miércoles, 9 de mayo de 2018

LOS DUQUES DE MONTERREY SIGUEN CON SUS "CORRIDOS DE BATEA" AHORA CON "CHILI CON GRELOS"




Indy Tumbita y Linda Lamar, los Duques de Monterrey, cuentan que cuando estaban "recluidos" pasando frío en Monterrei, Ourense, -- la hermosa tierra que da origen al Monterrey de México --, se les  ocurrió, comenta Linda, ponerle la letra a la canción "Pedrito el Diablo" del disco "Pedrito Diablo y los Calaveras-- grupo de Indy Tumbita --y que mezclase cultura gallega y mexicana, que en el fondo, afirma, tiene mucho que ver, hay muchas relaciones, y por otro lado la música mexicana siempre me ha interesado porque dice verdad, es lo que me gusta a mí .Nos pareció una buena idea y a partir de ahí vino el resto... 

Unas  "correrías" en las que a través de sus "Corridos del Norte", también conocidos como "corridos de batea", muestran su particular interpretación de la realidad gallega  a ritmo de la música norteña mexicana, en unos momentos en los que la tele-serie "prohibida", "Fariña", que está recabando la atención de los telespectadores. 

En "Chili con Grelos" (Bad Death 2018)  escuchamos diez canciones -- que muy bien podrían haber formado parte de la banda sonora de "Fariña" --  que condensan en pocos minutos ,planteamiento, nudo y desenlace de historias acaecidas en las Rías Baixas durante la "edad de oro" del narcotráfico que los Duques de Monterrey aliñan musicalmente con zumo de rancheras y tex mex. 

Un maridaje, el del amargor de nuestro grelo con la acidez de los sabores cítricos de la comida mexicana, resulta "perfecto" en opinión de estos "chefs musicales" que presentan un menú musical -- "Romeo y Julieta", "Almas Perdidas", "Juan Sebastian", "Rosi reina de la coca", "Ponme un trago", "El corrido de Don Pedro", "Santa Compaña", "Revolucionarios", "Maldito amor" y "Volver, Volver" -- sin moralina, ni tampoco exaltación del narco tráfico, y que son solo una exposición de hechos reales de los que cada cual extraerá su conclusión. 





Los Duques de Monterrey se consideran un "grupo de rock and roll macarra", con las guittarras siempre lejos de los sobacos y el volumen al "once". 

Dan mucha importancia a la imaginería que rodea al grupo que está ligada a la tradición visual mexicana puesto que, en su opinión, a través de la estética se inocula el germen de la ideología y una vez propagada la "infección"  el público toma partido