miércoles, 24 de agosto de 2016

DULCE TOOTS: ADIÓS CON EL CORAZÓN



Recuerdo el concierto que Toots Thielmans diera en marzo de 2001 en el Auditorio de la Fundación Barrié, dentro de los recordados Ciclos de Jazz,  con el aforo cubierto. Y lo recuerdo con una sonrisa placentera.

 Fue uno de esos conciertos en que uno sale con el ánimo henchido por la satisfacción de lo allí escuchado. 

Mr. Thielmans --, guitarrista, armonicista, compositor y "silbador" de jazz -- a punto de cumplir 79 años se plantó en el escenario con su armónica en ristre y una marcha impensable para su edad, haciendo gala de  una simpatía arrolladora, con la que se metió de entrada al público en el bolsillo. 

En compañía de su inseparable armónica empezó a mostrar su talento artístico, que lo incluyo por derecho propio en el listado de las leyendas del jazz, mostrando las inflexiones que se pueden sacar a este instrumento, llenas de intervalos,mezclas y fraseos, con una capacidad de improvisación exuberante . 

Fue un concierto kaleidoscópico de formas y colores, que invitan a soñar haciendo viajar al auditorio por diferentes paisajes con una música que estuvo siempre en medio de la sonrisa y las lágrimas.

Toots jugo con el sonido persistente, obsesionante de su armónica haciendo que en las baladas las lágrimas -- que incluso asomaron en su cara recordadando a Louis Armstrong al que proclamó  como "el número uno de todos los tiempos" --adquirieran en la , en la afligida melodía , el ritmo profundo del corazón, o llegaran a convertirse en retozones espasmos rítmicos al llegar la bossa nova.

 Al final se emcionó una vez más , y emocióno al público al decir adiós con el corazón, interpretando "Heart to say Goodbye" .  Toots  formó parte de los "Charlie Parker's All-Stars"(1952) y compartió escenarios y estudios  con Miles Davies, Ella Fitzgerald, Benny Goodman, Dinah Washington,Oscar Peterson,  Jaco Pastorious, Chet Baker, George Shearing, Quincy Jones, Bill Evans, Astrud Gilberto,  y Stevie Wonder entre otros. 

Mr.Thielmans acaba de fallecer. El ilustre jazzista abandonó este mundo tal y como vivió: dulcemente y con una sonrisa en los labios a los 94 años. Se "fue felíz", en palabras de su representante.

 Desde aquí, te nos despedimos de ti como tú lo hiciste en su día de nosotros :  " Heart to say Goodbye".