domingo, 13 de agosto de 2017

SEGUNDA JORNADA DEL NEG EN LA PLAYA DE RIAZOR DE A CORUÑA

   IVAN FERREIRO Y THE JESUS AND MARY CHAIN, CABEZAS DE CARTEL.





EMPATE EN NÚMERO DE ASISTENTES Y CONSIDERABLE MEJORA DE SONIDO

Bueno, lo reconozco, me equivoqué, pero solo por 20.000 personas, más o menos... Antes del concierto de Ivan Ferreiro y Jesus and Mary Chain, "pronosticaba" que asistirían 40.000 personas y fui con la intención de "contarlas" pero no me "salieron" los números...Para evitar estos "errores numéricos" en la próxima ocasión prometo no mencionar "cifras exactas" y recurrir a la "inequivoca" de "miles de personas". Así no habrá equivocación...

Al margen de los grupos emergentes Eagar Platypus y Boyanka Kostova, que abrieron la jornada, si es cierto que  este segundo concierto podía tener más tirón por el buen momento en el que se encuentra Ivan Ferreiro y la llegada de los hermanos Reid quiénes, reunidos de nuevo, siguen alimentando el prestigio logrado en sus épocas de "gloría" cuyos rescoldos siguen ardiendo, aunque "relativamente tranquilizados" por el tiempo, en su repertorio actual en el  que  repasaron, para satisfacción de sus incondicionales que disfrutaron con un "muestrario" cargado de himnos de finales de los 80 y principios de los 90 en la playa de Riazor.

 Temas, algunos de ellos, que hace 25 años marcaron la historia, el devenir, del pop alternativo, que nuevamente fueron coreadas con la "pose correspondiente" ,  haciendo mover cabezas abanicadas por el "pop sucio de manual" y empañadas por abundancia de distorsiones y estribillos pegadizos que personalizaron su música,  que sigue teniendo  la suficiente capacidad para proporcionar satisfacción a sus incondicionales que las disfrutaron, y bien,  en el arenal.

 LLegaron con su último disco "Damage and Joy", grabado tras 19 años de distanciamiento -- cuyo título define la ·tortuosa trayectoria del grupo -- y de él eligieron  ‘Amputation’, ‘All things pass’, ‘Mood Rider’, ’Always Sad’ y ‘War On Peace’ títulos que fueron alternando con clásicos de su repertorio,algunos incluidos en  «Psychocandy», aquel primer disco que en 1985 la "montó" en el panorama del rock anglosajón, siempre alimentados con tope de distorsión como  «Just Like Honey»,. ‘April Skies’, ‘Head On’, ‘Teenage Lust’, ‘You Trip Me Up’, ‘Reverence’ ,"Livind End", entre otros, para despedirse con el "manifiesto"  ‘I Hate Rock & Roll’.

Según cifras publicadas los dos conciertos de la playa de Riazor "empataron " a 20.000 personas, pero al margen de preferencias personales, el "desempate" que lo hubo, vino de una mejora considerable del sonido.