sábado, 13 de febrero de 2016

NESTOR PARDO, SE "DISCULPA" CON UN EXCELENTE DISCO

       PARDO: AHORA EN CASTELLANO -"SIENTO NO HABER SIDO LO ESPERADO",





Así se llama el nuevo disco del coruñés Nestor Pardo, el tercero en solitario de este guitarrista, compositor y cantante que marca el inicio de una nueva senda por los extensos territorios musicales de  raíz norteamericana, que recorre con nuevos compañeros de viaje incorporando el castellano como idioma vehicular.

El título  suena a reflexión de "arrepentimiento", de "disculpa" .A lo mejor, digo yo (en broma), es la "penitencia" por haber participado en el reality show musical de "La Voz", donde no "encajaba" su talante y el  talento artístico , acumulado y perfeccionado desde que en 2004, con diecinueve años, liderara como cantante, guitarrista y compositor una formación, The Loveless Cousins , de corte rockabilly .

 A Nestor lo definen como "un estudioso de la guitarra, precoz intérprete de rockabilly, aventurero con la música como brújula, antiguo miembro de bandas nacionales y músico de sesión para bandas locales".  

Yo añadiría a este perfil su capacidad creativa que lo impulsa como brújula en la búsqueda de nuevos horizontes en el enmarañado mundo de la música. "Siento no haber sido lo esperado" (New H Records, 2016), amplia el espacio sonoro cargado de nuevos matices que reseña ahora en castellano: "Quería que se me entendiera. Sentía que el público no me pillaba el punto y creo que cantando en castellano, mis canciones son más sentidas", explica Nestor.

 A través de once canciones, de nuevo Pardo da rienda suelta a sus cuitas, y lo hace con una voz, rasposa, curtida y quebrada,  afinada en "esos" sentimientos de amor, decepción, nostalgia, nervios, ansiedad, tristeza o soledad , que nacen de estados anímicos y se exteriorizan en compañía de la expresividad de las pulsaciones rítmicas y melódicas de su guitarra que, en este trabajo, se aceleran agitadas por la brisa de la creatividad, envenenadas por el deseo permanente de hablar el idioma pasional de las canciones retomando los latidos del rockabilly que le dio vida como músico.

Un. paso más que estabiliza, remarca y amplia su habitat musical  basado en canciones fluidas, llenas de cadencias evocadoras sureñas, que nacen de los músculos del corazón y se abren paso con cadencias evocadoras en un paisaje narrativo "cinemático", ahora descrito en castellano.

 Grabado en los estudios "Santa Cruz Recording" acompañan a Nestor  Alberto "Delpiero" Dopico, batería,  "Rumbo" Alejandro González, piano y Miguel Martinez, al contrabajo. En función  del carácter y la capacidad artística mostrada en su carrera, este disco es, lo "esperado" y no defrauda. Todo lo contrario, ilusiona.