martes, 18 de abril de 2017

LAS "AVES ZANCUDAS" DE FELIX ARÍAS



 La figura del cantante y compositor de canciones que se acompaña a sí mismo con una guitarra ha sido una constante en la música popular y más allá de modas y tendencias mantienen su vigencia. 

Se dice que el barómetro de la música es la emoción y que los sonidos cristalinos de la guitarra acomodan unos textos que cobran vida y sentimiento en la voz del cantautor que recobra la palabra como energía vital.



 Y del dicho al hecho. Felix Arias, reconocido en la "flora y fauna" musical por su trayectoria en formaciones como el dúo Lovely Luna o Guru Deva camina en solitario con su tercera entrega discográfica, "Aves Zancudas" , que llega tras  "Manchados de Tinta"(2006) y "Vals muy triste en Sol menor"(2012) y lo hace con una libertad de expresión, sin pirotecnias, acunada en la melancolía y en la sencillez, con la que muestra su mundo interior de "escritor de canciones", en ocasiones de amor, de desamor en otras, y de crítica social , que en  este último trabajo contiene referencias a los animales y de advertencia a quienes los maltratan -- "Aves Zancudas", "Egos", "Señales de humos", "Recogíamos flores", "Justine", "Sueño", "O lagrán", Creía que nunca vendrías", "Bleda" y ¿Por qué sangraste tanto? -- que llegan y entran en la vena emocional a través de sonoridades "vintage" que, de inicio me recuerdan a las del dúo español  Victor y Diego, y que se prolongan por su armonía y ritmos melodiosos por los reductos artísticos de Simon & Garfunkel, Donovan, Joan Baez o Violeta Parra,  con los que nutrió su amor por la música.

Sus composiciones y la singularidad de su voz, portadora de sensibilidad, colocan a Felix Arias en ese listado de cantautores, diferentes  y excepcionales, que generan un movimiento musical sensible e inteligente que vale la pena difundir.

 Si, las aves zancudas son ,como explica el libro Shorebirds—Beautiful Beachcombers (Las zancudas, hermosas vagabundas), las dueñas indiscutibles del aire por su vuelo majestuoso , las canciones del disco de Felix Arias, adornadas con un suave colorido melódico y rítmico, invitan a viajar con una comodidad que permite tener una "visión" placentera de las mismas.