domingo, 22 de febrero de 2015

EL "FENÓMENO" DE LAS BANDAS TRIBUTO



Los grupos que rinden homenaje a otros es un fenómeno relativamente creciente en España y en torno a su existencia se suscitan opiniones encontradas a favor o en contra. ¿ Ha que se debe el éxito de su presencia en la escena musical?...¿Escuchar y "ver" en vivo temas de grupos a los cuales no se pudo ni podrá verse jamás en directo?...¿Tal vez a la nostalgia?...¿O tal vez sea un indicio de lo mal que está la música?.

Que nadie me malinterprete, ya que respeto infinitamente a todos los músicos que se embarcan en esa aventura y a las bandas que deciden hacer esta propuesta y crear bandas tributo, cover bands o como se quiera denominar .

De hecho me gustan algunos de esos grupos que se dedican a los homenajes y reconozco que se lo "curran"  muy duro en el local de ensayo y luego en el escenario, sin olvidar que entiendo que los músicos quieren tocar y en lo posible ganarse la vida con estos "formatos" y tienen la posibilidad de hacerlo en muchas ocasiones en esta tesitura. 

Mientras las bandas que homenajean a grandes grupos han logrado un lucrativo hueco en el paisaje del pop rock, creo hablar por muchos cuando digo que, de un día a otro, los tributos empezaron a tener más oportunidades que las bandas que no tributan a nadie excepto a la creatividad y a la música.¿ Dónde está la clave de su buena acogida?.

A bote pronto se me ocurre que los "tributos" sacan de casa a gente que, muchas veces, no es el público habitual de los conciertos. La gente prefiere ir a un concierto en el que las canciones que se tocan le suenen y las pueden cantar, que ir a un concierto de un grupo, aunque sea muy bueno, porque no conocen ninguna canción. Hay personas de 50 años a quienes les gusta la música en directo pero no encuentran una oferta a su gusto. Este tipo de grupos atraen a muchas generaciones, tanto  a jóvenes o maduros. Unos fueron seguidores de las artistas originales, y otros, al tratarse de nombres muy populares, han escuchado su música de una u otra forma".  

Otra clave está en  el precio, que permite ver un buen concierto con entradas "asequibles". El caso es que la formaciones tributo están en auge y muchas veces no se sabe muy bien si el aplauso del público va dirigido a la banda "tributo" o a las grandes bandas a las que rinden homenaje.

 Grupos "tributo" sí, mi respeto para estas formaciones que tienen su mérito,-- "apuntalando" la era del rock clásico que se está olvidando lentamente --posiblemente estos conciertos también cuentan con la fuerza de la nostalgia, aunque siempre seguiré defendiendo primero a los grupos con temas originales y propios, a las bandas que se baten el cobre todas las semanas en todos los puntos de este país, haciendo carretera y manta, bocadillo, carga y descarga. Esos grupos a los que, a lo mejor, el día de mañana también se les rendirá homenaje. Quién sabe, soñar no "tributa" impuestos.