martes, 25 de marzo de 2014

PERFIL CIUDADANO: JOSE LUIS PITA TRIGO, “BRONSON”: EL "PIPAS" DE LOS TAMARA


 MUCHOS DE LOS QUE PRESUMEN DE HABER SIDO AMIGOS DE PUCHO,  LO HACEN PARA LUCRARSE DE UN MUERTO.



Entrevista publicada en 1998 en El Ideal Gallego
Nonito Pereira

Hoy nuestro perfil ciudadano no recoge  precisamente el lado “guapo” , la fachada bonita, de la sociedad coruñesa. Hoy se asoma a esta Galería , un  poblador del lado “oscuro”  que durante muchos años de su vida vivió entre las bambalinas del ambiente musical cargando y descargando equipos de sonido. No es un triunfador , pero si un personaje popular en las entresijos  del ambiente musical, allí dónde no hay aplausos ni reconocimientos públicos, y si trabajo anónimo y fidelidades no siempre bien remunerado económicamente y donde  las vanidades no tienen cabida. 

Se llama José Luis Pita Trigo pero todo el mundo lo conoce popularmente por Bronson, “pipas” de Los Tamara, hombre de confianza y amigo de todos ellos durante casí 20 años e incondicional de Pucho Boedo en los momentos en que Puchiño más necesitaba de amigos.




Se dice que la cara es el espejo del alma. Bueno, si es así, alguien se llevó cambiada la cara de José Luis porque, la dureza casi granítica de los rasgos de su cara, no se corresponden en nada o  en muy poco con la realidad. En su caso el rostro es un impostor que esconde a un buen hombre y una buena persona. .Cierto que, sin conocerlo José Luis impone a bote pronto respeto y algo de “cangüelo” pero, y a pesar de  tener facciones de boxeador, nunca pego algo más que no fuera un sello de Correos, aunque alguna vez estuviera a punto de ser noqueado por los infortunios de la vida. Amigo de sus amigos – que reconoce no tener muchos --, Bronson no despilfarra belleza  física, pero si rezuma buenas dosis de bondad humilde bajo un rostro silencioso:

 “ Nací va hacer 51 años en la calle del Sol donde me crié con la hermana de mi abuela que se llamaba María. Debe recordarla. Era una Sra. bajita y gorda que vendía lotería cerca del cine Savoy en la calle Real y también periódicos. Cantaba los titulares de “La Noche” y sobre todo de “El Caso” como nadie (risas). ¿ Colegio?. A los ocho años ya estaba trabajando como chaval de recados en la desaparecida Panadería Fariña de la Avda. de Finisterre . Mi profesión de siempre fue la de panadero. Profesión que ahora ejerzo en la Panadería Sanjurjo de la Plaza Pio XII enfrente al Mercado de San Agustín, donde por cierto estoy muy a gusto.

¿Es cierto que cuando los niños lo ven echan a llorar?
(risas). ¿Que quiere que le haga  con esta cara?. Ya me decía Pucho Boedo que tenia que ir a ofrecerme a la Virgen de Fátima y , sino quedaba bien,  fuera a Lourdes y si hacia falta a la de Pastoriza. Pero quién me conoce sabe que  no soy ningún “cocón”

¿ Como llegó un panadero a carretar equipos de sonido?
¡ Por la fuerza!. Como lo oye. Tendría 15 o 16 años cuando Neira, de la Orquesta Spallant , que también era panadero  como yo, al ver que de fuerza física andaba bien, me dijo que lo ayudara a llevar su material y el de la orquesta. A los 19 años me vieron Los Tamara lo bien que carretaba el  sonido y me ofrecieron ir con ellos para Madrid.. Vivía con ellos en la Pensión Arcos de la Gran Vía  ¿ Técnico de sonido?. No, yo solo lo cargaba y descargaba aunque Pucho me decía que le quitara agudos a su micrófono y lo enfocara bien con el cañón (risas)

Y con ese físico suyo ¿ no llegó a ejercer de “guardaespaldas”?
A esa gente no le hacía falta ningún guardaespaldas porque ellos solitos se la guardaban muy bien. Con ellos estuve hasta que Pucho cayó enfermo. ¿ Dar la cara por él?. Nunca hizo falta,  pero como tenía mucha retranca y era bastante “coñón”, a su manera, a veces de guasa me decía : “Bronson, aquel me mira mal, vai por él “.y nos reíamos.

