jueves, 12 de abril de 2018

EN "LOS ÁRBOLES" FLORECE EL POP



Al principio pensaron en llamarse "Los Árboles Mueren de Pie", porque les gustaba mucho el significado de esta frase, pero,  sospecharon que en poco tiempo todo el mundo acabaría llamándoles "Los Árboles" así que decidieron atajar el problema y acortarlo ellos mismos. 

Y estos  "Árboles" , que dan fruto musical  fueron plantados en Salcedo(Lugo) a finales del 2010 por Alexandro González (guitarra, piano y voz) que contó con la ayuda inicial de  Alberto Barreiro (bajo y coros) a los que se unieron MarceloPedredo (Guitarra), Octavio Barreiro (batería) y Martín González (Sintetizador, percusión y coros).

 Fueron creciendo convenientemente abonados con fertilizantes maquetas, componiendo, ensayando sin prisas, pero sin pausas, actuando en pequeñas salas y festivales, para que su cosecha musical tuviera la una sustancia de agradable "sabor" pop con denominación de origen. Así llegó en 2012 su primer EP, "Catorce Grados" . 

En vista de la buena acogida de esta primera aportación discográfica en el mercado , en 2013, presentan “Los días que quedan son nuestros”, con texturas más enérgicas que su antecesor, aunque la sustancia pop , de tendencias clásicas, que trasladan en la creación e interpretación de sus temas, siguen marcando un territorio, musicalmente "ecológico" ausente de estridencias y de los intentos de sonar con una modernidad forzada, sin atosigamientos. 

Con Alexandro González involucrado en otros proyectos – "Sensacional", "Pardo", "Los Chavales", "Espiño" -, la banda se tomó un respiro de casi cuatro años para preparar un nuevo  trabajo de estudio "Ensayo y Error" , su primer larga duración, recientemente editado, donde con uniformidad estética, se escuchan diez temas de marcado carácter autobiográfico --"Elemento Nuclear", "Golpe de suerte", "Puertas giratorias", "No tocar", "El gran salto", "Hasta que caiga", "Lo contrario", A Marte","La Ventana", "Ya no funciona nada" -- donde "Los Árboles" 


exprimen con maestría los frutos, sacándoles con magia y precisión  un "zumo" refrescante en los que desgranan dilemas acerca de la vida, las personas y sus comportamientos. 

Laberintos emocionales que en esta ocasión anuncian momentos felices y puestas de sol en verano a través de coros, frondosas melodías pop y ritmos pegadizos