miércoles, 13 de enero de 2016

REVOLVIENDO EN LOS ARCHIVOS - 2002-ENTREVISTA CON RAFAEL VIDAL GÓMEZ Jefe de Protocolo de la Diputación Provincial de A Coruña

                           RAFAEL VIDAL GÓMEZ DE TRABECEDO


El Ideal Gallego 2002
Por Nonito Pereira

 LAS RELACIONES PÚBLICAS ESTÁN VINCULADAS AL CAMPO DE LA IMAGEN Y LA COMUNICACIÓN.

"UNO VE QUIÉN MANDA O QUIÉN NO MANDA SEGÚN ESTE SITUADO EN UN ACTO "

En Protocolo, quién tenga mucho protagonismo, acaba por ser víctima de su propio papel en la "película"



Lo suyo son las Relaciones Públicas y el Protocolo, aunque de chaval nunca pensó  que, de "mayor", llegaría a ejercer estas actividades profesionales: " La verdad es que, cuando empecé a estudiar no sabía lo  quería estudiar,  ni lo que iba a terminar. Lo último que pensaba era que iba a ´caer´ en la Diputación y terminar dando cursos de Protocolo... es la evolución de la vida".  Una vida que inició en 1951 en Marruecos, donde su padre, militar, estaba destinado. A los pocos meses, Rafael Vidal Gómez de Trabecedo ya estaba en A Coruña, su ciudad. Estudia párvulos en el Colegio de los Padres Dominicos y el Bachillerato en la Academia Galicia : " Me considero un ex alumno orgulloso de haber estudiado en la Academia Galicia. Tengo muy buenos recuerdos de este colegio. Creo que era un magnífico colegio, con unos profesores que, a medida que pasa el tiempo mejoran (risas). Si, si, tenían fama de "huesos" y muy exigentes. Y la verdad es que lo eran. Pero, por lo general , todos los que allí estudiamos estamos convencidos de que gracias a esas exigencias,  hicimos un magnifico bachillerato  ".

Lo de "hueso" no iría por su padre, el capitán Vidal que, como profesor de gimnasia de este centro docente, "torturaba" a los alumnos con los "saltos de potro" y de "plinto".
(Risas).No recuerdo que nadie repitiera curso por suspender gimnasia (más risas). Efectivamente mi padre, al que usted recuerda como capitán Vidal fue también conocido por el comandante Vidal ya que cambiaba de "nombre" a medida que ascendía. Dio clases de gimnasia en la Academia Galicia y siempre estuvo muy ligado al mundo del deporte, ya que fue presidente de la Federación Gallega de Atletismo, de la de Fútbol Aficionado y también de la Federación de Esgrima.