Lo de Bronson, ¿ de donde viene?.
Me lo puso en Madrid Fernando Navarrete, director de programas de la TVE el día que fui con Los Tamara creo recordar que al programa Aplauso. Al verme, dijo : ¿ Pero si este Sr. es el doble de Charles Bronson ¿ . Me maquillaron y salí en el programa junto a Los Tamara. Después me hicieron  entrevistas José Luis Uribarri y José María Iñigo a cuenta de mi parecido con el Bronson ese de las películas que se lía a tiros y no deja a nadie vivo. Después de mi debut televisivo Pucho siguió llamándome Bronson y Bronson me quedó.¿ Yo malo ¿ Me tienen por malo por el físico , pero todo es fachada

¿ Como es el mundo de la música de puertas para adentro?
Muy difícil cuando podía ser fácil si hubiera más compañerismo y no tanta envidia. En la música, el mejor amigo te la juega. Es una profesión de mercenarios donde el dinero manda. ¿ Fiel?. Si, por eso me tienen en el ambiente desde que entre él. Fui fiel a Los Tamara  cuando estuve con ellos, y más tarde con Los Keys, Los Trovadores y la Orquesta Trébol.

Ud. que lo conocía bien ¿Alguna vez penso que Pucho Boedo iba a ser tan mitificado como ha sido una vez muerto?.
No, nunca. El, en vida, lo llegó a pasar muy mal. Tenia más enemigos que amigos  dentro de la profesión. Y los que eran amigos lo eran de verdad y lo fueron hasta su muerte.. Muchos de los que hoy andan presumiendo de haber sido sus  amigos, y no voy a dar nombres de esos falsarios,  lo hacen para salir en algún programa de televisión  y sacar de alguna manera “lucro” de un muerto . ¡ Si Pucho levantara la cabeza ¡. ¿El homenaje más emocionante?. El que se le hizo en A Coruña en el Pabellón de los Deportes y que habías presentado . La respuesta de la gente  fue maravillosa . Pucho estaba muy mal, apenas podía levantarse del taburete y cuando se puso en pié y la gente empezó a aplaudirle empecé a llorar..Al final nos reímos mucho  cuando pidió un poco de whisky con leche para recuperarse de la emoción. También fue muy emocionante el homenaje que le hicieron e Londres donde los gallegos gritaban ¡ Pucho, non morras!.

Cuando retomó su profesión de panadero
Cuando me di cuenta de que lo necesitaba. Porque  aún considerándome “rico de espíritu” en lo monetario soy más bien pobre. Tengo 50 años y llevaba toda una vida de un lado a otro cargando y descargando material con las orquestas . No tenía nada ahorrado porque el dinero que se ganaba  con los “bolos”, cuando los había,  solo daba para ir tirando. Además  tampoco tenia ningún seguro y eso a mis años me preocupaba mucho. 
Boedo me decía: “Neno, nunca te olvides do oficio” y no me olvide, afortunadamente para mí, de ser panadero. Hago algún “bolo” de vez en cuando , si el trabajo me lo per,mite para ganarme unas pesetas a mayores que siempre hacen falta. ¿ Si me acostumbro a mi horario actual?. No me queda otra y tampoco era moco de pavo andar con el camión de un sitio para otro, sin apenas descansar. Hoy me levanto a las 2 , 30 de la madrugada y como no hay autobúses a esa hora,  y el dinero no llega para coger un taxi todos los días, vengo andando desde Palavea, donde  vivo,  hasta el trabajo . ¿ Cuanto me lleva?. . Menos de una hora. ¡ Aún estoy en buena forma física ¡.

 Que alimenta más ¿ el pan o los recuerdos?

El pan es el pan pero entre dos rebanas unos buenos recuerdos me sientan fénomenal. La mayoría de mis mejores amigos han muerto y me siento muy a gusto recordándolos. Cuando me siento solo y eso sucede más veces de lo que quisiera porque murió mi madre y mi hermano con  quiénes vivía, me refugio en los recuerdos. Ellos son los que me dan fuerzas para seguir adelante.