lunes, 15 de enero de 2018

EL FOLK GALLEGO SIGUE "ACTIVO"



A pesar de que el folk no tiene la "visibilidad popular" de otras músicas como el pop o el rock, en los medios de comunicación, en Galicia siguen llegando al panorama discográfico una buena remesa de trabajos de grupos folk y de música tradicional que mantienen "vivo y coleando",con vitalidad,calidad y personalidades
 diferenciadoras el espíritu de la música tradicional gallega.


En cualquier estilo musical, los artistas y los grupos tienen en principio la grabación de un disco como objetivo para darse a conocer y a partir de ahí realizar conciertos presentación de su trabajo. Los ya "consagrados" para mantener su status y dar salida a su creciente creatividad que les impulse para ampliar el fondo y la forma de  su trayectoria artística y seguir "vivos" en el panorama musical, en donde, fuera de su  "hábitat" natural  -- los festivales de verano-- , se mantienen activo en los circuitos musicales de teatros donde se hacen "visibles" y donde cada día es más numerosa su presencia. 

Durante el pasado año alrededor de una veintena de trabajos discográficos -- de los que tuviera constancia -- vieron la luz :"Indo e vindo" de Milesios, "Celtis Australis" de Pancho Álvarez", "O gaiteiro de santo Xusto" de Bruno Villamor, "Azul de Bueu", "Aires de Pontevedra.Homenaxe a Ricardo Portela" de Oscar Ibáñez, "Vilaverde"de Os Viqueiras, "Cantos da Ialma" de Xulio Lorenzo, "Qixera ser dos paxaros" de Os D´abaixo, "Aviaxe de Yoyo" de Dous, "Marcho que teño que marchar" de Magín Blanco, "Alma" de Avaro Iglesias, "Catálogo de sons" de Antón Varela & Carlos Beceiro, "Uxía/O" de Uxía, "A Banda da loba", EMPA de Central Folque, "Silence Lovers Club" de Fernando Barroso, "Prólogo de Samaruas,"Vinculeiras" de Boiba,  "Azougue"de Pedro Lamas, Jacobo de Miguel y Xosé Lois Romero.

 La mayoría de los mencionados han "visitado" esta columna con el correspondiente comentario. 

 Posiblemente hayan sido algunos más, pero por su limitada promoción, no tenemos conocimiento de ellos, lo cual no deja de ser una desventaja para su conocimiento y posterior difusión, aunque  el manejo de redes sociales sea clave para que los grupos y solistas estén en los "escaparates públicos".