jueves, 20 de agosto de 2015

BROTES VERDES EN LA MÚSICA FOLK






Me cuentan que la música folk, esa que está  enfocada en recuperar y adaptar la música tradicional a los nuevos tiempos -- corriente  que es la que más se asocia en la actualidad con el concepto (en español) de música folk --., no está en su mejor momento de popularidad,

Frunzo el ceño ante ese "presunto" bajón, ya que visto lo visto en la época estival con la proliferación, y buena respuesta de público, de los festivales que acogen a esta música-- el de Ortiguiera reunió a 50.000 personas --, que en la actualidad ha tomado multiformes caminos a través de la fusión, parece indicar que estamos ante un rebrote más que una recaída.

¿Es solo un espejismo?. Cierto que a finales de los de los años 70 la música folk  cogió unas dimensiones espectaculares y  aún perdiendo presencia por los cambios cíclicos de las modas mantuvo y mantiene erguida su personalidad musical en oleadas de resurgimientos que la mantienen estable a pesar de la amplitud estilística  por donde se desparraman las preferencias musicales en el panorama actual .

Puede que el folk con "denominación de origen tradicional" sufra una pérdida "relativa" de popularidad proporcional  a los "difíciles tiempos" por los que está pasando la llamada "industria musical" y el despiste que provoca su dispersión estilística con variedad de apellidos añadidos que no ayudan a fijar su "imagen". Una situación transitoria que, por otra parte padecen   artistas y grupos de otras manifestaciones musicales en general.

Es posible que "eso del  folk tradicional " le siga sonando "rancio" para algún sector “moderno” en el que la pose es muy importante. Me consta que a los artistas y grupos de la escena folk, en general, eso de ser “cool” les trae "al pairo"

El folk es una música que necesita "aire libre", ya que es comunitaria, aunque en auditorios y recintos teatrales también da la cara, más que en los clubs donde su presencia no abunda, aunque los haya. Por tanto, es una música que en invierno, "hiberna", valga la redundancia, y saca a relucir credenciales por primavera.  

La música folk no está hecha para las radio fórmulas -- escaparate promocional al uso --, aunque existan programas de radio especializados que mantienen su presencia mediática y su permanencia en aficiones añejas ,que son numerosas, a la vez que captan nuevos seguidores.

 A pesar  del bajón coyuntural del panorama musical español soy optimista y veo -- o creo ver -- "brotes verdes" a manera de  síntomas  de regeneración en el folk con raíz  que está buscando nuevos horizontes, estirándose hacia fronteras innovadoras con la bandera de la tradición ondeando en su mástil a la espera de que soplen vientos favorables para desplegar su ideario .


Y como muestra, ahí están artistas y grupos consagrados aireando el folk gallego junto a una larga lista de músicos y agrupaciones emergentes cosechando éxitos y mostrando su vitalidad.