miércoles, 26 de febrero de 2014

PACO DE LUCIA FUE "FUENTE Y CAUDAL". UN GENIO DE LAS SEIS CUERDAS

CON  SU PERFECCIÓN TÉCNICA LOGRO UN ESTILO  "REVOLUCIONARIO"QUE LO CONVIRTIÓ EN MAESTRO Y MENTOR DE NUEVAS GENERACIONES DE GUITARRISTAS FLAMENCOS




El título de su quinto elepé - de treinta que grabó --, "Fuente y Caudal"(1973) , ilustra el titular de esta despedida a Paco de Lucia, que falleció a los 66 años.

 El fue "fuente", manantial, tanto en el aspecto creativo como en el interpretativo, que alcanzó una perfección técnica y un estilo, que hasta entonces no había alcanzado ningún guitarrista flamenco y cuyo "caudal"  propició un despliegue de medios expresivos sorprendente que impactaron de forma decisiva en la nueva generación de guitarristas flamencos, que ha tenido en Paco su maestro y mentor principal.

 Me "tropecé" con Paco de Lucia  en 1969, al escuchar el disco en el que junto a su hermano Ramón de Algeciras interpretaba versiones de temas hispanoamericanos de siempre, "aconsejado" por su casa de discos, "Philips", que buscaba salidas más comerciales al flamenco. Un trabajo "bonito", de agradable escucha, pero que no movía las montañas del entusiasmo que llegó en 1973 con el nombrado "Fuente y Caudal" que disparó la proyección nacional e internacional de Paco de Lucía se hace realidad con la edición de este disco, debido a la popularidad alcanzada por la rumba "Entre dos aguas", una rumba  añadida a última hora para completar un disco que tenía solo siete números grabados.

 Casualidades de la vida, de una vida artística que a partir de entonces, y con la unión de Camarón de la Isla, se muestra como una excelente intérprete del flamenco más ortodoxo, para proseguir  por el camino de "mestizaje" entrando en el terreno del pop, el rock y el jazz, trabajando con  Al Di Meola y Mc Laughlin, que, " a pesar de haber sido muy importante en mi desarrollo como músico - confesó -- es un paréntesis en mi trabajo dedicado al flamenco"

Personalmente lo conocí en  1993  cuando Paco de Lucia  actuó en el Palacio de Deportes de A Coruña, con el bajista Carles Benavente, y repitió visita en septiembre de 2006 presentando "Cositas Buenas" que lo devolvía a la actividad discográfica después de casi cinco años.

 A la hora de rendir honores  a este gran genio de la guitarra, recaudador de distinciones múltiples --Premio Príncipe de Asturias entre muchos otros -- añadir el de un aficionado a la música que un buen día bebió de su "fuente" y con su caudal abrió los oídos al flamenco. Gracias Paco.