sábado, 6 de julio de 2013

EL “HEAVY METAL” EXPLOTA POR PRIMERA VEZ EN A CORUÑA

DE RICK WAKEMAN A URIAH HEEP



La agencia Gay & Company (hoy Gamerco) fue la primera compañía dedicada a organizar conciertos de nivel internacional. Conocí a Gay Mercader, promotor musical y  fundador de la empresa, durante el concierto de la banda de rock progresivo Emerson, Like & Palmer celebrado en el Palacio de los Deportes de Barcelona en 1972.

Un día, creo recordar que de 1975, me hablan de la posibilidad de traer a Coruña al ex-teclista de Yes, Rick Wakeman, que anuncia gira presentación del álbum Journey to the Centre of the Earth, con el que ha alcanzado el número 1 en el Reino Unido y el número 3 en el Billboard estadounidense. Las condiciones económicas expuestas por Gay son elevadas, pero pienso que entran en las posibilidades de la  tesorería municipal. Se lo hago saber al concejal Gila Lamela, responsable del área de Cultura del Ayuntamiento coruñés y gran aficionado a la música.

Me entrevisto con él y se muestra partidario de realizar el concierto. Llamo a Gay y viaja a Coruña para cerrar el precontrato. Nos reunimos los tres en la cafetería Rima de la calle Feijoo. Se llega a un acuerdo en la fecha, el lugar (Pabellón de Deportes) y en el caché. Sólo falta para cerrar la operación un fleco: la entrega de la mitad del contrato por adelantado. Según Gay, los guiris no se mueven de Inglaterra si no tienen en mano ese dinero. Gila se compromete a tener disponible un mes antes de la fecha señalada el dinero, porque el desembolso tiene que ser aprobado en un pleno municipal.

Se acerca la fecha y Gay insiste en que le aprietan desde Londres y que sin el adelanto no hay concierto. Comunico las prisas a Gila. El pleno municipal en el que figuraba dentro del orden del día la aprobación va y se retrasa. Gay nos comunica que los guiris quieren el dinero ya, y si no, no hay concierto. Con un retraso de quince días sobre lo acordado, Gila ya tiene el dinero, pero, cuando se lo hago saber a Gay, me dice que ya es tarde…Y nos quedamos compuestos, con dinero y sin concierto de Rick Wakeman.

LLEGA URIAH HEEP A CORUÑA -- 1977


Pasa el tiempo y un buen día aparece Luís Rovira, de la compañía Gay & Company, por la Radio Feliz. Viene de Pontevedra, de cerrar la fecha del concierto del grupo Camel, patrocinado por la COPE de Vigo. A instancias de Gay Mercader me habla de que tienen la intención de traer a La Coruña al grupo británico Uriah Heep, pionero del "heavy metal". Me entusiasmo con la idea y me pide cobertura promocional a través de la Radio Feliz. Sin dudarlo, se la doy.  Ahí es nada … ¡Uriah Heep,  una de las bandas referenciales del rock británico, en A Coruña!

Cierto que la banda no está en su mejor momento de forma y viene de un período de inestabilidad provocada por cambios de formación. El cantante David Byron ha sido sustituido por John Lawton (ex-vocalista de Lucifer’s Friend), pero en la formación figuran el guitarrista Mick Box, fundador del grupo, y el teclista de siempre, Ken Hensley. A pesar de los cambios, Uriah Heep goza de una muy buena reputación, ya que sus grandes obras discográficas, aparecidas entre los años 1970 y 1976 , los han convertido en uno de los grupos más consistentes del hard-rock.

CONCIERTO CON ÉXITO Y FLECHAZO

El anuncio del concierto de Uriah Heep levanta mucha expectación, y no sólo en la ciudad. Desde toda Galicia llegan seguidores del “heavy metal” para disfrutar. Así lo hacen las más de 5.000 personas congregadas en el Pabellón de los Deportes. Disfrutan de la excitante sinergia instrumental y de los textos de rasgos místicos habituales de esta formación.

Personalmente, los componentes del grupo son muy enrollados. El que más, John Lawton, el nuevo cantante,  que se enamora perdidamente –aunque sólo por dos días– de una guapa colaboradora de la Radio Feliz llamada Alba, a la que conoce en los estudios radiofónicos durante una entrevista previa al concierto. Tanto es así que después del concierto los miembros de Uriah Heep se quedan un día más en A Coruña, ya que el enamoradizo cantante no quiere marcharse (según me comenta Luís Rovira) tras haber encontrado en nuestra ciudad …”el amor”.