jueves, 16 de abril de 2015

CON EL PASADO PISÁNDOME LOS TALONES


 EXCEPTUANDO LOS AVANCES TECNOLÓGICOS, LA INDUSTRIA MUSICAL  PRESENTA GRANDES SIMILITUDES CON EL PASADO, DESPUÉS DE 22 AÑOS.

Las compañías discográficas multinacionales, no están por la labor de promocionar nuevos valores porque corren el  riesgo de "comerselos" al no tener salida.

Las cadenas de radio de alcance nacional tampoco están por la labor de "descubrir"  e incluso "eliminan" del circuito de las radio-fórmulas a los "sin futuro"




Se dice que el que guarda siempre tiene.Y ese es el caso de un servidor al que le dio la "toulada" de meter la cabeza, eso sí con mascarilla, en las montallas de documentación escrita, alguna que otra "amarillenta" --por el pso del tiempo no por su contenido -- que conforman un amplio archivo musical desde que en 1968 me estrené como "plumilla musical" en la prensa escrita. 

Fue precisamente en El Ideal Gallego. Aún corriendo el riesgo de que el pasado me pise de nuevo los talones, me encuentro con articulos que a pesar del tiempo transcurrido parecen estar escritos hoy. Lean sino…

En 1992 se celebró en A Coruña una Bienal de la Radio, con ponencias varias entre las que se encontraba, por supuesto, la industria musical y la implantación de las radio-fórmulas.También eran tiempos de crisis y la proximidad del mercado único europeo hizo que las multinacionales hicieran un amplio reajuste  en su maquinaria que aún engrasada por la buena acogida de los cd´s en el mercado, apretaron las clavijas, abandonando la inversión en jovenes valores, para centrarse en las estrellas. 

Por entonces se habló de potenciar los sellos independientes - dependientes eso si de las "cinco magníficas" multinacionales existentes --para potenciar las "bases", pero no hubo acuerdo. No invirtieron en I+D y se dedicaron a fichar a grandes astros. 

La piratería por entonces no habia arrasado el negocio, pero aún así,   a los grupos y artistas emergentes les dieron con las "puertas en la cara", cerrando el paso mayoritariamente a la grabación de un disco. ¿

Y que hicieron los rechazados?. Pues crear por su cuenta una vía de salida independiente. Grabar maquetas por su cuenta, -- la mayoría aún en cassette --  e intentar comercializarlas . Pero no contaban conque las cadenas de radio de alcance nacional-- que dependían en gran manera delas aportaciones publicitarias de las compañías, tampoco estaban por la labor de "descubrir talentos" , eliminando incluso a los que se llamó "artistas sin futuro" -- aunque alguno lo tuvo -- cortando la posibilidad de darlos a conocer.

 Hoy, pasados los años, sucede otro tanto y los "independientes", aunque tiene circuito propio,  siguen grabando maquetas en Cd y discos auto-financiados o a través del "Micromecenazgo" y subiéndolos a internet a la espera de que alguien los baje de la "nube". 

Exceptuando los avances tecnológicos, el panorama de la industria fonográfica presenta grandes similitudes con el pasado.