mayor consistencia vital a su nueva etapa, grabaron el disco a la "antigua usanza", juntos en una sala y tocando a la vez, para captar la energía de los directos pensando ya en salir de nuevo a la carretera a punto de cumplir 30 años desde que en Malasaña iniciaron sus andanza musicales.