Y por aquello de no  confundir la gimnasia con la "magnesia" usted se decide por ir a estudiar Económicas a Barcelona. ¿Porqué no Relaciones Públicas".
Por qué de aquella no había licenciatura de Relaciones Públicas, una carrera que tiene pocos años como título oficial y que ahora  si se puede estudiar en la Universidad de Vigo, en la Facultad de Ciencias Sociales de Pontevedra. Empecé a estudiar la carrera de Económicas y al final terminé licenciándome en Derecho. Con 22 años, entré a trabajar en la Diputación Provincial de A Coruña. Fue en diciembre de 1973, cuando era presidente de la Diputación Angel Porto Anido, y lo hice en el gabinete de prensa. Precisamente cogí el relevo de ese gran periodista que es Fernando Ónega. Ahí empezó mi vinculación con la prensa, las Relaciones Públicas y el Protocolo. Digamos que en mi caso, me toco aprender la teoría y ponerla en práctica todo al mismo tiempo. Lo que no deja de ser una suerte.
Desde su experiencia, ¿no tiene la sensación de que la palabra "Relaciones Públicas" se  está utilizando fuera de contexto?
Algo de eso hay. Estamos en un momento en él  que parece que las palabras han perdido su significado y a veces no se sabe lo que se quiere decir con ellas. Cuando hoy álguien habla de Relaciones Públicas, no tenemos una referencia exacta de lo que se quiere decir. Así como un médico, es un médico, un abogado es un abogado y un arquitecto es un arquitecto, con especialidades  o sin ellas, cuando alguien se refiere a las Relaciones Públicas, la palabra en si misma no dice nada y se puede aplicar, como se aplica,  a muchos aspectos. Desde el joven que dice, " yo soy Relaciones Públicas de una discoteca",  por el mero hecho de captar clientes, hasta quién vende libros a domicilio, pasando por quién ejerce una actividad "poco santa". Es una especie de "cajón de sastre" que desfigura la imagen de quiénes estudian una licenciatura con la pretensión de ejercer unas Relaciones Públicas serias. ¿ En que sentido?. En el sentido ejercer relaciones entre personas e instituciones, vinculadas fundamentalmente al campo de la imagen, y por lo tanto, al campo de la comunicación. De ahí que la palabra se emplee siempre en plural.
.¿ Que trazos, a su entender, dibujarían el perfil de una buena o un buen "relaciones"?
Como en otros órdenes de la vida, es dificil hacer el retrato robot de una o un  buen relaciones públicas modélico. ¿Porqué?. Por qué se conjugan varios aspectos. ¿ Quién es mejor jurista?, ¿ el abogado "peleón" que va  un juicio y defiende , o el que está en una universidad estudiando el tema e imparte doctrina? . Los dos son buenos abogados. Lo mismo sucede en las  relaciones públicas. Aquél que tiene contacto con el público, digamos que debe tener don de gentes, buen aspecto, ser simpático, agradable. Pero, una persona hosca y desagradable, también puede ser un magnífico  relaciones públicas planificando en la sombra. De hecho, me parece que las grandes estrategias de las relaciones públicas van por la "cara oculta". Alguien planifica y quién da la cara,  es otro.
Que fue primero, ¿ el Protocolo o las Relaciones Públicas?
¡ La pregunta del millón! (risas) . Es como si me preguntará que fue primero, el huevo o la gallina. Existe una polémica al respecto que viene de lejos. .Por un lado  hay quién dice que el Protocolo forma parte de las Relaciones Públicas y por otro quién defiende lo contrario, que antes de existir las Relaciones Públicas solo había Protocolo y ceremonial, por qué,  lo que había antiguamente eran "ceremonias". Lo que pasa es que la gente era consciente de que esas ceremonias transmitían comunicación y consecuentemente retransmitían relaciones públicas. Desde esa óptica de la comunicación, puede decirse que "nacieron" al mismo tiempo. Precisamente estoy impartiendo clases en un Master de la Universidad de Vigo que se llama " Comunicación y Protocolo",  en el que el Protocolo se entiende como imagen externa
Que hay de cierto en la frase , "el Protocolo es la expresión plástica del poder "
Pues que tiene bastante sentido. Mire usted, en el fondo, en el subconsciente, uno ve quién manda o quién no manda,  según proximidades o según esté situado en un acto. De ahí, que surjan  algunas  "peleas" aparentemente tontas.
Es de suponer que esos "piques", provocan sustanciosas anécdotas que no trascienden a los medios. Recuerda alguna...
Si, pero, precisamente por su  privacidad, no se pueden contar. En muchas ocasiones lo que usted llama "piques" , son producto de una "guerra" anterior emprendida por causa de una determinada colocación, por un sitio, por una preferencia o por quién preside o quién inaugura.  Si quiero decir que, al menos en esta comunidad, las relaciones entre autoridades son bastante "pacíficas" .
Como veterano de las relaciones públicas, ¿ que consejo le daría a quiénes empiezan su carrera?
Que tengan paciencia, perseverancia y fe en sí mismos. Es importante tener el convencimiento de se hacen bien las cosas, sean o no reconocidas. ¿ Protagonismo?. El mínimo. Quién tiene mucho protagonismo en Protocolo, mal asunto. Acaba por ser víctima de su propio papel en la "película". Cuando menos se aparezca, mejor.
Gracias Sr. Vidal, por dejarse retratar y asomarse en esta Galería respondiendo  con "protocolo"  a nuestras preguntas.