miércoles, 12 de marzo de 2014

EL CENSO MUSICAL GALLEGO,CRECE SIN CESAR, A PESAR DE LAS CONDICIONES ADVERSAS

           CICLO EVOLUTIVO MUSICAL....NACER, CRECER,  MULTIPLICARSE... O NO

.
Parece increíble, pero en una situación poco propicia para dar a luz nuevos solistas y grupos, el censo musical gallego crece sin cesar. Siempre ha sido difícil --más o menos --vivir de la música pero hoy día más.
 Y aún así llegan en oleadas --¡bienvenidos! -- empujados por la fuerza motriz de las nuevas tecnologías y las redes sociales enarbolando una diversidad de etiquetas en ocasiones difíciles de "colocar": Música alternativa, , electrónica, folk, fusión, hard rock, metal, soul, rap, r&b, jazz,  , otras músicas, pop, pop-rock, rock, versiones., y demás, "con-post" incluido .

 La idea de "catalogar" los estilos musicales por géneros, nació con la idea de facilitar la "vida" al aficionado que va buscando algo específico que sea de su agrado, y elegir según sus gustos,  aunque  el "jirigay" actual de nomenclaturas no ayuda demasiado. Grupos y nombres que uno, jamás había oído. Decenas y decenas de grupos que se machacan a diario o semanalmente en un local de ensayo, buscando la diversión, la notabilidad, la vanidad, la creación, la fiesta… o el sueño máximo de una rock star, que de todo habrá. 

La mayoría  cuenta con grabaciones, bien físicas o virtuales, y han actuado en sitios diversos, configurando un escenario en el que la vida "útil" de muchos de ellos suele tener  poco recorrido. No importa, la afición y la ilusión mandan y lo que tenga que llegar, llegará o no. Viven el día a día, disfrutan, hacen "equilibrios" en la "redes sociales" que son una herramienta vital para promocionar sus conciertos, publicar noticias, subir todo tipo de videos, hacer escuchar -- y vender -- sus canciones.

 En los Conservatorios y Escuelas de Música está el "germen" de tanto nacimiento
pero "arriba" está su expansión. Grabar, editar y subir, para darse a conocer por parte de las nuevas bandas y solistas que no tienen el recurso  para grabar un disco. Siempre fui partidario de ayudar en lo posible a los "recién nacidos" porque la música vive de la "creación"

. De momento, toca acoger a los "nuevos" que vienen pidiendo sitio con cordialidad y templanza crítica. Tiempo al tiempo es lo que hay que dar y llegado el momento si la "semilla" fructifica abonarla para facilitar su crecimiento, ya se encargarán las inclemencias varias del mundo de la música de marcar las pautas a seguir