martes, 3 de febrero de 2015

DE LOS DISCOS DEDICADOS A LAS RADIO-FÓRMULAS: ÁNGEL ÁLVAREZ,

Para los que amamos la música, hablar de fórmula, la verdad... A mí me suena a química. Te  quieren encajar en un sistema, cuando yo trato de dejar que la imaginación vuele.


Iba yo absorto con mis auriculares marcando el paso musical por la "ruta del colesterol",-- el Paseo Marítimo coruñés --cuando en el pinganillo escuché, en una las abundantes radio-fórmulas del díal, que los oyentes pedían canciones para escuchar, algo así como los discos dedicados" de antaño. 

Al escucharlo  empecé a bombear recuerdos de aquella radio que se escuchaba en los años 50 en el que los "discos dedicados" eran casi la única oportunidad de escuchar música, hasta que con la llegada del rock and roll las emisoras de radio empezaron a dar cabida , a comienzos de los años 60, a la llamada por aquél entonces música "juvenícola.

 El tiempo pasó y las programaciones musicales fueron  cogiendo cuerpo y audiencia, más allá de los "discos dedicados". El 18 de julio de 1966, llega a la radio española  de la mano de Rafael Revert, una nueva fórmula musical basada en  "Top 40" de la radio norteamericana:"Los 40 Principales". Revert había trabajado con Ángel Álvarez en el programa "Caravana musical", creado por el maestro en 1962, que se convirtió en catalizador de inquietudes musicales. 

Todo empezaría a cambiar con la llegada tardía a España de la FM, en 1973,  que se convirtió en el refugio de la música. Con la llegada de la "nueva radio musical", las radio-fórmulas encontraron su espacio natural y poblaron los diales cambiando el "estilo" de presentación de los discos, con voces variedad de énfasis y adornos. 

Contaba Ángel  Álvarez, el gran maestro de la radio musical, que lo de las radio-fórmulas no era algo de su agrado: "Hombre, no, porque ya de por sí la palabra es muy desagradable. Para los que amamos la música, hablar de fórmula, la verdad... A mí me suena a química. Te  quieren encajar en un sistema, cuando yo trato de dejar que la imaginación vuele. Además quita personalidad al presentador, al establecer  un modo determinado de hablar. Para mí es artificioso, porque quita naturalidad al locutor. Para hacer giros, énfasis y adornos ya están las escuelas de declamación". 

Así era mi maestro, el maestro de muchas generaciones de aficionados a la música del que aprendimos mucho y al que se le va a recordar el sábado día 7,  en la sala Garufa de A Coruña, a partir de las 11 de la noche,  dentro del concierto tributo a la "Música de los Guateques" de los años 50-60.