jueves, 4 de enero de 2018

2018:VIENEN RINGO Y SHAKIRA.¿Y QUIÉN MÁS?


Tras el anuncio de que el ex-Beatle Ringo Starr visitará A Coruña con su banda de "All-Stars" el próximo  29 de junio  y a la espera de la recuperación de las cuerdas vocales de Shakira  que le permitan reiniciar su suspendida gira mundial "El Dorado -- en el primer semestre del año -- los aficionados se vinieron arriba y las campanas del optimismo volvieron a repicar ante la posibilidad de que, de nuevo, A Coruña, entrará a formar parte del "Circuito de las Estrellas" como en los "viejos" tiempos en los que  Prince, Tina Turner, Sting, Paul Simon, Whitney Houston, Elton John, Frank Sinatra, Bob Dylan , Neil Young, Deep Purple, Mark Knofler, Ray Charles, Joe Cocker, Van Morrison, Supertramp o Iron Maiden  -- por citar algunas de las muchas grandes estrellas de la música internacional --que dieron conciertos en la ciudad.

 Creo que no. 

Eso sí, seguirán viniendo estrellas, pero de otras "constelaciones" musicales, españolas y latinas, con un poder de convocatoria, como ya han demostrado, mayor que alguno de los citados protagonistas de la historia de la música pop-rock que visitaron la ciudad. 

Entre otras cosas porque el Coliseo, lugar idóneo para recibir esas visitas, por su organización y adecuación a las medidas de seguridad  tiene una capacidad limitada que no cubre las expectativas de los grandes promotores para venir como empresa --aunque estas perspectivas de negocio se vean defraudadas en ocasiones por "excesivos" precios de las localidades para paliar su "poca" capacidad --.

 Hay que tener en cuenta que "antaño" algunos de los conciertos estelares llegaron a la ciudad bajo el "mecenazgo" del Xacobeo que tenía en su presupuesto a la música como un reclamo "turístico" del primer nivel. 

También el Ayuntamiento de A Coruña los consideraba como tal y arrimaba "ayudas" a la causa, pero la "crisis"  cerro el "circuito" y ajustó los presupuestos, que ya no están para "alegrías", por lo que los promotores buscan "compensaciones" que "mitiguen" riesgos.

 Por tanto mirar hacia tiempos pasados puede devolver nostalgias pero difícilmente volverán. Así pues, toca "conformarse" con lo que hay , que no es poco, y también es bueno. 

Y para no perder el contacto con los conciertos en directo, ahí están las programaciones estables de salas y clubs que mantienen el "espíritú" de la música, "más allá de las estrellas".