jueves, 14 de diciembre de 2017

EL RENACER DEL VINILO EL FORMATO "ANALOGICO" SIGUE VIVO Y GIRANDO


 Las noticias de que el vinilo "vuelve a girar" en los últimos años, después de un largo parón, indican que no solo lo hacen con el impulso de los coleccionistas y nostálgicos sino que también los "milenians", los jóvenes aficionados, arriman el oído a las grabaciones de la "old schol".


 Uno que es de la generación de los "maleteros" -- tocadiscos "pick up" de maleta-- , de los discos singles y EP´S de vinilo de 45 RPM y de los  long-plays de 33 RPM, ha "sufrido" en el transcurso de los años diferentes reconversiones tecnológicas de las que afortunadamente mi afición musical se mantuvo fiel, aunque por momentos, para estar "al loro" de la actualidad la adaptación a los cambios fuera "traumática" y la dependencia del vinilo -- que sigue vivo y coleando -- me mantuviera activo. 


La llegada de las nuevas tecnologías a la industria musical trajo consigo también cambios artísticos que hoy día lideran las transformaciones en el panorama musical.  

En este proceso de constante redefinición la evolución también viene de la mano de los artistas algunos de los cuales como Kanye West  fue tajante a la hora de "mandar" el formato físico a la tumba  cuando su álbum "The Life of Pablo" llegó, en 2016, al número 1 de las listas en exclusivo formato digital .

El rapero se "vino arriba"  y en pleno "subidón" describió su trabajo "como algo que vive, respira y cambia" .

 Algo parecido sucedió cuando en la década de los 80 en la industria de la música, el disco de vinilo comenzó a ser desplazado por la aparición del nuevo formato CD que anunciaba y ofrecía nuevas ventajas que iban a dar la "puntilla" definitiva al disco de vinilo, que busco refugio en las "discotecas". 



Allí se mantuvo aguantando el chaparrón de las nuevas tecnologías hasta que por méritos propios --calidad del sonido -- y el empeño de los coleccionistas volvió a resurgir décadas más tarde, hasta el punto de que en 2015 el formato de vinilo fue el que más ingresos generó , creciendo exponencialmente en los últimos años, en contraposición al descenso de CD´s,-- que están en lista de espera para la jubilación -- y la implantación de nuevos formatos musicales, vía "streaming".



Hoy el formato analógico -- ese que proporciona "poder tocar la música" -- se incluye en gran parte de las ediciones discográficas y como no en las re- ediciones de discos de leyenda, aunque retocados con nuevas tecnologías para darles una mayor calidad de sonido. 

Esta realidad da que pensar...¿ en una época en la que los formatos digitales permiten tener la música al alcance en cualquier momento y en cualquier lugar, sean los formatos analógicos los que más crezcan?. 

Uno puede pensar, y piensa, que en algo tienen que ver los ·"amantes de la música" , el arte de las portadas y el ritual de poner la aguja en los surcos, además de la calidad del sonido. 



Pero no solo eso, a  los "milenians" parece ser que le gusta lo "vintage". O sea, que el interés viene de los clientes más jóvenes quienes nunca antes usaron este tipo de grabaciones, así como de los clientes más viejos.


 Aún así el futuro de la industria musical es incierto y el "revival" del vinilo forma parte de esa incertidumbre. 

Una de las compañías musicales más grandes del mundo se está volviendo retro. Sony Music Entertainment , tras 3 décadas de haber suspendido la producción de vinilos a vuelto a producir vinilos otra vez.  Síntoma de que las grabaciones "old schol" analógicas vuelven a dar la cara junto a los nuevos modelos de giradiscos.

 No obstante los formatos digitales y el CD están ahí a la cabeza y para estar informado musicalmente y seguir la actualidad ,  hay que recurrir necesariamente a ellos. 

Eso sí , personalmente, cuando quiero escuchar , y no solo oír música, sigo "colgado" del vinilo, pinchando sus surcos. 


De ahí que mi agradecimiento, mi admiración, mi amor, será siempre infinito.